Exigen en la ONU fin del bloqueo a Cuba

Varios mandatarios se han referido a la necesidad de que Estados Unidos deje de aplicar medidas extraterritoriales.

Ilustración sobre el bloqueo
(Ilustración: Alfredo Martirena)..
Visto: 416

NACIONES UNIDAS.–El llamado a poner fin al bloqueo económico, financiero y comercial de Estados Unidos se ha hecho sentir en la Asamblea General de la ONU, cuyo segmento de alto nivel inició el martes último.

El presidente de Bolivia, de acuerdo con PL, calificó el cerco vigente por más de 55 años como una política injusta y fracasada. Agregó en su intervención ante el plenario que Estados Unidos no solo debe levantar el bloqueo, sino reparar los daños al pueblo cubano y devolver el territorio que ocupa ilegalmente su base naval en Guantánamo.

Luis Guillermo Solís, mandatario costarricense, denunció también los elevados costos humanos, económicos y sociales para la población de la Isla como resultado de las sanciones de Washington.

De acuerdo con Solís, las agresiones económicas unilaterales carecen de eficacia y constituyen métodos de castigo que lesionan gravemente los derechos de los pueblos al bienestar y al desarrollo.

En la segunda jornada del 72 periodo de sesiones de la Asamblea General, celebrada este miércoles, el presidente de Guyana, David Granger, exigió el cese inmediato de esa política hostil que frustra el derecho de Cuba al desarrollo.

Por su parte, el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, recordó que en la Cumbre de las Américas del 2015, efectuada en su país, se dio un acercamiento histórico entre los mandatarios de Cuba y Estados Unidos. En ese sentido, abogó por mantener la disposición al diálogo, la paz social y la unidad  de cara a la próxima cita en Lima, Perú.

  • Fernando González Guerra

Mi trump/pada.
Señor presidente Donald Trump.
Al terminar de leer su discurso en Naciones Unidas le confieso que en ningún momento sentí sorpresa y mucho menos miedo, mi lectura la hice como un simple ejercicio de reafirmación del concepto que tengo de usted. La humanidad, no puede esperar nada más del señor presidente del imperio.
Su prepotencia raya el absurdo, sus gestos de desprecio por todas y todos, su arrogancia, constituyen una ofensa a los más elementales principios de la educación, los valores y un ataque a los que consideramos la posibilidad de un mundo justo, a los que rechazamos políticas imperiales, injerencistas y en la misma medida, contribuye también a ganarse el rechazo cada vez mayor del pueblo norteamericano, de sus intelectuales y artistas, de aquellos que votaron por usted o no, de los millones de inmigrantes.
Usted no habla de multilateralismo, de cooperación internacional, imprescindibles en estos momentos para enfrentar los graves problemas que amenazan la propia existencia humana, usted manipula, en actitud grotesca invoca al concepto de soberanía y prosperidad del imperio, despreciando la voluntad y aspiraciones de millones de personas en el mundo.
Con su lenguaje amenazante y hostil, muy lejos de todo principio ético y de los valores universales expresados en la propia carta de las Naciones Unidas, niega el derecho que tenemos todos los pueblos a la libre determinación.
Soy cubano, vivo orgulloso de pertenecer a un pueblo de estirpe mambisa, de nuestros padres fundadores recibí lo más avanzado del pensamiento ético y revolucionario, tradición que nos ha acompañado siempre, ella nos llegó de Martí en su plenitud mayor y Fidel tuvo el genio de conjugarlas con nuestro socialismo.
Crecí en revolución y soy fruto de ella, en la misma medida crecí con el bloqueo imperialista, estudié y eduqué a mis hijos bajo este criminal intento de doblegar la capacidad de resistencia de mi pueblo, nuestra capacidad de luchar por la defensa de nuestra independencia y ese ideal de justicia, como “ sol del mundo moral” heredado de lo más encumbradas luces del pensamiento patriótico cubano.
Nada ni nadie nos asusta, usted pertenece a los hombres “que odian y deshacen” yo soy hijo de un pueblo donde sus mujeres y hombres “aman y fundan”, hace muchos años señor Trump el Héroe Nacional de la Independencia José Martí nos enseñó que “La libertad cuesta muy cara, y es necesario, o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio.”
Si el precio por la defensa de nuestra Revolución Socialista, de nuestros principios solidarios con todos los pueblos del mundo, de nuestra decisión de no claudicar jamás ante presiones y amenazas imperiales es el de seguir resistiendo su criminal bloqueo, lo asumiremos con la misma voluntad y capacidad de resistencia demostrada durante más de medio siglo.
Como millones de cubanos firmé el compromiso expresado en el concepto de Revolución de nuestro Comandante en Jefe, esto nos permite valorar con siempre las circunstancias y las realidades como sentido del momento histórico, de defender la libertad como el valor más preciado de todos los cubanos, Revolución que nos ha enseñado a emanciparnos por nosotros mismos, a desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro de nuestro ámbito social y nacional, a defender los valores en los que creemos al precio de cualquier sacrificio, con modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo, Revolución que nos ha enseñado a luchar con audacia, inteligencia y realismo.
Usted agrede a un pueblo que tiene la convicción más profunda que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y de las ideas.
Usted señor presidente Donald Trump, embriagado en esa locura de sentirse como el nuevo emperador del mundo desconoce que una Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo.
Y por esa Revolución Socialista millones de cubanos estamos dispuestos a dar hasta nuestra propia vida.
¡Yo soy Fidel! Señor Trump, "Puesto que usted ha decidido que nuestra suerte está echada, tengo el placer de despedirme como los gladiadores romanos que iban a combatir en el circo: Salve, César, los que van a morir te saludan. Sólo lamento que no podría siquiera verle la cara, porque en ese caso usted estaría a miles de kilómetros de distancia, y yo estaré en la primera línea para morir combatiendo en defensa de mi patria"
Esta son mis palabras de respuesta a su discurso, es decir mi “trump/pada” es también mi Trump/petilla.
Fernando González Guerra, villaclareño, “vencedores de obstáculos y dificultades”