Arriba a Cuba buque dominicano con ayuda humanitaria

El país caribeño envió a la Isla un cargamento de aproximadamente 90 toneladas, que incluye materiales para la construcción, entre otros artículos.

Mercedes López Acea, vicepresidenta del Consejo de Estado, recibió a tripulación del buque de la Armada de República Dominicana.
La vicepresidenta del Consejo de Estado, Mercedes López Acea, dio la bienvenida al buque dominicano. (Foto: Jorge Legañoa Alonso/ACN)
Visto: 445

Un buque con ayuda humanitaria para los damnificados por el huracán Irma arribó ayer a La Habana, procedente de República Dominicana.

El capitán de Fragata MacDonal Belliard González, al frente de la embarcación, explicó que se trata de un cargamento de aproximadamente 90 toneladas, que incluye materiales para la construcción, colchones, plantas eléctricas, entre otros.
Añadió que su país también fue afectado por Irma, pero «estos son dos pueblos hermanos; no importan las adversidades que nos azoten, siempre tenemos que darnos la mano y apoyarnos».

Igualmente, Mercedes López Acea, miembro del Buró Político y vicepresidenta del Consejo de Estado, agradeció la ayuda solidaria a nombre del Estado y el pueblo de Cuba.

Este gesto es la expresión del sueño «nuestro americano» de Martí, y la muestra de que nuestros países fortalecen su amistad, incluso cuando la naturaleza los azota, señaló.

La relación histórica entre nuestros pueblos se reafirma hoy con este gesto ―expresó, por otra parte, Joaquín Gerónimo Berroa, embajador dominicano en Cuba―: un gesto sencillo ante la gran demanda de recursos y trabajo que tiene Cuba ahora, pero lleno de voluntad de lucha frente a todas las adversidades. (Jesús Jank Curbelo) 

  • Jorge Perez helguera

Hacia dias que no venia a leer el periodico de mi ciudad natal, muchas gracias a la persona que publico el articulo de historia y desarrollo de la hermana Republica Dominicana, que si bien es cierto tiene aun problemas que solucionar, creo que lo estan haciendo muy bien, y nosotros los cubanos podemos aprender mucho de los "tigres"" dominicanos, yo he visitado varias veces Republica Dominicana y en cada viaje noto los cambios, a pesar de que puedan persistir temas de desigualdad, es un pais en desarrollo, organizado con inversiones y muchas cosas modernas entrando y aplicandose, nuestro pais deberia de dejar un poco la soberbia y mirar cerca ver como lo han hecho ellos, sin mucho ruido estan construyendo una gran nacion.

  • Historia

Desarrollo Económico en República Dominicana: Un análisis por Modos de Crecimiento y Modelos Productivos.

Esta investigación tiene como objetivo principal, el poder identificar los modos de crecimiento y modelos productivos presentes en el desarrollo económico de la República Dominicana. Dicho esto, aquí empieza este ensayo.

En los últimos veinte años la República Dominicana ha sido una de las economías de más alto crecimiento en Latinoamérica, con un crecimiento promedio del PIB en torno al 5,4 por ciento anual entre 1992 y 2014. A pesar de este fenomenal desempeño económico, la pobreza hoy en día es más alta que en 2000. La pobreza aumentó del 32 por ciento de la población en 2000 a casi 50 por ciento en 2004, tras la crisis financiera y económica de 2003, para descender gradualmente al 41 por ciento en 2013. Data más reciente indica una reducción al 35.8 por ciento del PIB en 2014.

De acuerdo con los indicadores del Doing Business 2015 del Grupo del Banco Mundial, la República Dominicana junto a Jamaica y Trinidad Tobago estuvieron entre los países que más reformas implementaron en Latinoamérica haciendo más fácil para los empresarios locales el hacer negocios reduciendo el número de documentos necesarios para importar y exportar; fortaleciendo la protección a inversores minoritarios mediante mayores derechos de los accionistas y requisitos para una mayor transparencia corporativa; y mejorando el sistema de información de crédito mediante la aprobación de la nueva ley que regula la protección de datos personales y las operaciones de instituciones de informes de crédito.

En décadas recientes el país también ha transformado su base económica y ha diversificado sus exportaciones. Mejoras en el clima de negocios facilitaron el comercio internacional y fomentaron el crecimiento de las exportaciones. Sin embargo, se hacen necesarias reformas futuras para que el país mantenga su competitividad en la región y más allá.(Banco Mundial, 2015)

Pero, no es posible hablar de desarrollo económico sin matices humanos como nos aclara América Bastidas Castañeda en su libro. Por lo que hablar del desarrollo económico en la República Dominicana significa trascender la descripción cuantitativa de las principales variables macro-económicas.

La macro-economía tiene dos “talones de Aquiles”, el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos y los déficit fiscales, que se financian con deuda pública interna y externa, la cual ha llegado a niveles que exigen una política definida para su contención. (Ramón, Los retos de la República Dominicana, 2011).
Contexto Histórico

Para caracterizar el modelo de desarrollo de la República Dominicana, debemos tener el marco histórico como referencia para poder realizar comparaciones.

Los acontecimientos políticos se adoptan como criterio de periodicidad, es porque el siglo XX es visto antes, durante y después de Trujillo. Generalizando de esta manera a la sociedad dominicana del siglo le correspondió el paso de una sociedad rural, basada en la producción agrícola de plantación y auto-consumo, caciquil, patriarcal y bucólica, hacia una sociedad urbana basada en la producción industrial y de servicios, democrática, burguesa y modernista. Entre ambos momentos, existió un periodo de transición, en el que la dictadura determinó el conjunto de la vida económica y social, y la relación política fue la característica más notable. Dicho esto tenemos que el primer periodo avanza hasta 1930, el segundo (de transición) va desde 1930 hasta 1961, y el tercero desde 1961 hasta el presente. Asimismo influyeron en la economía acontecimientos internacionales.

La entrada, en el siglo XX, de la República Dominicana en el concierto del mercado mundial capitalista estuvo vinculada con la estrategia de la política económica norteamericana en el Caribe. Y aunque la Convención de 1907 haya sido el punto de partida para establecer relaciones comerciales capitalista, el hito económico más importante entonces es la Intervención de 1916, a partir de la cual se expandieron las relaciones capitalistas, tanto en el área comercial como en actividades productivas y bancarias.

Más tarde, el primer conflicto bélico a escala mundial significo asegurarse de los mercados de materias primas. Esto junto con la incorporación de dos bancos privados con capital extranjero consolidó en el país tanto la economía de plantación de productos de exportación, basada en la fuerza de trabajo de bajos salarios, como la economía de auto-consumo agropecuario, con una manufactura artesanal y exiguo capital extranjero, lo cual provoco un debilitamiento en el mercado interno.

Modelo Agro-exportador

La crisis de 29 conllevo al desarrollo de un mercado de bienes industrializados y al afianzamiento y ampliación del monopolio en el mercado mundial; la Segunda Guerra Mundial, por el contrario, fracciono la hegemonía capitalista mundial, determinando mayor agresividad del capital comercial, bancario e industrial. La República Dominicana, como los países del sur, se concentró en la producción agro-exportadora como parte de una estrategia de competencia en el mercado capitalista monopólico mundial, basada en precios bajos.

Aun dentro de la economía de auto-consumo, se inició lo que se conoce como modelo agro-exportador con base en la modernización tecnológica de la industria azucarera. Sin embargo, se mantuvo la misma forma de contratación de la fuerza de trabajo, heredada de la economía de plantación.

Se marcó el paso de la manufactura artesanal a la industrial; y, junto a la banca comercial, se incorporó la banca de fomento especializada. A la banca comercial de capital extranjero, se incorporó el Banco de Reservas del país y más tarde se creó el Banco Central. En ese proceso se consolidaron las relaciones comerciales con Estados Unidos.

En ese periodo, el país paso por un proceso de acumulación, concentración y centralización del capital, que se invirtió en agricultura, ganadería, industria, banca, medios de comunicación, en manos de un gran poder personal. El proceso de acumulación del capital, coincide en el ámbito político con las características que perfilaron la dictadura trujillista.

Por otra parte, comenzó a diferenciarse la vida material por regiones. En el área rural, la satisfacción de necesidades se limitó a la subsistencia; y, el área urbana, se distinguió por la producción de bienes manufacturados. Esa diferencia establecida, produjo que la calidad de vida urbana fuera mejor, porque se tenía acceso a más recursos.

En el área social, se incrementó la ocupación industrial, el empleo burocrático y la incorporación de campesinos a las Fuerzas Armadas, además de que se controló por la fuerza la migración interna e internacional desde Haití. Pese al aumento de consumo de bienes materiales alcanzado hasta 1961, el modelo de desarrollo de acumulación trujillista, finalmente, generó una sociedad castrada en su vida espiritual, sin participación democrática y coartada en sus libertades individuales.

Sustitución de exportaciones

Para la sociedad dominicana, la Revolución Cubana tuvo gran influencia internacional, puesto que materializo, para finales de la década de los cincuenta, la aspiración más profunda de los pueblos: democracia. A ese periodo de lucha, le correspondió el fin de la dictadura de Trujillo, lo cual ha sido el cambio más positivo del siglo XX.

El crecimiento de la economía se identifica con el crecimiento de la producción agro-minera exportadora y de la manufactura, resultado del inicio del proceso de sustitución de importaciones. Este proceso expresa los cambios que se han operado en el país registrados en las cuentas nacionales.

(Bastidas Castañeda, 2003)

Tras la muerte de Trujillo, ya era evidente la debilidad de nuestra economía para aprovechar con plenitud las condiciones que se ventilaban en el horizonte; un mercado pequeño, con trabas estructurales especificas en los sectores primarios de la economía, como la agricultura, que impedían homogeneizar el dinamismo económico en todo los sectores. Además las técnicas utilizadas y la estructura económica se combinan con una mentalidad paternalista e autoritaria, atrasada y de depredación, que perdura en parte hasta nuestros días, generalizada en el pensar nacional. Por último, estaban las trabas de una de variables no tan fácil de cuantificar como el clientelismo o la lucha de intereses entre la oligarquía que intentaba apropiarse de los bienes estatales.
PIB real y crecimiento económico en la República Dominicana(1960–2011) (PIB 1991=100)

Luego, entre 1962–1966 se presentan serios problemas de resistencia al cambio en las condiciones estructurales de la economía, el peso en las diferencias tecnológicas entre sectores de la economía y el grado de modificación de la condición mental de la población dominicana. De ahí la inestabilidad política y las interrupciones del modelo económico seguido por el estado, que se vio inclusive envuelto en un proceso de reciclaje de políticas a partir de 1966, al momento en que los estados reintegran en sus programas políticas económicas que se habían agotado en el pasado.

Ya en 1975 Calos Acuasiti, considero el sector agrícola como la principal traba al despegue del crecimiento, por lo que el desplome de la participación de la agricultura en el crecimiento de la riqueza nacional paso a ser un problema estructural de la economía dominicana, lo que se tradujo en una migración masiva de la población hacia los centros urbanos y la estandarización de la pobreza en las zonas rurales de nuestro país. En esta década se consolido el modelo de Zona Franca y Turismo, por tanto las exportaciones de los cuatro productos tradicionales se ve reducida. además la caída de los precios del azúcar debilito las posibilidades del gobierno de adquirir dinero por esta vía. es decir que, según Ceara Hatton, en la década modifico el patrón de acumulación de capital y redujo el impacto multiplicador del gobierno en la economía, esta situación se ve mejor reflejada en los primeros intento del estado dominicano por hacer frente a la crisis internacional que golpeo la economía en la siguiente década.

En la década de los 80’s la economía dominicana se inscribió en el contexto de crisis que sacudió a las economías latinoamericanas. Martínez Aponte, señala que la situación internacional fue el común denominador en el proceso de inflación y desajustes macro-económicos que vivió el país (Las economías desarrolladas sufrían grandes déficit fiscales). Como consecuencia, la producción agro-minera exportadora perdió importancia por la escasez de recursos y se implementó el modelo de servicios. A esta situación se sumó el deterioro de las condiciones de intercambio en el comercio exterior, la elevación de los precios del petróleo, el aumento de las tasas de interés en los mercados internacionales y el endurecimiento del crédito externo limito la disponibilidad de fondos externos lo que limito bastante la capacidad de demanda de la economía dominicana, la depreciación del tipo de cambio, entre otros, desemboco en un empobrecimiento de la nación mientras. En conclusión teníamos menos capacidad de pagar la deuda en un contexto de mayor inestabilidad macro-económica y pobreza en el territorio nacional.

A partir del 1990, el país firmo un acuerdo con el FMI y se compromete a realizar una serie de cambios estructurales que precedieron una aceleración en el ritmo de crecimiento según el PNUD. Con los cambios de corte neo liberal tanto en el sector fiscal y financiero se acentuaron ciertas condiciones en la economía dominicana, entre estos: las diferencia entre los sectores productivos a nivel nacional y en términos regionales, la urbanización de la población dominicana, la apertura de la económica y el crecimiento de la desigualdad a nivel nacional. Los indicadores sociales en resumen eran aun desalentadores previo los avances que emperezaban a evidenciarse en los indicadores.

En cuanto a las consideraciones ambientales, ya en 1990, en medio de la apertura económica y los ajustes estructurales que plantearon las reformas a finales de los 80’s, el PNUD planteaba serios problemas ambientales, como perdidas de especies, uso ineficientes de suelos al lado del agotamiento de la fronteras agrícolas de todo el territorio nacional. Así en este contexto, dimos la bienvenida al nuevo milenio, en medio de un proceso de privatización de una serie de empresas estatales y la consolidación del sector servicio.

La primera década del siglo XXI, la economía enfrento la crisis financiera de la quiebra bancaria en el 2003, la crisis de los alimentos en 2007, la crisis de los precios del petróleo 2008, la crisis inmobiliaria de las hipotecas suprime 2008 y nuevamente se ha recrudecido en el 2010 la crisis alimentarias. El sector servicio representa el 54% de la economía dominicana, gracias al peso del sector informal (57%) en la economía y la rigidez en el crecimiento de los sectores primarios de la economía. Adema persiste el problema eléctrico, se acelerara el grado de degradación ambiental, persisten los problemas en los sectores primarios (Agrícola e industrial), las condiciones de salud y educación dejan mucho que desear mientras persisten los problemas institucionales y los desajustes comercial externo junto al estancamiento en el sector zona franca y turismo ha permitido que cerca del 75% del crecimiento económico en el país, se esté concentrando en los sectores no transables de la economía.

(Ramírez, s.f.)

Lamentablemente el desarrollo económico, aunque ha tenido muchos cambios, así como altas y bajas, sigue siendo un factor preocupante para el país, puesto que a nivel político, social, a nivel productivo estamos fallando, no existe un balance y por tanto la economía continúa recayendo. Inevitablemente se requiere más prudencia en el manejo de las finanzas privadas y públicas y simultáneamente se necesita de la participación del sector privado para la reactivación de la economía.

Paradójicamente, esto es lo que han estado haciendo las economías emergentes, tal y como lo señala Robert Zoellick, presidente del banco mundial (2010), quien destaca que lo que está haciendo que funcionen mejor las economías emergentes, potenciando el crecimiento y el empleo es:

- Invertir en infraestructura, que se debe potenciar el crecimiento sin requerir fondos del gobierno.

- La implementación de reformas hacia la desregulación y la flexibilidad de sus economías; y

- Entender que una recuperación sostenible requiere revivir al sector privado.

Según el autor José Luis De Ramón, las preocupaciones para el futuro cercano se concentran en:

- Debilidad de las instituciones y continuo socavamiento del imperio de la ley.

- Menor crecimiento de la productividad.

- El hecho de que la distribución del ingreso sigue siendo más desigual que en cualquier otro lugar del planeta.

- Aumento de la delincuencia.

(Ramón, Los retos de la República Dominicana, 2011)

Estos factores preocupantes en su mayoría ocurren por el desconocimiento y la falta de educación de la población. Lo que nos pone a reflexionar ¿Qué estamos haciendo? ¿Quiénes somos como país y en que nos queremos convertir?

Una manera de analizarnos que plantea De Ramón es a partir de los reportes que realiza anualmente el World Economic Forum (WEF), que evalúa todas las economías del planeta en cuanto a su capacidad de competir. WEF entiende que un país podrá competir mejor en la medida de que mejores sean lo que denominan “requerimientos básicos”. De esta forma simplificada se puede entender que:

1. El estado de las instituciones y el imperio de la ley,

2. La calidad y cobertura de su infraestructura,

3. La estabilidad macroeconómica; y

4. El estado de su salud y educación básica, son la base para la competitividad de un país.

Ya que el crecimiento del país ha sido en su mayoría excluyente, existen por ende desafíos para contrarrestar eso y tener un crecimiento inclusivo. Estos desafíos son:

Mejorar el clima de negocios para impulsar la inversión y la creación de puestos de trabajo: Los sectores tradicionalmente generadores de empleo, como las manufacturas, han crecido en años recientes más lentamente –por ejemplo- que telecomunicaciones y minería, que tienden a generar menos puestos de trabajo. Gran parte de los puestos de trabajo que se crearon desde el 2000 han sido poco cualificados, en industrias menos productivas, y en el sector informal. A consecuencia de la crisis del 2003 y el declive de los textiles, el salario real promedio disminuyó un 27 por ciento desde el 2000, y no se ha recuperado, aun cuando la productividad laboral aumentó significativamente en los sectores líderes de crecimiento. Mejoras en la política de competitividad y en el clima de inversión, asegurar fuertes encadenamientos que comprendan las zonas turísticas y de procesamiento de exportaciones y las de manufactura y la agricultura, y el fortalecimiento de la calidad de la educación y la aplicación de políticas de capacitación laboral, podrían ayudar a crear más y mejores puestos de trabajo.
Promover una política fiscal equitativa, eficiente, transparente y sostenible: El país ha dado pasos importantes para fortalecer el manejo de la deuda y contener los déficits desde 2013, con la mira de mantener la relación deuda/PIB (48,5 por ciento del PIB en 2014) dentro de los niveles sostenibles. El actual sistema tributario se ve obstaculizado por la baja recaudación fiscal en relación al PIB (14 por ciento) y por la dependencia excesiva de los impuestos indirectos que tiende a ser regresiva. Al mismo tiempo las exenciones fiscales exceden 6.7 del PIB. Una revisión de las exenciones mientras se protege a los más pobres, ayudaría a ampliar la recaudación fiscal para financiar servicios públicos esenciales y promover la inclusión social. En la parte del gasto, los retos claves incluyen la financiación adecuada de servicios públicos básicos tales como como agua y saneamiento, y una educación y salud de calidad. La reorientación de las partidas presupuestarias para alcanzar resultados de calidad y fortalecer los sistemas del manejo de las finanzas públicas es una prioridad para lograr una política fiscal eficiente y transparente.
Mejorar la prestación de servicios públicos a los más pobres: La RD ha tomado medidas importantes en años recientes para expandir la cobertura de las redes de seguridad social, mejorar la focalización y condicionar las transferencias a acciones que amplíen la educación y la salud. La cobertura también se ha expandido significativamente en cuanto a servicios claves tal como el Servicio Nacional de Salud y medicinas esenciales. De interés particular ha sido el esfuerzo para asignar un presupuesto equivalente al 4 por ciento del PIB a la educación pre-universitaria (de un 2.3 por ciento en el 2012)lo cual ha permitido la construcción de miles de escuelas y tandas más largas lo cual se traduce en más aprendizaje. Al mismo tiempo el acceso a los servicios públicos básicos permanece desigual y de baja calidad particularmente para los más pobres. Por ejemplo la RD tiene una alta proporción de partos atendidos por profesionales de la salud, sin embargo, las tasas de mortalidad materna e infantil están por encima del promedio regional. Los resultados de las pruebas educativas también están por debajo de la media regional. Una mejor focalización, monitoreo y evaluación y capacitación además de incentivos tales como financiación por resultados podría ayudar a mejorar la prestación de los servicios.

(Banco Mundial, 2015)

Ahora bien, es muy importante identificar e incorporar los modelos productivos y el modo de crecimiento empleado.
¿Qué entendemos por modelo?

En ciencias sociales, un modelo suele concebirse de cuatro formas diferentes. Cada una ele esas concepciones plantea dificultades, aunque encierra al menos un aspecto que conviene tener en cuenta para lograr una concepción más ética.

* Un ideal por alcanzar

En la gran tradición de la Organización Científica del Trabajo, el modelo es el sistema de producción que garantiza los mejores resultados.

*La estilización de un conjunto de rasgos existentes realmente

El modelo es una especie de mapa a escala reducida de las prácticas socio-productivas.

* Una construcción de encadenamientos lógicos, partiendo de comportamientos supuestamente fundamentales de los actores.

En este caso, el modelo es de hecho un método para delimitar la coherencia de una configuración socio-productiva, partiendo de una construcción teórica que representa supuestamente el núcleo duro de los comportamientos de los actores.

* Una respuesta coherente a los problemas surgidos de las anteriores evoluciones

Para entender su significado, se han analizado los cambios técnicos, organizacionales, de gestión, y sociales como respuestas a los problemas surgidos de la misma dinámica, bien del estadio anterior de la división del trabajo, bien del modelo productivo anterior y del régimen institucional correspondiente.

* El modelo productivo como proceso nada intencionado de cambios pertinentes externos y coherentes internos

El examen crítico anterior ha llevado a concebir el modelo productivo como un proceso, natía intencionado, de pertinencia externa y coherencia interna de los cambios técnicos, organizacionales de gestión y sociales para dar una respuesta a los nuevos problemas de rentabilidad económica y aceptabilidad social, nacidos de la dinámica del modelo anterior y de la transformaciones del contexto competitivo, macro-económico y social.

(Boyer & Freyssenet, 2003)
Los modos de crecimiento

Una fuente principal de la renta nacional y una forma de distribución de dicha renta los caracterizan.

En la República Dominicana, se han observado dos maneras de distribución de la renta:

- La distribución competitiva

- La distribución desigualitaria

De las anteriores tenemos que los modos de crecimiento presentes en nuestra historia, debido a que reúnen las características propias del desarrollo económico nacional son:

Competitivo y sometido a la competencia.
Competitivo y consumidor
Competitivo y exportador precio.
Desigualitario y rentista.

· El modo competitivo y sometido a la competencia, fue el de la República a la entrada, en el siglo XX, en se internó en el mercado mundial capitalista, y luego la expansión de las relaciones capitalistas. También cuando la Segunda Guerra Mundial, que la República Dominicana se concentró en la producción agro-exportadora como parte de una estrategia de competencia en el mercado capitalista monopólico mundial, basada en precios bajos.

· El modo competitivo consumidor, cuando el país paso por un proceso de acumulación, concentración y centralización del capital, que se invirtió en agricultura, ganadería, industria, banca, medios de comunicación, en manos de un gran poder personal, que coincide con el periodo trujillista.

· El modo competitivo y exportador-precio, un ejemplo es cuando el primer conflicto bélico a escala mundial, que significó para el país el aseguramiento de los mercados de materias primas internacionalmente. Esto junto con la incorporación de dos bancos privados con capital extranjero consolidó en el país tanto la economía de plantación de productos de exportación, basada en la fuerza de trabajo de bajos salarios, como la economía de auto-consumo agropecuario, con una manufactura artesanal.

El crecimiento de la economía se identifica con el crecimiento de la producción agro-minera exportadora y de la manufactura, resultado del inicio del proceso de sustitución de importaciones. Este proceso expresa los cambios que se han operado en el país registrados en las cuentas nacionales.

· El modo desigualitario y rentista, este modo de crecimiento ha estado presente a lo largo de toda la trayectoria del país, a pesar de que se hagan presentes los modos anteriores. La renta nacional desde siempre, unas veces más que otras, mal distribuida.
Modelos productivos

“Como una industria implementa una estrategia de rentabilidad bajo un modo de crecimiento.”-Carlos Artilez

Los modelos productivos observables en el entorno nacional son:

· Modelo Agro-exportador, surgió en la segunda mitad del siglo XIX en Argentina y América Latina, debido a la consolidación de un sistema económico basado tanto en la producción de materias primas agrícolas como en la exportación de las mismas a los países centrales. Fue la consecuencia directa de la entrada casi ilimitada de inversiones y capitales extranjeros, que permitieron entonces reactivar la economía. Como leímos anteriormente, dentro de la economía de auto-consumo, se inició lo que se conoce como modelo agro-exportador con base en la modernización tecnológica de la industria azucarera. Aunque se mantuvo la misma forma de contratación de la fuerza de trabajo, heredada de la economía de plantación.

· Modelo de desarrollo de acumulación trujillista, que generó una sociedad castrada en su vida espiritual, sin participación democrática y coartada en sus libertades individuales. Considero esto como un modelo productivo de la época, ya que en la dictadura, todas las industrias y empresas estaban bajo el mando de Trujillo; no obstante eso, la población tenía la obligación de adquirir los productos de dichas empresas, en caso de necesitar un producto fabricado allí.
Conclusiones

De manera conclusioria, podemos destacar que República Dominicana ha pasado por mucho, y una ventaja notable es que a pesar de todo aquello sigue adelante. Indiscutiblemente, el hecho de ubicarse en la historia ayuda mucho luego en el momento de dar contexto a un tema como lo son los modelos productivos y modos de crecimiento.

Por otra parte, hacer investigaciones y análisis de este tipo, nos muestran una realidad que está viviendo un país, y nos ayuda realmente a identificar los fallos a través del tiempo que se han cometido a nivel económico, social y político, cosa que nos afecta a todos. Asimismo, podemos a partir de este tipo de reflexion no solo identificar los fallos sino tambien idear soluciones.

  • Jorge Perez helguera

Que bueno, los hermanos Dominicanos son solidarios con Cuba desde las guerras de independencia, por otro lado hace unos años Dominicana era un pais pobre, muy pobre mucho mas pobre que Cuba, hoy en dia tienen una economia en desarrollo, modernas carreteras, en la capital hay metro, exelente servicio de transporte, telefonia celular a precios módicos con modalidades 3G, 4G, LTE.., creo que hay que levantar la cabeza y mirar un poco hacia nuestros vecinos caribeños......

  • Depe

¡¡QUE BUENO!!
Hace falta q la ayuda no se quede solo en La Habana