La oportunidad de disfrutar de «La que manda»

La reconocida orquesta NG La Banda realizará una gira por la provincia de Villa Clara.

NG La Banda
José Luis Cortés y NG La Banda, ya se encuentran de gira por Villa Clara. (Foto: Francisnet Díaz Rondón)
Visto: 1174

La orquesta NG la Banda «La que manda», bajo la dirección del maestro José Luis Cortés (Premio Nacional de Música 2018) se haya de gira por toda Villa Clara, una excelente oportunidad para disfrutar en directo de la buena música de una de las agrupaciones más emblemáticas de Cuba de las últimas décadas.

Según el cronograma, NG iniciaría el periplo por Cifuentes el miércoles 15 de agosto y continuará por el norteño municipio de Corralillo (día 16), Quemado de Güines (17), Sagua la Grande (18), Encrucijada (19) y el lunes 20 será jornada de descanso.

La gira reiniciará el martes 21 en la Villa Blanca, Caibarién; el 22 estarán en Remedios, el 23 en Camajuaní, el 24 en Placetas, el 25 en Ranchuelo, el 26 en Manicaragua y el 27 será jornada de descanso. Por último NG actuará el 28 en Santo Domingo y culminará el 29 en Santa Clara.

Muchos villaclareños podrán escuchar en vivo por primera vez el sonido inconfundible de NG, sobre todo los más jóvenes que no vivieron la época de oro de la agrupación cuando el boom de la timba en la década de los noventa.

NG (Nueva Generación) La Banda no es cualquier cosa. Cuando José Luis Cortés decidió fundarla en 1988 —por lo que celebra su aniversario  30 este año 2018—, aportó una nueva sonoridad que rompió cánones y conceptos dentro de la música popular bailable.

Para tal «aventura» reunió a estrellas como: Rodolfo Argudín (Peruchín), al piano; Miguel Ángel D’Armas, en el teclado; Juan Nogueras (Wikly), en la tumbadora (conga) y Bárbaro Argudín, con el bongó.

En la base de lo que se conoció como «los metales del terror», estaban nada menos que Germán Velazco y Carlos Averhoff, en los saxos, y Juan Munguía, Elpidio Chappottín y José Miguel Crego (El Greco), en las trompetas, acompañados por Giraldo Piloto, batería; Feliciano Arango, al bajo, y las voces  de Tony Calá e Issac Delgado.

No solo el sonido de NG estremeció el panorama sonoro dentro de la isla, también sus letras cargadas de las expresiones y estampas más populares, de ambiente de barrios y solares marginales, de gente humilde y sencilla.

Ahí están sus emblemáticas piezas recogidas en su discografía, con álbumes desde No se puede tapar el sol (1988), Salseando (1990), En la calle (1993) hasta La bruja (1994) o Échale Limón (1995), entre otros.

Ahora renovada con una nueva generación de músicos —los únicos fundadores en activo son el maestro José Luis Cortés y Tony Cala— la agrupación se mantiene con el sonido que le caracteriza, sin descarrilarse del camino que tomó hace tres décadas.

Los que peinan un poco de canas y los más jóvenes podrán constatar la valía de esta agrupación que ha hecho bailar a millones de cubanos de varias generaciones.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.