De Teté a Che

Ernesto Guevara de la Serna tuvo varios apodos durante su vida, desde Teté hasta Che, con el que se inmortalizó su figura.

http://www.vanguardia.cu/images/materiales/historia/2018/06-12-apodos-del-che/etapas-vida-che.jpg
(Fotos: Tomadas de Internet)
Visto: 2140
Ernesto Guevara de la Serna niño, Teté.
El pequeño Teté. (Foto: Tomada de Internet)

En la historia existen hombres que pierden su identidad una y mil veces, se convierten en figuras camaleónicas. Cambian su imagen física, vestimenta y nombre. Sus principios nunca, esos continúan inmóviles. Este es el caso de un ser que traspasó la barrera del tiempo. Abrazó la inmortalidad gracias a la genialidad de su pensamiento y acción.

Bautizado como Ernesto Guevara, así consta en su acta de nacimiento, en su título de médico y en los diferentes documentos escolares. A pesar de ello, en algunas bibliografías queda recogido el segundo apellido por ser esta una costumbre en la mayoría de los países de América Latina, lo cual no se corresponde con Argentina. En esta región los hijos llevaban ambos apellidos si eran de clase alta o a petición de los padres. En varias ocasiones firmó como Ernesto Guevara Serna, ejemplo de ello fue durante su empleo de fotógrafo en Prensa Latina.

En su hogar le decían Ernestito para diferenciarlo de su padre. Sus seres queridos más cercanos lo llamaron de esta manera durante su infancia y juventud. Cuando aún era un bebé la niñera de la familia, Carmen Arias, lo apodó Teté; las cartas enviadas a su tía Beatriz eran firmadas de esta manera.

Durante su vida experimentó varios cambios físicos, ya sea por decisión propia o por condiciones extremas de seguridad, uno de ellos lo acreditó como el Pelao debido a su radical corte de cabello: el ras. Sus compañeros de escuela secundaria le idearon ese sobrenombre.

 

Ernesto Guevara en su adolescencia.
Ernesto Guevara en su adolescencia.
Ernesto Guevara en su adolescencia.
Diferentes momentos de la adolescencia de Ernesto Guevara de la Serna. (Fotos: Tomadas de Internet)

El Chancho fue el calificativo de sus conocidos en su adolescencia en Córdoba; en esa etapa de rebeldía su aspecto era desaliñado y con notable falta de aseo personal. En estas fechas también sobresalió por sus actos extravagantes, llamativos y arriesgados, por lo cual ganó el calificativo de El Loco. 

Desde joven tuvo interés por los deportes, el rugby fue uno de los que llamó su atención. Cuando atacaba con la pelota, gritaba «¡Furibundo Serna al ataque!», alias que él mismo se puso. De ahí que sus compañeros, especialmente Alberto Granado, quien fue su entrenador en Córdoba, lo llamaran Fuser, abreviatura del nombre y apellido que en el campo de juego exclamaba. En el filme Diarios de motocicleta el espectador puede apreciar que Granado constantemente lo cita así.

 

Ernesto Guevara con equipo de rugby.
El Furibundo Serna, señalado en la foto, junto a jugadores del equipo de rugby. (Foto: Tomada de Internet)

Su pasión por el deporte no quedó solo en el campo de fútbol. Su entrega a este lo llevó a crear y dirigir la primera revista de rugby en su país natal, Tackle, en la cual firmaba con el seudónimo de Chang-cho.  

A pesar de todos los motes por los que fue identificado, en cualquier latitud su figura es conocida como el Che. Seudónimo otorgado por Antonio Ñico López en 1954, cubano que estaba exiliado en Guatemala por participar en la toma del cuartel Moncada, quien contrajo una profunda amistad con Guevara. Por el uso excesivo del argentino de esa palabra típica del dialecto rioplatense para convocar a otra persona es que Ñico lo comienza a llamar así.

 

Ernesto Guevara en Guatemala..
Ernesto Guevara escalando el volcán Popocatepetl, en México.
A la izquierda, Ernesto Guevara en Guatemala, donde conoció a Antonio (Ñico) López, quien lo comenzó a llamar Che. A la derecha, en un momento del ascenso al volcán Popocatepetl en 1955 durante su estancia en México, de donde partiría, junto a López, convertido en uno de los expedicionarios del yate Granma. (Fotos: Tomadas de Internet)

Otras de sus incursiones en el periodismo fueron durante la guerrilla en la Sierra Maestra; colaboraba con el periódico El Cubano Libre en el cual firmaba como El francotirador. Este es un apodo con el cual algunos amigos le llamaban en la década del 40 en Buenos Aires.   

Ernesto Che Guevara durante un trabajo voluntario en La Habana, en 1961.
Guerrillero, presidente del Banco Nacional de Cuba, ministro de industrias, impulsor del trabajo voluntario...: Che. (Foto: Liborio Noval)

Su ardua lucha por la liberación del continente lo convirtió en un rostro y a la vez en varios. En cada una de sus misiones lo nombraron diferente. Martin Fierro fue la identidad de guerra utilizada en ocasión de la instalación del Ejército Guerrillero del Pueblo en Argentina entre los años 1963-1964. Ramón Benítez Fernández, falsa identidad uruguaya entre 1964 y 1965; mientras que Adolfo Mena González se hizo llamar de 1966 a 1967 en este mismo país. 

Tatu, cuyo significado es «Tres» en swali, nombre de guerra utilizado en la guerrilla en el Congo. En Bolivia lo conocieron como Ramón y también como Fernando Sacamuelas (a) Chaco. Y la CIA lo denominaba AMQUACK.  

Sin importar cuántas identidades, seudónimos o cómo lució, lo que siempre definió a Ernesto Guevara fue su convicción. La entereza de un hombre no se mide por su apellido, sino por su humanismo, por mantener intacto su altruismo. Y Guevara fue más que Teté, El Loco o Martín Fierro, Guevara fue amigo, hijo, padre y luchador. 

Guevara en fotos

Disfrazado de indio con su madre y hermanos: Celia, Roberto y Ana María. Alta Gracia, Córdoba. 1935 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Disfrazado de indio con su madre y hermanos: Celia, Roberto y Ana María. Alta Gracia, Córdoba. 1935 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
En brazos de su madre. Rosario. Septiembre,1928
En brazos de su madre. Rosario. Septiembre,1928
Caraguatay, Corrientes. 1929 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Caraguatay, Corrientes. 1929 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Caraguatay, Misiones. Teté. 1929 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Caraguatay, Misiones. Teté. 1929 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Con sus padres. Alta Gracia, Córdoba. 1936 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Con sus padres. Alta Gracia, Córdoba. 1936 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Junto a su padre y su hermana Celia. Mar del Plata. 1944 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Junto a su padre y su hermana Celia. Mar del Plata. 1944 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Con amigos en zona prohibida. Córdoba. 1947 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Con amigos en zona prohibida. Córdoba. 1947 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Primer viaje. Por las provincias del norte argentino recorre más de 4000 kilómetros. Buenos Aires. Diciembre, 1949 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Primer viaje. Por las provincias del norte argentino recorre más de 4000 kilómetros. Buenos Aires. Diciembre, 1949 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Autorretrato. Argentina. 1951 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Autorretrato. Argentina. 1951 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Primera foto junto a Raúl Castro Ruz (al centro) y futuros expedicionarios. A Fidel lo conocería un mes después. México.1955 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Primera foto junto a Raúl Castro Ruz (al centro) y futuros expedicionarios. A Fidel lo conocería un mes después. México.1955 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Con Hildita. México. 1956 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)
Con Hildita. México. 1956 (Foto: Cortesía Complejo Escultórico Comandante Ernesto Guevara)

Se han publicado 1 comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Mario

    Muchas gracias por esta publicación, miré detenidamente cada foto, trate de imaginarme el contexto y pensamientos de esos momentos de ese hombre de estatura universal, estoy lejos del país y de mi Sta Clara hasta el 2021, en el veranos estaré por allá, pienso ir la Sandino, como no seria asi?, Mario C.