Su nombre es Che

Dicen los libros que se llama Ernesto. Pero su nombre es Comandante, guerrillero, maestro. Patria. Revolución. Su nombre es Che. Nuestro Che.

Ernesto Che Guevara
(Foto: Archivo)
Visto: 309

Huele a tierra, huele a selva y a libertad. Tiene en el pecho grabada la ruta de la Patria Grande. Lleva barba de rebelde y boina con estrella solitaria. Habla argentino y habla cubano. Posee una mirada profunda, penetrante, sobrenatural.

Sube montañas, cruza ríos, hace revolución. Al pan le dice pan y al vino, vino. Se quita la camisa en medio de un trabajo voluntario. Deja ver su cuerpo masculino, las líneas vigorosas de su virilidad.

Acaricia un tabaco. Lo recorre con los dedos índice y pulgar. Lo enciende. Absorbe todo el humo y lo deja ir como quien se libera. Se recuesta en la silla, comienza a leer en los pocos minutos que tiene para sí.

Toma en sus brazos a uno de sus hijos. Lo acaricia. Le queda pequeño en sus manos de hombre de guerra, las mismas manos con la que un día concibió su poesía.

Parte. Se va lejos. Vuelve a la metralla y el fuego. Quiere una América libre. Se entrega todo. Unos cobardes lo matan. Al menos eso piensan ellos, pero no.

Vuelve hecho bronce, hecho hombre, hecho ideas. Una vez más Santa Clara le abre los brazos, como una novia que le pertenece y espera. La ciudad huele a él. Guarda con celo las huellas de sus pasos.

Muchos vienen a verlo. Dicen los libros que se llama Ernesto. Pero su nombre es Comandante, guerrillero, maestro. Su nombre es pueblo. Patria. Revolución. Su nombre es pólvora. Su nombre es Che. Nuestro Che.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.