Asistió Raúl a la despedida de Hart

El Presidente cubano encabezó el homenaje con el que dirigentes del Partido y el Estado y numerosos representantes del pueblo, dijeron adiós a Armando Hart.

Ofrenda floral de Raúl honras fúnebres de Armando Hart
Una ofrenda del General de Ejército Raúl Castro, acompañó las honras fúnebres del destacado combatiente revolucionario. (Foto: ACN).
Visto: 734

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Raúl Castro, encabezó el acto de despedida al destacado intelectual revolucionario Armando Hart, que tuvo lugar en el Centro de Estudios Martianos donde laboró hasta el final de sus días.

Una nutrida y emocionada representación del pueblo cubano en la que se encontraban muchos estudiantes y jóvenes acudió desde horas tempranas de la mañana de este lunes a testimoniar su cariño y admiración al inclaudicable luchador, miembro de la Generación Histórica de la Revolución, y quien puso especial atención durante los últimos años a la formación de los pinos nuevos, tomando como base su acendrado antiimperialismo, y las ideas de Fidel y de Martí.

(Fotos: Tomada de Juventud Rebelde).

De «verdadero fundador» lo calificó el Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel, quien pronunció las palabras centrales de la sencilla velada que selló toda una madrugada de duelo en el Centro de Estudios Martianos, donde los restos de Hart habían sido velados.

Díaz-Canel destacó la «valentía personal» demostrada por Hart durante la lucha clandestina contra el régimen del tirano Fulgencio Batista y como miembro de la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio, lo que le costó la prisión dictada contra él por la dictadura y su confinamiento en el antiguo Presidio Modelo de la otrora Isla de Pinos.

También recordó sus méritos como primer ministro de Educación del Gobierno Revolucionario y luego como titular de Cultura, así como las importantes responsabilidades que desempeñó al frente del Partido y, más tarde, en la difusión de la obra y la vida de José Martí como director de la Oficina del Programa Martiano y de la Sociedad Cultural que también lleva el nombre del Apóstol.

Guardias de honor de quienes fueron sus compañeros en la lucha contra la tiranía y de dirigentes más bisoños de la Revolución caracterizaron las primeras horas de la mañana de este lunes, realizadas por los miembros del Buró Político José Ramón Machado Ventura (su segundo secretario); Miguel Díaz-Canel, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés, Esteban Lazo, Mercedes López Acea y Ulises Guilarte de Nacimiento.

En la sede del Centro de Estudios Martianos, donde se le rindió homenaje póstumo a quien fuera organizador del Movimiento 26 de Julio (M-26-7) en el llano y en el apoyo a la Sierra Maestra, el ministro cubano de Cultura, Abel Prieto Jiménez, también destacó la trayectoria del reconocido intelectual.  
   
Fue un pensador verdaderamente excepcional, un fidelista, martiano y marxista, que además le dio prioridad a su diálogo con las jóvenes generaciones, al establecer un tipo de comunicación que no era paternalista ni impositiva, pues era un hombre que sabía escuchar, valoró.  


    
Prieto Jiménez resaltó que la edición de este año de la Feria Internacional del Libro estuvo dedicada a la personalidad de Hart Dávalos, lo cual sirvió para que mucha papelería inédita de su obra se organizara y editara, en materiales que hoy tiene a su disposición el lector cubano en las bibliotecas del país, puntualizó.

 
(Fotos: Tomadas de la ACN).

El intelectual cubano Ricardo Alarcón de Quesada rememoró cuando lo conoció, en los años '50, durante la creación del M-26-7.
   
Procedíamos ambos de la Universidad de La Habana, aunque él se graduó un poco antes que yo, recordó Alarcón, entre cuyas memorias también compartió momentos en los cuales estuvieron unidos en la etapa cuando Hart Dávalos fue Ministro de Educación, y luego en la creación del Partido Comunista de Cuba y en el campo de la política exterior.
   
Más de medio siglo muy cercano a él me permitió conocer a un hombre que era todo voluntad y carácter, pero sobre todo, entregado a sus ideas revolucionarias y con una enorme lealtad a Fidel, sostuvo Alarcón.


  
Junto con la lucha práctica, Armando fue un hombre culto, de gran educación, apasionado del Derecho y un fidelista completo, sintetizó.
   
También de su lealtad infinita y a prueba de la historia hacia el Comandante en Jefe, y al General de Ejército Raúl Castro, habló el Héroe de la República de Cuba, Fernando González.
   
El Presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos realzó su coherencia de pensamiento, y el legado de todo un trabajo acerca de la obra de José Martí y de todo lo que representó el Apóstol para Nuestra América y el mundo.

 

González -uno de Los Cinco Héroes- junto a sus hermanos de causa, mantuvo una correspondencia con Hart Dávalos durante sus años de injusta prisión en Estados Unidos.
    
Nos enviaba los trabajos que publicaba, y en una ocasión me solicitó lo que para mí fue un honor: escribir una introducción o un comentario sobre uno de sus libros, recordó Fernando, al tiempo que ponderó su capacidad para combinar la faceta de acción como político con un trabajo intelectual de gran profundidad.
    
Para el joven Rubiel García González, presidente nacional de la Asociación de Hermanos Saíz (AHS), la esencia martiana de Hart Dávalos contribuyó a que las nuevas generaciones nunca olviden las ideas del Apóstol y por consiguiente, las de Fidel.
   
A pesar de la diferencia de edad, él siempre se mantuvo joven y la AHS mucho le debe, porque no abandonó, en su época de Ministro de Cultura, a nuestra institución cuando surgía, y desde entonces nunca nos dejó solos, aseguró.
   
Es un golpe fuerte su pérdida, agregó, porque los que estamos en el terreno de la cultura le debemos mucho a su obra intelectual.