Producir más, pero también mejor

La aplicación de la ciencia y la técnica y las inversiones del Gobierno en ese sector son la base para avanzar hacia una sociedad próspera y sostenible, se reafirmó en reuniones de chequeo presididas por el Presidente cubano.

Las políticas para sustituir importaciones permitirán este año la elaboración de 55 renglones, que ahorrarán casi cien millones de dólares. (Foto: Estudios Revolución)
Visto: 701

El papel vital de la ciencia en el avance presente y futuro de la industria nacional fue reiterado por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante las reuniones de chequeo de los programas de envases y embalajes, y de Desarrollo industrial del país.

Una vez más, el mandatario insistió en el vínculo indisoluble que debe existir entre las industrias, las universidades y los centros de investigación.

Durante el encuentro participaron el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez y los ministros de Industrias e Industria Alimentaria, Alfredo López e Iris Quiñones, respectivamente, y se analizó el cumplimiento de las indicaciones del Presidente en anteriores chequeos de los citados programas.

Entre los asuntos evaluados en el contexto de la Política para los envases y embalajes estuvo la propuesta integral para potenciar el centro nacional dedicado a dichas producciones, así como el plan de inversiones con vistas a sustituir paulatinamente los envases destinados a renglones que vendemos en el exterior, según se precisa en el sitio web de la Presidencia.

La magnitud de la tarea se ejemplifica en que están identificados 480 rubros exportables. Estos requieren 2 782 tipos de envases y embalajes, de ellos 1 642 hechos en Cuba y 1 140 importados.

A tono con esa necesidad, se informó que en el último lustro hubo inversiones en la industria productora de dichos surtidos por más de 170 millones de pesos, sobre todo en las ramas del papel, del plástico y de la madera. La perspectiva hasta 2025 es destinar unos 280 millones de pesos.

Hubo reconocimiento para el notable crecimiento en la reutilización de envases de vidrio, de plástico y metálicos. Díaz-Canel resaltó las acciones de capacitación y adiestramiento para conocer las tendencias internacionales de los envases y embalajes, que han incluido intercambios de expertos extranjeros con estudiantes de la Cujae y del Instituto de Diseño Industrial.

Igualmente se chequeó el Programa de desarrollo industrial, dada su trascendencia para la consecución de la sociedad próspera y sostenible a que aspiramos.

Se supo que las políticas para sustituir importaciones permitirán este año la elaboración de 55 renglones, que ahorrarán casi cien millones de dólares. Además se informó acerca de la marcha y futuras mejoras del plantel industrial, a partir de innovaciones dirigidas a la automatización gradual de máquinas, herramientas y equipos. También se insistió en jerarquizar la fabricación de piezas de repuesto y en aprovechar al máximo las tecnologías instaladas más avanzadas.

Díaz-Canel indagó sobre la puesta en marcha de la planta de Cloro Sosa, de Villa Clara, de la fábrica de fertilizantes NPK, de Cienfuegos, y la modernización de Antillana de Acero.

Durante la reunión se evaluó también lo relativo a la fabricación de equipos automotores, así como la producción de sillas de ruedas y bastones.

El Presidente cubano pidió no olvidar el reconocimiento moral a los colectivos de las industrias más destacadas, muchos de los cuales están realizando verdaderas proezas, y mencionó a los de las empresas de confecciones encargadas de elaborar los uniformes escolares, donde predominan las mujeres.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.