Información del Consejo de Defensa Nacional

Tras el paso del huracán Irma, las provincias más afectadas fueron Camagüey, Ciego de Ávila, Sancti Spíritus y Villa Clara.

Derrumbe en vivienda de Caibarién tras paso del huracán Irma por Cuba.
En Cuba se reportan 158 mil 554 viviendas afectadas por el paso del huracán Irma. (Foto: Ramón Barreras Valdés)
Visto: 874

Como se conoce, entre el 7 y el 10 de septiembre, el país fue impactado por el huracán de gran intensidad Irma, el cual provocó severas inundaciones costeras, fuertes vientos e intensas lluvias, principalmente en la porción norte desde Camagüey hasta Artemisa.

Las provincias más afectadas fueron Camagüey, Ciego de Ávila, Sancti Spíritus y Villa Clara. Otros territorios como Guantánamo, Holguín, Las Tunas, Cienfuegos, Matanzas, Mayabeque y La Habana también sufrieron daños.

Aún se encuentran activados los consejos de defensa provinciales de La Habana, Matanzas, Villa Clara, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey, Las Tunas y Holguín; así como 57 consejos de defensa municipales de estos territorios, con el propósito de llevar adelante las acciones de recuperación.

A partir de los datos preliminares ofrecidos por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), y los partes que a diario rinden los tres jefes de las Regiones Estratégicas al presidente del Consejo de Defensa Nacional, podemos informar lo siguiente:

De un millón 863 mil 589 personas que fueron protegidas ante el paso del huracán Irma, 11 mil 689 continúan recibiendo apoyo estatal con alimentos y otros recursos de primera necesidad, en Ciego de Ávila, Camagüey, Villa Clara, Holguín, Sancti Spíritus, La Habana, Las Tunas, Matanzas y Guantánamo.

Se reportan 158 mil 554 viviendas afectadas: 14 mil 657 son derrumbes totales y 16 mil 646 parciales; además 23 mil 560 sufrieron pérdidas totales del techo y 103 mil 691 presentan daños parciales en la cubierta.

Para dar respuesta a esta situación, el Gobierno decidió que el Presupuesto del Estado financie el 50 % del precio de los materiales de la construcción que se comercializan a las personas damnificadas con la destrucción total o parcial de sus viviendas.

De igual forma, se ha bonificado el 50% del precio actual de venta minorista de bienes de consumo de primera necesidad para la población afectada, entre los cuales figuran colchones, productos de aseo e higiene, equipos de cocción y ajuares de casa. En los casos de mayor necesidad se ha bonificado el 100 % del valor de algunos surtidos.

Además, se inmovilizaron los inventarios de estos recursos y de materiales de la construcción en la red del comercio y se han puesto a disposición de los consejos de defensa provinciales para la atención priorizada a los damnificados.

Tras el azote del huracán Irma, se habilitaron alrededor de 900 puntos de ventas de comida elaborada, con precios módicos, en las zonas más abatidas. Del mismo modo, fueron reubicadas bodegas y otras unidades minoristas, en aras de mantener la venta de la canasta familiar normada, así como otros productos liberados.

Inmediatamente después del paso de este evento meteorológico, se comenzaron a recibir diversas donaciones, provenientes de gobiernos, asociaciones de amistad, empresas, organizaciones no gubernamentales, universidades, instituciones religiosas, entre otras entidades.

Estas muestras de solidaridad, que agradecemos en nombre del pueblo y gobierno cubanos, complementan los esfuerzos de nuestro país para resarcir los daños y a través de los sistemas de distribución establecidos se entregan, como es lógico de forma gratuita, a los damnificados.

También se potencia la comercialización de materiales de la construcción con el empleo de recursos disponibles en el país y el aporte de las industrias locales. Las medidas organizativas implementadas incluyen la ampliación de la red de venta para acercarla a los damnificados, unido a la selección y capacitación del personal.

El Sistema Eléctrico Nacional está prácticamente restituido y el 99,9% de los consumidores ya reciben este servicio, a pesar de que el impacto abarcó a casi todo el país y se dañaron totalmente dos torres de alta tensión, 3 mil 616 postes, 2 mil 176 kilómetros de líneas, mil 379 transformadores, mil 300 kilómetros de acometidas y diez subestaciones.

Las provincias que aún permanecen con afectaciones son Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Camagüey, que se encuentran a más del 98% de restablecimiento. Para hoy 29 de septiembre se espera concluir, en lo fundamental, el restablecimiento de los circuitos secundarios y primarios del país.

En el proceso de restablecimiento del sistema eléctrico del país es necesario destacar el trabajo de las brigadas mixtas de apoyo que se crearon en los territorios afectados para las labores de limpieza, poda, apertura de huecos y acarreo de postes.

En el sector de las comunicaciones, los principales perjuicios se produjeron en el sistema telefónico, con la interrupción de 246 mil 707 servicios de telefonía fija y mil 471 de datos. Además se dañaron 312 radiobases de la telefonía móvil, 27 torres y 4 mil 764 postes. Hasta el momento se ha restablecido el 95.3 de los servicios de telefonía y datos, y de radio y televisión.

Con relación a los viales, resultaron dañados unos 537 kilómetros. El mayor impacto se produjo en los pedraplenes de los polos turísticos de los cayos Santa María y Coco, en los que ya fue restituido el tránsito y se continúa trabajando para lograr su recuperación total.

Las inundaciones costeras afectaron un tramo de la Vía Blanca, en Mayabeque, así como los túneles de la Bahía de La Habana, Quinta Avenida y Línea, en la capital, que conllevaron a un trabajo ininterrumpido para extraer grandes volúmenes de agua. El restablecimiento de los sistemas técnicos de estas importantes vías de comunicación habaneras se logró en solo 13 días y para el próximo fin de semana ya se podrá transitar nuevamente por la avenida del Malecón, que también resultó seriamente dañada.

Pese a las afectaciones en el sector educacional, el curso lectivo recomenzó en todo el país gracias a la recuperación de un número importante de escuelas y a la implementación de otras alternativas en los territorios más azotados.

De las 980 instituciones de salud dañadas, han sido reparadas 289, lo que no ha impedido conservar la vitalidad del sistema y seguir brindando todos los servicios a la población. Además, se ha logrado mantener una situación epidemiológica estable, cuya atención deberá continuar de manera priorizada.

En la agricultura, las principales afectaciones se concentraron en el área avícola, con 466 granjas dañadas; de ellas, 348 ya han quedado listas. Asimismo, unas 95 mil hectáreas de cultivos varios recibieron el azote del huracán Irma, de las cuales se han recuperado más de 35 mil, entre las que se destacan 20 mil hectáreas de plátano. También se desarrollan siembras emergentes de hortalizas y cultivos varios de ciclo corto, con el propósito de garantizar el suministro de estos productos a la población.

El sector azucarero reportó alrededor de 338 mil hectáreas de caña afectadas, sobre todo en Camagüey, Ciego de Ávila, Villa Clara y Matanzas. No obstante, ya se han recuperado 180 mil y se labora en las restantes, en las cuales se calculan daños entre el 3 y el 20 %. Se trabaja con intensidad, igualmente, en el restableci-miento de los 20 centrales azucareros ubicados en el norte de Camagüey, Ciego de Ávila y Villa Clara, —que constituyen el 40% del total del país—, cuyas afectaciones se concentran en los techos.

En el Turismo, a pesar de las afectaciones, se ha trabajado intensamente, lo que ha permitido que todos los polos turísticos del país estén prestando servicios, excepto los Cayos del norte de Villa Clara y Ciego de Ávila, los cuales comenzarán sus operaciones con el inicio de la temporada alta y contarán con todas sus instalaciones listas para el 15 de noviembre.

Las lluvias que acompañaron al huracán Irma favorecieron la situación hidrológica de la isla, impactada por una intensa y prolongada sequía de más de tres años. El acumulado de precipitaciones en septiembre alcanza 256.4 milímetros, que representa el 137 % de la media histórica para este mes. Las provincias donde más ha llovido son Sancti Spíritus, Camagüey, Ciego de Ávila y Villa Clara, en tanto las menos favorecidas son Artemisa y La Habana, así como el Municipio Especial de la Isla de la Juventud.

Los embalses, por su parte, acumulan 6 mil 302 millones de metros cúbicos, equivalentes al 68.4 % de la capacidad total de llenado.

En cuanto a la red hidráulica, el 99 % de los acueductos han sido recuperados. Quedan interrumpidos cuatro sistemas: tres en Camagüey y uno en Villa Clara, lo cual afecta a 6 mil 961 personas, a quienes se les asegura el suministro con carros cisternas.

Se continúa trabajando en el proceso de elaboración de los informes de valoración de daños, bajo la dirección de la ONEI. Además se desarrollan evaluaciones de impacto ambiental posterior al desastre, rectoradas por la Agencia de Medio Ambiente.

El Consejo de Defensa Nacional reconoce la destacada labor de las Regiones Estratégicas y los consejos de defensa provinciales, municipales y de zonas. Igualmente resalta el apoyo y disciplina de la población que, de conjunto con las organizaciones de masas y otros organismos, ha trabajado arduamente en el saneamiento e higienización, acciones en las que también ha resultado significativa la participación de los ministerios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Interior. Para que el país logre resarcir en el menor tiempo posible todos los daños causados por el huracán, se hace imprescindible mantener el quehacer mancomunado y el espíritu de lucha que ha distinguido siempre a nuestro combativo pueblo.