Miguel Barnet: «El devoto mayor de Esteban Montejo soy yo»

A 50 años de la publicación de la novela testimonio Biografía de un cimarrón, Miguel Barnet recorrió por primera vez las instalaciones del antiguo ingenio Santa Teresa, en Sitiecito, Sagua la Grande, donde nació el célebre cimarrón cubano Esteban Montejo.

Visto: 1926

Numerosas presentaciones, coloquios y reediciones se agolpan este año para festejar medio siglo de la publicación de Biografía de un cimarrón, la novela testimonio que inauguró con dicha un nuevo género literario en América. Sin embargo, ahora parece que ningún otro homenaje emocionará más a Miguel Barnet que la reciente evocación de Esteban Montejo en su ingenio natal.

Miguel BarnetBarnet recorrió el claustro del antiguo barracón del ingenio Santa Teresa. (Foto: Carlos Alejandro Rodríguez Martínez)

La pasada semana, después de acudir a una nueva presentación de Biografía de un cimarrón (Sed de Belleza, 2016) y de recibir el homenaje del cabildo Kunalumbo, en la Villa del Undoso, el presidente de la Unión Nacional y Escritores de Cuba (Uneac) acompañó a los sagüeros hasta el barracón y la enfermería del antiguo ingenio Santa Teresa, en Sitiecito.

«Yo no había venido antes porque no sabía que este lugar se conservaba», aseguró el escritor a la entrada del ámbito decimonónico donde nació el célebre cimarrón hace más de siglo y medio. «La historia de Esteban Montejo me ha acompañado durante 50 años. Y de pronto, estar aquí, donde está esa vibración, me conmueve», expresó también el poeta y etnólogo.

Miguel BarnetMiguel Barnet (derecha) y el sociólogo cubano-americano Guillermo Grenier (izquierda) conversaron con los sagüeros durante la presentación de una nueva edición de Biografía de un cimarrón (Sed de Belleza, 2016) en el Museo Municipal de Historia José Luis Robau. (Foto: Carlos Alejandro Rodríguez Martínez)

Espontáneamente, Barnet repasó la historia del más famoso cimarrón cubano y explicó muchas claves del proceso creativo de su novela testimonio. «Aunque frente a la grabadora Esteban construyó su propia historia, es evidente que empleó elementos verídicos. Yo siempre respeté su fresquísima memoria, pero no solo intenté reproducir fidedignamente —hasta el punto que uno puede ser fiel— su vida, sino que también recree ese otro lado de la historia no contada», aclaró el autor.

«Ahora hay quien dice que el libro se trata un clásico de la literatura cubana. Yo tengo que aceptar que en realidad es la primera novela testimonio: recrea fielmente una historia de vida pero tiene prólogo, epílogo, notas al pie, glosario... Antes no hubo nada así».

Miguel BarnetSagüeros y sagüeras acudieron a la presentación de Biografía de un cimarrón (Sed de Belleza, 2016). (Foto: Carlos Alejandro Rodríguez Martínez)

Miguel Barnet descubrió a Esteban Montejo, un excimarrón de más de cien años, entre las notas de un periódico a principios de la década del 60 del pasado siglo. «Por esa época hay quien tuvo el coraje de decirme que ya no había cimarrones. Entonces, cuando yo publiqué el libro fue un mentís, pues el hombre era un testimonio vivo y fehaciente. Y Esteban decía una verdad contundente: un hombre de esa edad puede fantasear pero no puede mentir».

Durante tres años consecutivos el joven Barnet conversó con su entrevistado en un hogar de veteranos de La Habana. «A mí me dio la luz la Revolución, la política cultural, mi formación como antropólogo —explica el Premio Nacional de Literatura. Cuando lo vi en el periódico, dije: “Voy a donde está este hombre”. En mi opinión, y quizás sea demasiado rotunda, Esteban fue el último cimarrón de Cuba y seguramente del continente».

Miguel BarnetEn su visita a Sagua la Grande, Miguel Barnet visitó el Cabildo Kunalumbo. (Foto: Carlos Alejandro Rodríguez Martínez)

Aun cuando el protagonista de Biografía... transitó realmente una parte de la historia de Cuba, la obra de Barnet configura a uno de los personajes literarios más singulares del siglo XX latinoamericano. «Quiéralo o no el mundo académico, este cimarrón es un personaje de la literatura cubana, exponente de nuestra cultura de resistencia.

«Por eso, hay quien va a mi casa y me pide ver su última fotografía. Mucha gente siente devoción por él... aunque el devoto mayor de Esteban soy yo».

Miguel BarnetEl presidente de la Uneac obsequió un ejemplar de la nueva edición de Biografía de un cimarrón a Santiago Font, rey del cabildo congo Kunalumbo. (Foto: Carlos Alejandro Rodríguez Martínez)

Miguel BarnetEn compañía de numerosos sagüeros el poeta y etnólogo cubano recorrió las instalaciones del antiguo ingenio Santa Teresa, en Sitiecito. En la foto el investigador Maykel González Vivero le muestra a Barnet la campana usada en el siglo XIX para llamar a los esclavos. (Foto: Carlos Alejandro Rodríguez Martínez)

Se han publicado 1 comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Tata ndoki rey

    Muchas gracias a todos aquellos q ayudan a conservar.investigar y enseñar quienes somos en realidad.nuestras raices.nuestra herencia dejada por aquellas humildes personas q fueron arrancadas d suss tierras.d suss vidas y hasta d su propia familia.a las cuales les agradezco tanto d corazón.habernos dejado este hermoso legado....NUESTRA RELIGIÓN.....gracias mis negros africanos....gracias por haber existidos.o mejor .....por siempre existir entre nosotros.....quisiera poder mas imformación sobre kunalumbo....aché y bendiciones