Oscar López Rivera: Corresponde a los jóvenes enfrentar al imperialismo

Confirmó el líder independentista de Puerto Rico su visita a Cuba el próximo 12 de noviembre.

De izquierda a derecha, Fernando González, Oscar López Rivera y Elián González. (Foto: Tomada de Twitter).
De izquierda a derecha, Fernando González, Oscar López Rivera y Elián González. (Foto: Tomada de Twitter).
Visto: 341

Libertad es una palabra de significados relativos. Libres no fueron Fidel y los asaltantes al Moncada hasta un primero de enero de 1959, cuando vieron a su Patria redimida de los horrores del pasado; como libre no puede sentirse hoy el luchador independentista puertorriqueño Oscar López Rivera, cuando tras salir de una cárcel en Estados Unidos después de 36 años, ha visto que su tierra necesita de la lucha –esa que según Carlos Marx define la historia de la humanidad- hoy más que nunca.

Sin embargo, uno lo ve llegar al XIX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes y rodearse de jóvenes cubanos, ecuatorianos y de otras partes del mundo que se acercan a regalarle un abrazo o una frase de agradecimiento y apoyo, y parece como si por un instante Oscar se sintiera feliz, un tanto libre, más comprometido que nunca a compartir sus experiencias con las nuevas generaciones, para que la historia no se olvide, para que no se repita.

La defensa de los intereses colectivos se encuentran para este hombre, como para el Che, en primerísimo lugar, y por eso con el dolor que representa para su país la historia de 119 años de colonialismo, sentencia que “un gobierno representado por el señor Donald Trump solo demuestra en qué punto se encuentra el imperialismo hoy, qué se propone hacer, especialmente con Cuba y Puerto Rico, el Caribe y todos los países latinoamericanos. Por eso incumbe a todos, pero especialmente a los jóvenes, llevar esta lucha en contra del imperialismo”.

«Hoy como pueden ver en mi camiseta hay un mensaje sobre el asesinato que se está cometiendo contra el pueblo puertorriqueño. El presidente de Estados Unidos, después del paso del huracán María, ha llegado a Puerto Rico como un payaso a hablar a sus habitantes en la forma más indignante e insensible que podemos imaginar», dice sobre la visita que el mandatario norteamericano realizara recientemente a la nación puertorriqueña, y que trascendió en los medios por sus declaraciones humillantes y su imagen lanzando papel higiénico a los damnificados.

«El pueblo puertorriqueño está luchando duro, para vivir con un poquito de dignidad después del huracán. Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos es el que controla a Puerto Rico. No pedimos un cuerpo militar de 10 000 hombres. Nosotros necesitamos personas que estén dispuestas a trabajar para el futuro de la nación».

Muy cerca del stand de Cuba un joven se le acerca, le habla de las cartas que le enviaba a la prisión, de su lucha para lograr su excarcelación. Oscar agradece con humildad y cariño. Y es que para él, «el mundo entero depende de la juventud, es el futuro de toda sociedad».

«Todos los países de América Latina tienen que hacer lo posible por sacar de nuestros pueblos al enemigo común, pues el imperialismo no puede funcionar sin la ayuda de aquellas élites que se benefician de él… Ustedes están aquí denunciando con claridad meridiana lo que es el imperialismo, por ejemplo, el bloqueo que impone a Cuba, el colonialismo que enfrentamos los puertorriqueños, que pretende erradicarnos de la faz del planeta, porque el colonialismo destruye, deshumaniza».

Una sorpresa encontró Oscar López Rivera en el Main Media Centre de Sochi, y es que allí estaba su amigo de prisión y Héroe de la República de Cuba, Fernando González Llort, y en cálido abrazo se unieron también junto a Elián González.

«Mucho amor y agradecimiento por parte de todos los puertorriqueños que amamos la justicia y la libertad, y que amamos a Cuba. En Puerto Rico hay mucho amor para Cuba. Quiero que el pueblo cubano se sienta seguro de que estaremos con él hasta el último suspiro”, asegura el líder puertorriqueño y confirma su viaje, el próximo 12 de noviembre, a la Mayor de las Antillas. “Yo lo que quiero es abrazar al pueblo cubano», concluye.