Logo de Sexeando

Un Sí por la Cuba del mañana

Dos villaclareños de distintas generaciones irán a las urnas el domingo 24 de febrero con un mismo ideal: dar su voto por el futuro de la patria.

Visto: 383

Cuba tiene una gran experiencia constitucionalista. Fueron cuatro las constituciones mambisas que dotaron al país de leyes democráticas, incluso, cuando aún no éramos libres del dominio colonial español.

Dos más tuvimos durante la República Neocolonial: la de 1901, lastrada por la Enmienda Platt, y la muy avanzada de 1940, convertida en letra muerta por los gobiernos de turno.

(Foto: Tomada de Internet)

En 1976, hace 43 años, se aprobó la Constitución Socialista, aún vigente. Y ahora, el pueblo espera por el Referendo Constitucional del 24 de febrero para dar la aprobación definitiva a un nuevo texto constitucional ampliamente debatido por la ciudadanía.

Una única vez, los cubanos hemos sido convocados para un acto de tanta trascendencia como el que viviremos en los próximos días. Sucedió el 15 de febrero de 1976, y al primer referendo popular asistieron 5 602 973 electores, para un 98 % de concurrencia a las urnas, y fue aprobada la Constitución Socialista con el 97,7 % de los votos a favor del Sí.

De entonces acá, el país ha sufrido grandes transformaciones y nuevas generaciones de cubanos se han ido incorporando a la obra de la edificación de la sociedad socialista.

Y este tercer domingo de febrero, entre miles más, dos villaclareños de edades opuestas irán a votar temprano por el Sí de la Patria. El mayor, Alfredo Pérez Finalet, de 68 años, estará desde las 6:00 de la mañana en funciones de trabajo como autoridad electoral en el municipio de Quemado de Güines, donde oficiará como secretario de la Comisión Electoral Municipal.

En tanto, la joven de 16 años Yaicelín Camacho Morales, estudiante de 10º. grado en el Instituto Preuniversitario Urbano (IPU) Osvaldo Herrera, en Santa Clara, acudirá por primera vez a las urnas para hacer uso del derecho sagrado al voto.

Pérez Finalet tiene el orgullo de haber sido durante 43 años de manera ininterrumpida miembro de la mesa electoral municipal. Mientras Yaicelín, con el desenfado de sus 16 años acabados de cumplir, el pasado 30 de enero, no oculta su alegría y compromiso por ser la primera ocasión en que cumplirá con ese derecho ciudadano.

Vanguardia trae ambas historias, donde confluyen el amor por Cuba y la seguridad del Sí mayoritario de los villaclareños a la nueva Carta Magna.

El voto definitivo del pueblo

Alfredo Pérez Finalet tenía 26 años cuando trabajó por primera vez en una mesa electoral. Se desempeñaba como dirigente de la UJC en el municipio de Cifuentes y fue designado para integrarla durante el Referendo Constitucional de 1976.

Alfredo Pérez Finalet muestra con orgullo el carné que lo acreditó como miembro de la Comisión Electoral para el Referendo Constitucional de 1976. (Foto: Cortesía de Dayron González Sánchez)

De entonces a la fecha lo ha hecho de modo ininterrumpido durante 43 años y, como prueba, conserva el carné que le fuera entregado en aquel momento y que guardó como uno de sus tesoros más preciados:

«En esa ocasión tenía la responsabilidad de secretario en la Comisión Electoral. Fue una etapa muy linda de mi vida por el deseo de toda Cuba de tener una nueva constitución revolucionaria, pues hasta entonces se trabajaba por la Constitución de 1940. Todos sabíamos los gobiernos corruptos que habían pasado por ella, incapaces de defender los intereses del pueblo cubano.

«Claro, ya en esta Constitución de 1976 se venía trabajando con tiempo. Yo diría que desde el mismo triunfo de la Revolución, con el objetivo de crear una Carta Magna propia del pueblo cubano.

«Nuestra Comisión Electoral laboró duro para que todo nos saliera bien y los resultados de la votación fueran altos, y se consiguieron. Para mí representó un gran estímulo, y de ello me he sentido orgulloso toda mi vida; no satisfecho del todo, pues a uno siempre le restan cosas por hacer, pero consciente del cumplimiento de las tareas asignadas.

«Del Referendo de 1976 recuerdo a compañeros ya ausentes físicamente, personas abnegadas que nos educaron. Tampoco olvido las complejas circunstancias del trabajo nuestro como autoridad electoral; bajo esas condiciones difíciles se trabajó, a caballo, en bicicleta, en tractor, y cumplimos.

«En cuanto al carné acreditándome como autoridad electoral, debo decir que lo guardé siempre para cuando alguien me preguntara si había formado parte del primer Referendo Constitucional, mostrarlo como evidencia».

Para este villaclareño, no ha existido desde finales de los años 70 hacia acá descanso alguno, y su experiencia ha sido utilizada en cuanto proceso electoral se ha desarrollado en el país:

«No he faltado a ninguno ni podía faltar a este, y de nuevo estoy en la mesa electoral para el Referendo del 24 de febrero. No se puede uno negar a la Revolución, a pesar de los años, y volver a vivir una experiencia como aquella me ha hecho sentir estimulado. Estamos aprobando una nueva Constitución del pueblo y para el pueblo.

«Y cuando vemos todo lo que se hace en Cuba, nos damos cuenta de que los resultados tienen que ser buenos. Para poner un ejemplo; aquí en Quemado de Güines, igual que en toda Villa Clara e, incluso, casi en todo el país, este último ciclón, el "Irma”, ¿cuántas cosas no nos afectó, pero cuánto no se ha hecho desde entonces?

«Esa es la Revolución, esos son nuestros dirigentes. Esa es la realización en hechos concretos de la verdadera Constitución de la República: defender los intereses y derechos del pueblo, lo que el Comandante en Jefe nos pidió siempre.

«Hoy, en momentos así se extraña a Fidel. No porque los actuales dirigentes no sean magníficos, pues, incluso, en lo personal conozco a nuestro presidente, Díaz-Canel, desde mi época de diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular y tengo un excelente criterio de su trabajo. Pero Fidel lo dio todo por el pueblo, lo hizo de manera consagrada y magnífica, con motivación, por eso el pueblo cubano lo adora. También por él, daré el Sí el domingo 24».

Para este experimentado revolucionario, la victoria del Sí en las urnas está asegurada: «Nos ha antecedido un proceso amplio de participación popular. Se hicieron muchas propuestas y esas son las cosas por las que este 24 vamos a votar Sí.

«La nueva Constitución refleja las transformaciones y el desarrollo del país en estos años, y aunque ya recibió la aprobación de la Asamblea Nacional, al final, quien va a dar el último voto, el definitivo, será el pueblo».

«Voy consciente a votar SÍ»

Desde temprana edad, esta joven menuda de estatura y peso corporal ha formado parte de La Colmenita de Santa Clara, quizá sea por eso su manera coherente y fluida de hablar.

Su estreno como electora será el 24; pero, como aclara, no estará por primera vez en un colegio electoral, pues cuando niña custodió las urnas en varios procesos electorales:

«Acabo de cumplir los 16 años, pero desde bien pequeñita hacía guardia en el colegio electoral. Eran días muy bonitos para mí. Con seis años hice mi primera guardia pioneril y sentía que hacía algo muy grande, un gran aporte. Ese domingo me levanté bien temprano, sobre las 6:30 de la mañana y ya a las 7:00 estaba en el colegio, uniformada y con mi pañoleta azul puesta. Y cuando cada elector depositaba la boleta en la urna, decía en voz alta: "¡Votó!". Así participé en tres guardias pioneriles; la emoción y responsabilidad fueron siempre iguales».

«Esta Constitución se ajusta totalmente a lo que hoy tenemos y, sobre todo, lo que para el futuro de Cuba queremos», afirma Yaicelín, quien, con 16 años, se estrenará en el deber cívico del voto. (Foto: Narciso Fernández Ramírez)

Como cada cubano, Yaicelín, residente en el reparto Virginia, tuvo la posibilidad de dar sus criterios acerca del proyecto constitucional: «Participé aquí en la escuela, junto a mis compañeros del grupo 10º. 6. En lo particular hablé acerca del tiempo de mandato del presidente, pensé que no debía limitarse solamente a dos períodos de cinco años cada uno, sino que pudiera mantenerse por más tiempo, siempre y cuando estuviese cumpliendo correctamente sus funciones y el pueblo estuviera de acuerdo con él.

«También, me pareció importante el acápite de la familia, pues si bien los padres tienen obligaciones con los hijos, los hijos también tienen obligaciones con ellos. Siempre dejando claro la relación que los padres hayan tenido con los hijos en su infancia, para ser recíprocos. Si el padre nunca estuvo presente para el hijo, no debe haber el mismo compromiso; así lo pienso y así lo dije. Es un sentir, no una obligación impuesta».

Ahora, llegado el momento de aprobar el nuevo texto constitucional a través del referendo popular, la joven se muestra convencida de su decisión como electora: «La nueva Constitución es fruto de un proceso totalmente democrático. Se tuvieron en cuenta las opiniones dadas por el pueblo, y yo me siento identificada con ella.

«Me satisface como persona. Siento orgullo de haber participado en su discusión, pues incluye transformaciones que le hacían falta a nuestro país y otras muy necesarias de ahora en adelante. Para el futuro de Cuba fue bien reflejado el papel de la juventud. También, la igualdad entre mujeres y hombres, entre personas de diferente orientación sexual. La nueva Constitución se ajusta totalmente a lo que hoy tenemos y al futuro deseado de Cuba.

«Yo voto Sí, pues considero que mi país necesita de su nueva Ley de Leyes para regir todo el desarrollo económico-social de la nación, y porque se trata de una Constitución ajustada a los tiempos actuales. Se hace necesario introducir todos esos cambios y comenzar a avanzar en Cuba con estas nuevas ideas reflejadas en ella».

Comprometida con el destino de su país, la destacada estudiante de preuniversitario aseguró: «Somos los jóvenes, la continuidad, los encargados de seguir el camino de ahora en adelante. Nosotros seremos los responsables de aquí a unos años más a enseñar el legado recibido de las generaciones que nos han antecedido. En nuestros hombros, recaerá el mayor peso este 24 de febrero».

Alfredo, el veterano de cientos de batallas; Yaicelín, la continuidad, serán dos de los más de 600 000 villaclareños que irán al Referendo Constitucional para aprobar la nueva Constitución de la República. Será entonces, el domingo 24 de febrero, aniversario 124 del inicio de la Guerra Necesaria, otro momento trascendente de nuestra historia en el que, parafraseando a nuestro Héroe Nacional, José Martí, le daremos voz al pueblo.

 

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.