Cuba no pierde ni un segundo de trabajo ante la amenaza del COVID-19

Durante una reunión de trabajo sobre el nuevo coronavirus, el presidente cubano informó que los casos sospechosos analizados el viernes 13 de marzo fueron negativos.

Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, encabeza reunión de trabajo sobre COVID-19.
Visto: 1558

El presidente cubano Como parte del seguimiento que concede el Gobierno cubano al Plan para la Prevención y el Control del COVID-19, el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, encabezó este viernes 13 de marzo un nuevo encuentro de trabajo donde se aseguró que los casos que fueron estudiados en el día de hoy resultaron negativos.

Que nuestro pueblo tenga información constantemente sobre el nuevo Coronavirus y las acciones que para contrarrestar sus efectos se implementan en Cuba, insistió en la tarde de este viernes 13 de marzo el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la reunión que da seguimiento desde el Gobierno a la implementación del Plan para la Prevención y Control del COVID-19.

Con más de 133 800 casos confirmados de la enfermedad en 116 naciones, la prevención y acompañamiento de todos resulta vital para actuar con agilidad en la contención del virus en el territorio nacional donde hasta el momento, como ya se ha informado, solo se reportan cuatro pacientes positivos.

Respecto a su estado general, el ministro de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, detalló que evolucionan favorablemente y sus contactos más cercanos permanecen bajo vigilancia y seguimiento por parte de las autoridades sanitarias de nuestro país.

Asimismo, informó que los nuevos casos sospechosos que fueron estudiados este viernes, reflejaron resultados negativos; por tanto, no se confirma ningún nuevo paciente en el país.

En tal sentido, reiteró que se continuará el estudio de casos sospechosos y el resultado de sus análisis, de ser positivos, serán dados a conocer oportunamente a la población, tal como se ha venido realizando desde que fueran detectados los tres primeros.

Aseguró el titular de Salud Pública que la Isla dispone de todos los medicamentos necesarios para atender a los casos que pudieran irse diagnosticando y que han sido incluidos dentro del protocolo para el tratamiento y ataque directo al COVID-19, así como las complicaciones asociadas que pudieran aparecer en algún paciente.

Ante la amenaza de la enfermedad, declarada como pandemia en días recientes por la Organización Mundial de la Salud y presente ya en el 53% de las naciones, en Cuba se continúa avanzando en la organización de la atención médica y —según dio a conocer Portal Miranda— en policlínicos y hospitales ya se han habilitado consultas diferenciadas, locales de aislamiento y áreas de espera para la atención de pacientes con enfermedades respiratorias.

Unido a ello, persiste la capacitación especializada del personal médico, así como de otros organismos y de la población de manera general. En el caso de esta última –destacó- resulta vital su participación en la alerta de casos que pudieran parecer sospechosos en los más diversos ámbitos.

Refirió además, que adicionalmente a estas acciones han sido seleccionados cerca de 400 colaboradores pertenecientes a la Brigada Henry Reeve para su preparación específica en esta enfermedad, teniendo en cuenta su especialización en situaciones de desastres y graves epidemias.

El vice primer ministro, Roberto Morales Ojeda, llamó la atención sobre la importancia de que se intensifiquen aún más las pesquisas que se realizan en las diferentes áreas, donde la vigilancia que haga la población también es un factor clave para detectar oportunamente cualquier incidencia.

De igual manera, enfatizó que se debe profundizar en la segunda etapa de la preparación en todos los organismos, sobre todo en Salud Pública, acorde con la actual situación -ya con presencia de casos confirmados en el país- que se corresponde a una nueva etapa del Plan para la Prevención y Control del COVID-19. La competencia y desempeño de las estructuras en todos los organismos resulta esencial en estos momentos, consideró.

Además, destacó la respuesta favorable que ha dado nuestro pueblo, que en los diferentes espacios ha comenzado a adoptar un grupo de medidas que reflejan la percepción de riesgo, lo cual tiene mucho que ver con el plan comunicacional que se ha venido implementando y donde los medios de comunicación han desarrollado un importante papel. (Yaíma Puig Meneses)

Se han publicado 3 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Yenima

    Por favor, revisen la noticia. En el resumen dice que los casos analizados el viernes 13 de marzo fueron positivos.

  • Miguel

    Dicen que las personas con enfermedades oncológicas son mas propensas a complicarse si los afecta el coronavirus ,por eso no entiendo por qué habiendo tantas instituciones de salud en Santa Clara hayan habilitado una consulta,para evaluar enfermos con sintomas respiratorios en el hospital oncológico de Santa Clara

  • NICASIO

    FILOSOFIA DEL CORONAVIRUS
    Crónica de Nicasio Vázquez González, Corralillo, Villa Clara

    En apenas 3 meses, se ha producido un hecho de carácter mundial, que pasará sin dudas a convertirse en histórico, porque ha provocado un cambio radical que afecta lo mismo a los países desarrollados, como a los más pobres; a las personas más ricas que a las más humildes. La aparición del coronavirus también denominado COVID-19, ha hecho cambiar sus costumbres y modos de vida a los habitantes de 125 países, cuando ya a mediados de Marzo de 2020, ha provocado el contagio de más de 100 mil personas, de las cuales han fallecido casi 4000. Se han cerrado muchas fronteras, se ha detenido el flujo turístico con miles de vuelos paralizados, centenares de cruceros permanecen en sus puertos, si acaso ya no estaban navegando, se produce una creciente inflación y cambios sustanciales en las bolsas de valores, se detienen o postergan los principales eventos deportivos mundiales, se prohíben los conciertos musicales donde se agrupen millares de espectadores, comienzan a cerrarse grandes centros laborales y estudiantiles de todas las disciplinas, escasean productos alimenticios y farmacéuticos en todo el orbe. Una lucha tenaz en países desarrollados y aquellos otros que tienen condiciones para analizar el virus y encontrar las fórmulas científicas para su eliminación. La humanidad recuerda las drásticas secuelas que les dejara pandemias como la peste, el H1-N1, el dengue, el cólera, el ébola`, la fiebre amarilla y el VIH. La República China, por donde comenzó el coronavirus ha dado un ejemplo al mundo por la cual será recordada como la gran pionera en enfrentarlo y seguramente vencerlo; ejemplos como dejó la pequeña Cuba con el descubrimiento del Aedes aegypti por el Dr. Carlos J; Finlay, como agente trasmisor de la fiebre amarilla, el cual también lo es del dengue y otras graves enfermedades; como los que nos legó Alexander Fleming con la penicilina y otros más.
    Si de algo servirá al mundo de hoy toda esta tragedia, que se conoce cuando comenzó pero no se sabe cuando concluirá, ni cuántas víctimas dejará a su paso, es que ahora su agente trasmisor, que apenas se detecta por modernos microscopios, es capaz de multiplicarse en millones de millones, pasar de un infectado a otro por los fluidos corporales a casi dos metros de distancia y cuando se detecta, ya ha sido trasladado a decenas de personas en su período de incubación. Ahora todos entendemos mejor el significado del famoso refrán: En la unión está la fuerza. Y es que este diminuto virus es capaz de dañar tanto o más que decenas de escuadrones, de aviones de guerra, destructores, portaviones, submarinos nucleares y de la mismísima bomba atómica con un altísimo costo para toda la humanidad. Servirá para demostrar que de nada valen muchas veces los millones de dólares con que cuentan los países del llamado primer mundo, los enormes presupuestos de guerra y la prepotencia de sus gobernantes; esta pandemia no se vence solamente por decretos. Se requiere unir los esfuerzos de todo el mundo, sin tener en cuenta las tendencias políticas, religiosas, razas, etnias o géneros. Debe servir como una tregua para aunar voluntades, ciencia experiencias y recursos bajo los auspicios de la ONU y la Santa Sede. Su enseñanza: dejar a un lado las divergencias de todo tipo y cerrar filas en pos del bien de la humanidad, antes de que sea demasiado tarde. Esta es la filosofía del coronavirus que ha venido quizás a despertar para siempre las mentes aletargadas y ambiciosas que han invadido al mundo moderno teniendo como única razón el beneficio personal de unos pocos . Es la hora de la unión y no del “sálvese quien pueda” pues también a todos los seres humanos le cabe el refrán: En la unión está la fuerza. .