Misterios en dos esculturas históricas

En Santa Clara, al centro del país, hay dos monumentos dedicados a las madres, y de acuerdo con investigaciones, cada uno atesora extraños sucesos.  

Visto: 1378

Curioso. De lecturas de periódicos antiguos apreciamos informaciones que, al parecer, evidencian dislates. Son archivos que verifican asuntos de Historia y Arquitectura. Las disciplinas van juntas a la hora del recuento de una edificación y su entorno.

Santa Clara, que conozca, tiene dos significativos Monumentos a las Madres, ubicados en instalaciones que guardan relación: sus históricos hospitales maternos. El único que ahora funciona y que arrancó con el nombre de Clínica de Maternidad Obrera de Las Villas, muestra una escultura hacia el lado oeste que, de tantas capas de pintura, perdió la inscripción del artista.

Monumentos a las Madres en el actual Hospital Universitario Gineco-Obstétrico Mariana Grajales de Santa Clara. (Foto: Luis Machado Ordetx)
Escultura de Loyda Luz Ramírez de López, dedicada a las Madres de Villaclara. (Foto: Luis Machado Ordetx)

A gritos solicitan en el actual Hospital Universitario Gineco-Obstétrico Mariana Grajales, que intervengan restauradores para no perder la valiosa pieza en piedra fundida en un centro que se inauguró el 23 de mayo de 1959, primero construido por la Revolución en el territorio central. Habrá que investigar. La escultura A mamá en su parte trasera dice en tarja de mármol «13 de mayo de 1949». ¿De dónde vino y quién la hizo? Son incógnitas.

Una incógnita en el escultura ubicada en los jardines del Hospital Universitario Gineco-Obstétrico Mariana Grajales, dice 13 de mayo de 1949, fecha que no corresponde con la fundación del centro asistencial. (Foto: Luis Machado Ordetx)
Fecha de inauguración de la Maternidad obrera de Las Villas, según la publicación, corresponde al sábado 23 de mayo de 1959 y no el 25 como consignan actuales reportes de prensa. (Fotocopia: Luis Machado Ordetx).

Preocupaciones mayores están ajustadas al Monumento a las Madres, ese que aparece solariego en lo que antes fue Hospital de Maternidad e Infancia, justo aledaño a la Carretera a Camajuaní. La escultura, original de Loyda Ramírez de López, profesora de la Escuela de Artes Plásticas Leopoldo Romañanch de Las Villas, sustituyó el vacío que dejó un tiempo atrás otra pieza.

Antes allí estuvo la modesta estatua dedicada al coronel del Ejército Libertador Gerardo Machado Castellón, colocada en el Hospital de Maternidad e Infancia Lutgarda Morales, inaugurado en diciembre de 1929. ¿A dónde habrá ido a parar la pieza hecha por Raimundo Ferrer? Otro misterio en nuestra ciudad.

Una investigación aparecida en la revista Islas, publicación de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas (UCLV), trae un presunto absurdo.

Primer Día de las Madres en Revolución, fecha de inauguración del monumento-escultura que emplazó Loyda Ramírez de López en los jardines del Hospital de Maternidad e Infancia en la ciudad. (Fotocopia: Luis Machado Ordetx)
Extrañas huellas que especialistas atribuyen a descargas de fusilerías que impactaron la escultura. (Luis Machado Ordetx)

El número 51(161): 96-106, recoge un artículo nombrado “Noble premier de la maternidad santaclareña en vísperas de sus ocho décadas”, y  declara que la escultura de Loyda Luz Ramírez de López se colocó allí «aproximadamente dos décadas después […];  aunque de mármol blanco, representa la figura de una mujer con un niño en brazos. Desde 1952 hasta la fecha la placa que la acompaña presenta una inscripción que dice: “Las madres son amor, no razón,  /son sensibilidad exquisita y /dolor inconsolable. /1952-59”».

Después los estudiosos advierten que «En esta estatua se palpan huellas de balas ocasionadas durante la acción de toma y descarrilamiento del Tren Blindado en diciembre de 1958». ¿Cómo es eso? Inadmisible.

Otro estudio salido de la UCLV, y titulado «La rehabilitación de un edificio Academia de Danza. Antiguo Hospital Lutgarda Morales de Machado de Maternidad e infancia, de Santa Clara»  (2006), vuelve sobre idéntico dislate.

¡No!, los orificios que tiene la escultura no son obra de disparos, y mucho menos estragos de la Batalla de Santa Clara. En esa fecha, finales de diciembre de 1958, la pieza no estaba en el lugar. El desmentido lo ofrece El Villareño del martes 5 de mayo del siguiente año. Una información añade: «Inauguran el domingo 10 el Monumento a las Madres». ¿Cómo decir que unos cinco meses antes allí tenían instalada la estatua?

Tarja en bronce que colocó el Club de Leones en el
antiguo Hospital de Maternidad e Infancia y dejó dudas en
investigadores universitarios. (Foto: Luis Machado Ordetx)

Más datos. El rotativo traslada otra confirmación, aunque tiene una errata en relación con la nota anterior, al señalar el día: «Inaugurado el domingo 9 el Monumento a las Madres», en texto del martes 12 de mayo. ¿Dónde está la confusión de los investigadores universitarios? Ah, pues en el rótulo de la tarja de bronce que colocó el Club de Leones (1952-1959), y el primer año se refiere a la convocatoria del concurso escultórico y la última fecha al emplazamiento.

Por cierto, cuando se descorrió el velo que cubría el monumento, Gabriel Medina García, el único orador de la ocasión, a nombre del Club de Leones, lanzó una refriega contra la «indiferencia del pueblo y especialmente de las instituciones […] que en actos como ese brilló por su ausencia». Tal vez sea no por el significado de la instalación asistencia   —que en breve entraría en un período de reparación— y tampoco por la originalidad de la escultura. Todo vino, se supone, hacia la apatía por una institución, los “leonísticos”, que representaba a lo más rancio de la burguesía en la localidad.

Se han publicado 4 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • roberto

    Luis, muy buena investigacion, aunque muy tecnicista. En la carretera central, despues de la Iglesia que hay mas abajo de la Audiencia, hay otro monumento a las madres.

    • Ranchuelero

      En Ranchuelo, después de la iglesia católica cruzando la línea férrea también existe un monumento a las madres. El escrito ha despertado mi curiosidad, en Ecured sólo encontré la referencia al Busto de las Madres de Ranchuelo por lo que voy a buscar información en el lugar y preguntar a algunos vecinos ya entrados en años.

  • luismo

    A Roberto. Claro Roberto, amigo lector. Imponderables personales de última hora limitaron la respuesta, tal como usted merece. Sé dónde está ese monumento a las madres, pero el artículo hace una advertencia necesarias: «Santa Clara, que conozca, tiene dos significativos Monumentos a las Madres, ubicados en instalaciones que guardan relación: sus históricos hospitales maternos». Es la esencia, y no entrar en la valoración de la otra escultura.
    Por muchos años la observé de cerca cuando rumbo a los estudios secundarios transitaba por la calle Gral Roloff (Caridad) esquina a Carretera Central, en Santa Clara. Allí está la Logia Perseverantes que, en la actualidad está clausurado su local con peligro de derrumbe. En el patio delantero hay un monumento a las madres, inaugurado en 1956, réplica la escultura de otra existente en el interior, según me comentaron en una ocasión y que data de 1921. Al parecer la ubicada en el exterior, con disímiles capas de pintura encima, es de piedra fundida. Con sinceridad desconozco el nombre del escultor porque siempre la he valorado desde el exterior.
    En cuanto a lo de «muy tecnicista», no sé a que usted se refiere. El artículo es una columna de opinión que apela al contraste de fuentes documentales y al criterio de quien escribe. En ningún momento entro en detalles artísticos que podrían enrarecer el discurso. De todas formas, gracias por su comentario.

  • luismo

    A Ranchuelero. Gracias amigo por su comentario. Raros, muy raros son los pueblos de Cuba que no tengan una escultura o un sencillo busto para enaltecer a las Madres. Ya ve usted, Santa Clara tiene tres, que conozca, aunque solo hago referencia a dos vinculadas con instituciones maternas.
    A su pueblo hace mucho tiempo que no voy. Cuando visito algún territorio cubano, por supuesto que voy a lugares, aunque sean alejados y marquen un interés de investigación. Tendría en alguna ocasión que averiguar con personas o buscar en fuentes documentales, periódicos que siempre empleo en apoyo a las indagaciones, para satisfacer su curiosidad. Casi nunca, para no marcar lo rotundo apelo a https://www.ecured.cu en las pesquisas periodísticas. En mi caso, con humildad y por los años de ejercicio profesional, tienen mayor peso las fuentes documentales y sus contrastes para determinar o trazar un camino a la hora de la escritura. Gracias nuevamente por su sincera opinión.