Vueltas a paso de congas

El poblado de Vueltas celebra sus tradicionales parrandas este día 11 con el enfrentamiento de los barrios jutíos y ñañacos.

Conga La Tinaja, del barrio Jutíos, parrandas de Vueltas, Villa Clara.
Conga La Tinaja, del barrio Jutíos. (Foto: Alejandro Batista López)
Visto: 900

El Consejo Popular de Vueltas celebrará este 11 de febrero las tradicionales parrandas, en las que jutíos y ñañacos se enfrentarán con sus respectivos chan­güíes. Hoy en día la rivalidad vive, con el privilegio de  mantener un grupo musical activo desde hace décadas.

Según cuenta el historiador de las parrandas, René Batista Moreno, en su libro Fieras broncas entre chivos y sapos (Editorial Capiro 2006): «Los toques de changüí se conformaron hasta adoptar una rica variedad instrumental —de esta manera sucedió en Camajuaní, Vueltas y Taguayabón, por la cercanía de las comunidades—; la bandurria, la guitarra, el acordeón, las claves, el güiro y la pandereta desaparecieron y quedó la instrumentación negra: tambores, bombos, tumbadoras, rejas de arados, cencerros, quijadas de caballo, los que conjuntamente con la trompeta, asestaron un duro golpe a la instrumentación española».

El changüí del parrandero es algo asombroso, una mezcla de música y canto que a ritmo de conga provoca un baile de mucha belleza.

El investigador Jorge Ángel Hernández Pérez expone cómo los cantos del barrio Los chivos, de Camajuaní, fueron llevados al barrio Ñañacos, de Vueltas, apropiación que la cultura popular hace desde sus orígenes, sobre todo en estos eventos fol­clóricos. Como en la cuarteta: Jutío, para qué tú cantas,/ si tu canto no tiene melodía, / tú eres como la lechuza, /que abandona el coro al nacer el día.

Otras cuartetas conocidas, pero esta vez del barrio occidente, Jutíos, demuestra el desprendimiento de reminiscencias transculturadas por el paganismo, y se concentra en el marco específico de la competencia: Los jutíos de la cueva, / ya salimos a pelear,  /y ese gallo moquillento / nunca nos podrá ganar.

Después del triunfo de la Revolución la mayoría de los cantos se fueron olvidando y la conga dio paso a los ritmos de orquestas nacionales, con la introducción de nuevos toques y estribillos en Vueltas.

Conga La Chancleta, del barrio Ñañacos, Vueltas, Villa Clara.
Conga La Chancleta, del barrio Ñañacos. (Alejandro Batista López)

Así nació la conga La Chancleta, del barrio Ñañaco, que casi  en  medio siglo de existencia ha mantenido el sentido popular de este fenómeno competitivo, mientras hace más de cinco años, en el barrio occidente ya se ha conformado una nueva conga que responde a los jutíos.

Carlos Cuéllar Pérez, director de la conga La Chancleta, refiere:

«La conga surgió el 22 de julio de 1970. Algunos de los creadores fueron Juan Vegara, Toffi, Vivino, Guilley, Mario Bello. La dirijo desde 1978. Surgió con doce integrantes, y actualmente tenemos 20 músicos. ‘‘La Chancleta’’ respondió a los intereses del barrio Ñañacos y con el tiempo tocamos también en el bando contrario. Pero, ahora volvimos a hacer gala de la maestría conguera solo en nuestro barrio desde hace siete años.

«Nosotros no nos hemos quedado solamente en Vueltas, tenemos un currículum musical muy extenso dentro y fuera del panorama parrandero, hemos incursionado en pueblos, ciudades y provincias donde se celebran carnavales, que es una fiesta diferente a la parranda […].

«Eso sí, los instrumentos míos los busco yo, los hago yo con mis padrinos de Caibarién, que me ayudan en estos menesteres. No tengo que depender de ninguna institución cultural para la instrumentación; nuestra conga ha llegado casi a medio siglo con el sacrificio y la ayuda de los parciales y los que sienten la parranda de verdad. Tenemos una conga de juveniles que se llama La Santanica, y con ellos estamos trabajando para que sean nuestros sucesores en el futuro».

Omar Méndez Camacho, al frente de «La Tinaja», cuenta:

 «La conga La Tinaja, de los jutíos, ya cumple cinco años de creada. El nombre salió durante los primeros ensayos que comenzamos a hacer para nuestro posterior estreno, en el local de la nave de trabajos del barrio, y encima de una de las paredes había colocada una tinaja desde hacía años, y nos fijamos en ella, que siempre nos acompañó en este quehacer […]

«En nuestro ritmo y repertorio nos diferenciamos de otras. No es solo paso de conga, para que las personas bailen; queremos lograr un sentido de pertenencía con nuestras raíces, como mismo se ha hecho con el son y la salsa. Con los medios que tenemos vamos adaptando estos ritmos a la rumba y al changüí mediante versiones [...]

«El futuro para el barrio lo veo garantizado. En nuestra conga tenemos seis artistas aficionados, graduados de la Escuela de Instructores de Arte, que son de gran ayuda para crear estas variantes musicales. A pesar de que soy también graduado de instructor de arte y profesor de Música, mi afición es la conga, para rescatar los valores del changüí».

Durante este año 2017 las congas estarán listas para hacer gala de su maestría musical en la madrugada con la salida de la Diana en espera del gran día. Volverán a la hora del saludo, que se realizará a partir de las 4:00 p.m. y, en la noche, cuando termine el paseo de las carrozas, para correr el triunfo saldrán con ese paso arrollador que ostentan.

¿Quién estremecerá las calles ese día de parrandas? ¿Jutíos o Ñañacos, Ñañacos o Jutíos?

Lo cierto: el mejor tributo lo tendrá el folclor del parrandero cubano que, como cada año, lucirá sus mejores galas en el hermano poblado de Vueltas.