Un pacto entre dos

Carmen Margolles, directora del grupo de teatro para niños Alánimo, comenta sobre las próximas funciones en la IX Temporada de las Artes Escénicas.

Obra El circo, del grupo Alánimo.
El circo, un espectáculo de sombra chinesca que significó un reto para el grupo Alánimo. (Foto. Tomada del sitio digital de Telecubanacán)
Visto: 867

Así como los niños aman al grupo Alánimo, el grupo Alánimo ama a los niños. Es una relación exigente, tal y como en el amor: cada uno demanda al otro y el otro complace. «Los niños saben cuándo el espectáculo tiene calidad, sienten y participan de esa química», comenta Carmen Margolles, mientras explica a Vanguardia las funciones que su grupo ha preparado para esta temporada teatral en Santa Clara.

Carmen Margolles, directora del grupo de teatro Alánimo.
Carmen Margolles, directora del grupo de teatro Alánimo, y una de las principales impulsorar del proyecto Tesoro de papel, dirigido al público infantil durante las ferias del libro en Villa Clara. (Foto: Francisnet Díaz Rondón)

«Entramos a la programación el miércoles pasado a las dos de la tarde con el espectáculo Manos a la obra en la UNEAC de Santa Clara», agrega.  Aquella función fue solo la primera de las cinco restantes que están por venir. La temporada aún es joven y los actores de Alánimo ensayan sin cansancio para las próximas presentaciones.

Este domingo a las 10:00 a.m., en el Parque «Leoncio Vidal», estará El patio de Cachita y Antonio, pieza muy reconocida por su presencia en dicha peña, que es habitual. La obra, pintoresca y de corte tradicional, aparece ante su público como uno de los espectáculos con temática campesina. En el patio de Antonio todo fluye a la perfección hasta que una de sus vacas se rehúsa a dar leche. Mucho tendrán que hacer los campesinos, entre canciones y risas, para descubrir el secreto de la tozudez de la vaca lechera. La invitación está hecha como de costumbre.

«En esta ocasión escogimos obras relativamente nuevas y decidimos estrenar en la temporada de teatro Los viajeros». Un hombre y una mujer han perdido el tren que los llevaría de viaje. Mientras se lamentan de su retraso y cuentan sus historias de vida, ellos se percatan de que ambos son actores. Basada en La pelota de oro, cuento folklórico de los hermanos Grimm,  y ambientada epocalmente con apoyo de la música de Mozart, Los viajeros ofrece al público infantil una propuesta bien pensada, al nivel que los nuevos infantes demandan. El estreno tendrá lugar en la sede del grupo en el teatro La Caridad, el próximo lunes 16 a las 2:00 p.m.

Al decir de Carmen Margolles, «El circo fue uno de los retos más difíciles que ha enfrentado Alánimo. Es un espectáculo de sombra chinesca, esa técnica antigua y milenaria pero que pocos usan en el teatro hoy día. Incentivar al público infantil, que tanto usa las nuevas tecnologías, es otro reto aún mayor, pero se logra…, y ellos lo agradecen». La iniciativa surgió del actor canadiense Jerry Silverberg, artista de la plástica y de teatro, sin embargo, «nosotros lo cubanizamos, lo hicimos nuestro», comenta. Si bien El circo no se adecua a los esquemas de la tradición teatral cubana, es una muestra de la plasticidad de Alánimo para innovar, crear constantemente, sorprender a ese público que tanto le exige.

Grupo Alánimo trabajo para damnificados por el huracán Irma.
El grupo Alánimo realiza una labor comunitaria en escuelas, hospitales..., y recientemente se unió a la brigada artística Sergio Corrieri, que laboró en comunidades afectadas por el huracán Irma.

También, el miércoles 18 de octubre a las 2:00 p.m., en la sala principal del teatro La Caridad se presentará el espectáculo Dame la mano y cantaremos. Esta pieza teatral, colmada de temas de la cancionística cubana, gusta mucho a los niños santaclareños. Finalmente, el viernes 20 de octubre a las 8:00 a.m. los alumnos de la Escuela Primaria 13 de Marzo estarán recibiendo con los brazos abiertos al Payaso Parchito y su espectáculo A toda risa.

Alánimo trabaja hace ya más de una década por preservar la tradición titiritera en el teatro santaclareño. «Concebimos nuestros espectáculos para toda la familia», comenta Margolles. Mas para los niños, no solo son visibles las risas y los colores, sino el amor, la poesía de la música y la racionalidad de esa loca fantasía que les une. Es el lenguaje silente de la eterna infancia, tal y como en el amor, un pacto entre dos.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.