Teatro para aquellos que nunca mienten

A través de una apretado programa, el Festival Mejunje Teatral demuestra la salud del teatro cubano para niños y jóvenes.

Obra del grupo Espacio Teatral La Aldaba.
Espacio Teatral Aldaba, un viejo conocido de los festivales de teatro en Villa Clara, ha participado en numerosas giras internacionales que tienen como fin el cultivo del teatro para niños y jóvenes. (Foto: Arneldy Cejas)
Visto: 785

Si bien Mejunje Teatral ha querido complacer todo tipo de gustos y exigencias en el arte de las tablas, los mayores afortunados de esta temporada han sido los niños. Entonces, el agradecimiento infinito para aquellos que han sabido ganarse los aplausos y las risas de un público que, por cándido y espontáneo, resulta el más exigente.

Gracias a la universalidad de la obra Odi, que aglutina episodios de la cultura griega, y al desempeño del actor Asdrúbal Ortiz, Espacio Teatral Aldaba (La Habana) demostró la viabilidad y el éxito que puede lograr un teatro enfocado en los adolescentes. Irene Borges, directora general de la puesta, agradece el apoyo del comité cubano de la ASSITEJ, organización internacional que promueve el desarrollo del teatro infantil y juvenil a nivel mundial.

También, el archiconocido grupo teatral villaclareño Dripy presentó El flautista de Hamelin, una obra concebida no solo para el público sino también con el público. La pluridiscursividad de la puesta, cargada visual y musicalmente, acude a la mímica en ciertos momentos como un recurso para lograr humor y riqueza en el lenguaje que ellos experimentan y que, sin duda, comunica a los más pequeños.    

Obra Los viajeros, del grupo villaclareño Alánimo.
Obra Los viajeros, por el grupo villaclareño Alánimo. (Foto: Tomada del sitio web de Telecubanacán)

Asimismo, Concierto de primavera, un recital de Yaily Orozco «ayudada» por una pandilla de tres payasos —del grupo Teatro sobre el camino— pusieron en calor el patio de El Mejunje. La gran variedad de temas musicales interpretados por la joven cantautora, temas musicales verdaderamente criollos, motivaron a los niños al canto y al baile. La excelente recepción de esta presentación obliga a pensar en la necesidad de que los padres cubanos propongan a sus hijos productos musicales acordes a la infancia.

El grupo Titirivida (Pinar del Río) presentó Zapatico para Rosa, obra que decodifica a los niños los grandes mensajes del discurso martiano a través de una lógica contemporánea y cercana a las grandes problemáticas de la infancia cubana.  

Las puestas en escena de ¡Cuidado, hay perros!, del grupo teatral La Proa (La Habana); los Cuentos de Brujas, de Teatro de la Villa (La Habana); Los viajeros y Cuentos del corazón, de los grupos del patio Alánimo y Teatro la Rosa, respectivamente; las actuaciones de los artistas del Grupo Papalote (Matanzas) y del Guiñol de Santa Clara; entre otros, estarán —hasta el lunes 29— aromatizando la temporada con aires de infancia. 

Videos: 

 

 

 

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.