Alas

A los niños de mi casa, de mi barrio, de mi país, que en medio del confinamiento social no han dejado de soñar, de imaginar, de preguntar, de inventar, de reír.  

Día de la Infancia
(Foto: Ismary López Díaz)
Visto: 1585

Pensé que no resistiría.

Que no resistiría yo, ni los abuelos ni los tíos.

Que no resistiría los pelotazos en las paredes, ni la dispersión de juguetes, crayolas, libros y libretas por cuanta mesa, cama y rincón tiene la casa.

Que no resistiría el «mamá, tengo hambre», a toda hora; el tozudo «déjame salir un ratico a la calle que me aburro»; ni el ¡zas!, ¡crack!, ¡puf! ¡toc! de Minecraft, de madrugada y ¡sin audífonos!

Que no resistiría se acostaran tarde, vieran las secuelas de Disney Pixar, los «muñe», la telenovela, las películas del sábado, y hasta el NTV y la conferencia diaria del Dr. Durán García, sin respeto al reloj ni a las costumbres. De modo tan displicente y permisivo de mi parte. Sin la conflagración familiar acostumbrada contra el abuso de televisores, ordenadores, celulares y tabletas.

Pero ha tenido que ser por estos días en que cesó la escuela y las maestras son las de las teleclases; y el parque más cercano queda virtual, o muy distante. Y no hay cines abiertos, ni teatro, ni guiñol, ni biblioteca, ni estadio, ni paladares, ni helados, ni fiestas, ni visitas, ni juegos en casa de amiguitos. Y se agotan los cuentos escritos y los inventados. Y no funciona el transporte público para ir a los ríos, playas y piscinas, y el calor y la lluvia indisponen el cuerpo. Y todo como que sobra, y todo como que falta a los adultos, que no es otra cosa   que ser adulterados.   

Ellos, esos «locos bajitos» de Serrat, el cantante. Ellos, tan exquisitos, hondos, sutiles, perspicaces, creativos. Ellos, los niños de mi casa, de mi barrio, de mi país; los que en medio de este mundo desigual y despintado no han dejado de soñar, de imaginar, de preguntar, de inventar, de reír.          

Edad de encanto, de magia, de ilusión, con alas que soportan prodigiosas travesías a horizontes lejanos, más punto de arribo que de despegue, al que también pueden llegar trepando, cabalgando, corriendo, saltando. 

Ellos nos lo han enseñado.    

Por estos días lo hemos aprendido:

¡No hay infancia encerrada!      

Se han publicado 3 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Silvia yanes peña

    Buenos días tengo un niño pequeño de 4 años y otro bb de dos meses, en mi sala hay papeles pequeños, grandes, medianos de todos los tamaños de recorrería, de rasgado, de plizado, dibujos de los que le enseñan en las vías formales, crayolas, temperas y lápices de colores,

  • Silvia yanes peña

    O un mami ayudarme en esto o mami quiero hacer aquello, o dejame bajar a jugar, o los muñes porfa, sólo hay organización a las 9:30pm cuando ya se duermen los niños, nunca me imaginaba que ibamos a tener que pasarnos tanto tiempo encerrados en casa sólo para protegernos

  • Marcia

    Lindo artículo! y muy veridico.