La epidemia de la COVID-19 en Cuba no ha terminado (+ Video)

A pesar de la disminución en el diagnóstico de personas con la COVID-19 en Cuba y el descenso en la cifra de fallecidos, el llamado es a redoblar todos los esfuerzos y el control.

Reunión de análisis de la COVID-19 en Cuba, encabezada por el primer ministro, Manuel Marrero Cruz.
(Foto: Estudios Revolución)
Visto: 358

Al concluir la última semana, en Cuba se habían diagnosticado con la covid-19 10 354 personas menos que en igual periodo anterior. El descenso de casos confirmados, que se ha mantenido en las últimas cuatro semanas, «muestra claramente una disminución en la intensidad de transmisión de la enfermedad en todas las provincias».

Así lo confirmó este lunes el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, en la reunión del Grupo temporal de trabajo para la prevención y control del coronavirus, encabezada, desde el Palacio de la Revolución, por el miembro del Buró Político y primer ministro, Manuel Marrero Cruz.

Primer ministro de Cuba, Manuel Marrero Cruz.
Primer ministro de Cuba, Manuel Marrero Cruz. (Foto: Estudios Revolución)

No obstante esa alentadora realidad, Portal Miranda insistió en la necesidad de tener presente que «la epidemia en Cuba no ha terminado».

Aunque los casos y los fallecimientos mantienen un ritmo de disminución —enfatizó— y nuestras vacunas han demostrado ser efectivas, incluso contra las variantes Beta y Delta, que han predominado en el escenario de vacunación, es «importante redoblar todos los esfuerzos y el control para que las cifras sigan su curso descendente».

Como elementos favorables destacó, además, que al concluir la más reciente semana, en todos los territorios disminuyó el número de pacientes ingresados. Se mantenían enfermas 8 683 personas, lo cual significa un 28,8 % menos que en los anteriores siete días.

Similar comportamiento se manifestó en lo referido a los fallecidos, pues en la semana analizada se produjeron 64 muertes menos que en la anterior, como consecuencia del SARS-CoV-2. En las provincias de Las Tunas y Ciego de Ávila ocurrieron más decesos que en la semana previa.

Todas las provincias, con excepción de Camagüey, explicó, disminuyeron su tasa de incidencia por cada 100 000 habitantes en los últimos 15 días. Solo Pinar del Río y Sancti Spíritus mantenían ese indicador sanitario por encima de mil.

Al comentar las gráficas que recogen el comportamiento de la epidemia en las provincias durante las últimas 11 semanas del año, el Ministro de Salud destacó el caso de Villa Clara, «que ha mantenido una contención de la enfermedad, a pesar de ser de los territorios que más tarde inició la estrategia de vacunación entre su población».

Ministro de Salud, José Ángel Portal MIranda.
Ministro de Salud, José Ángel Portal MIranda. (Foto: Estudios Revolución)

Esa tendencia a la disminución de las cifras de manera general —dijo— «necesitamos mantenerla con esfuerzo y mucha disciplina». En las provincias de Camagüey, Pinar del Río, Sancti Spíritus, Holguín, Las Tunas y Villa Clara, que manifestaron la mayor incidencia de la enfermedad al cierre de la semana, se concentró el 74 % de los casos.

Puntualmente sobre la estrategia de vacunación, el Ministro de Salud Pública aseguró que «continúa marchando bien». Más de 300 000 dosis se aplicaron el pasado 16 de octubre, lo cual evidencia un buen ritmo de inmunización.

Hasta ese día, detalló, el 99,2 % de la población cubana vacunable había recibido su primera dosis, y el 84,2 % la segunda. En tanto, el 69,2 % tenía completo su esquema de inmunización, lo cual incluye la aplicación de Soberana Plus a los convalecientes.

Como es habitual en estos encuentros, se intercambió a través de videoconferencia con las autoridades gubernamentales de las diferentes provincias, y se conoció acerca de la estabilidad en el suministro de oxígeno medicinal y de la situación electroenergética.

Desde territorios como el de Pinar del Río, el de mayor tasa de incidencia por cada 100 000 habitantes en los últimos 15 días, con 1 605,3, se supo, por ejemplo, que ese indicador sanitario descendió en un 58,4 % respecto a la semana anterior.

Asimismo, se enfatizó en que Camagüey, aun cuando logra un mejor comportamiento de otros indicadores, debe trabajar para mantener una mayor estabilidad en su tasa de incidencia.

Más allá de la disminución que se manifiesta en las cifras asociadas a la epidemia en Cuba, el reto ahora está en ser capaces de avanzar con sostenibilidad en el control de la enfermedad, sobre todo en momentos en que se acerca el anhelado regreso de todos los estudiantes a las aulas. (Yaima Puig Meneses)

Video: 

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.