Baire rememora el grito de Cuba

Ofrendas florales del General de Ejército Raúl Castro Ruz y del Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, fueron depositadas en homenaje al Apóstol, en Santiago de Cuba. Los bairenses conmemoraron la gesta iniciada el 24 de febrero de 1895

En Baire, una representación de los lugareños marchó en peregrinación hasta el cementerio del poblado Autor: Jorge Luis Guibert
En Baire, una representación de los lugareños marchó en peregrinación hasta el cementerio del poblado (Foto: Jorge Luis Guibert)
Visto: 1648

SANTIAGO DE CUBA.— Con el homenaje al Héroe Nacional José Martí, en el cementerio patrimonial Santa Ifigenia y un acto de recordación en la localidad de Baire, símbolo de los múltiples alzamientos que tuvieron lugar en nuestro país el 24 de febrero de 1895, los santiagueros, en representación de toda la nación, conmemoraron la víspera el aniversario 125 del reinicio de la gesta independentista del pueblo cubano.

En natural gesto de agradecimiento con el incansable organizador de la Guerra Necesaria, ofrendas florales del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y del Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, fueron depositadas este lunes ante el Mausoleo al Maestro en la necrópolis santiaguera. Igualmente, llegaron hasta allí flores a nombre de Esteban Lazo, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular y del Consejo de Estado, y del pueblo cubano.

En esta ocasión, alumnos destacados de la Escuela Militar Camilo Cienfuegos de Santiago de Cuba, se sumaron a la tradicional guardia de honor que tiene lugar ante la tumba de Martí.

Simultáneamente, desde el histórico poblado de Baire, en acto encabezado por Víctor Gaute López, integrante del Secretariado del Comité Central del Partido, y las máximas autoridades de la provincia, se evocó el gesto viril de aquellos que instados por Florencio Salcedo y Saturnino Lora cambiaron las peleas de gallos por las luchas por la libertad de la patria.

Desde el Parque Histórico de Baire, ubicado en la otrora valla San Bartolo, monumento nacional, entre versos y canciones, Geydis Ginarte Espinosa, estudiante de 10mo. grado del Instituto Preuniversitario Comandante Manuel Fajardo, ratificó que las nuevas generaciones, dignas herederas de la estirpe mambisa, tienen el sagrado deber de salvaguardar la historia, como el mejor escudo contra las aspiraciones imperiales de que la obra que hemos construido desaparezca.

El presidente del Instituto de Historia de Cuba, Yoel Cordoví Núñez, en las palabras centrales de la ceremonia, destacó que el estallido del 24 de febrero de 1895 y su sostenimiento en el Oriente cubano, a pesar de la precariedad de las fuerzas libertadoras sobre las armas y la pertinaz propaganda autonomista contraria al movimiento armado, fueron factores esenciales para la posterior consolidación de la lucha armada en nuestro archipiélago.

Ayer, hoy y siempre, escucharemos el grito de Baire con emoción y orgullo, conscientes de que más que un hecho histórico aislado ocurrido en una comarca, Baire rememora y sintetiza el grito de Cuba, sentenció el investigador.

Tras concluir el acto, una representación de los lugareños, entre los que se encontraban descendientes de aquellos patriotas que protagonizaron el alzamiento, marcharon en peregrinación hasta el cementerio del poblado, y depositaron ofrendas ante las tumbas del Mayor General Jesús Rabí, los generales de división Saturnino Lora y Florencio Salcedo y el coronel Juan Joaquín Urbina, artífices de los empeños libertarios de este lado cubano.

Luego, el también jefe del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido, Víctor Gaute, convocó a transmitir la historia a las nuevas generaciones con la misma pasión, argumentos y naturalidad que mostró aquí el pueblo de Baire.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.