No viralices la ignorancia

Junto al nuevo coronavirus, otra epidemia está azotando al mundo: la infodemia. No compartas la noticia hasta haberte leído este artículo.

Ilustración de Martirena
(Ilustración: Martirena)
Visto: 6295

Con la misma velocidad que se extiende por el mundo la COVID-19, corren las noticias falseadas o fake news por las redes sociales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha bautizado el fenómeno como infodemia o epidemia de desinformación, a la cual le debemos mucho del pánico generado, considerado un enemigo más en la lucha contra el nuevo coronavirus.

La pérdida de centralidad de la fuente y la posibilidad de que una información, imagen, o video se convierta en viral, disminuyen a menudo el interés por la veracidad de la noticia y las capacidades críticas de lectura de los usuarios para identificar lo falso. Los algoritmos de las redes también tienen su parte en la culpa ya que promueven lo popular, que no siempre es lo verdadero.

Desde principios de año, la rápida diseminación de información falseada en redes sociales y WhatsApp llevó a los gigantes tecnológicos Google, Facebook y Twitter a anunciar que combatirían la propagación de mentiras en sus plataformas.

El caso más reciente es el de Instagram. Serán retiradas todas las cuentas sobre el coronavirus del apartado de recomendaciones, a menos que estén ligadas a organizaciones de salud fidedignas. De igual manera, se les bajará el ranking a las historias y posts que tengan contenido relacionado con la pandemia y que hayan sido catalogados como falso por terceros.

Twitter ya prohibió anunció —a principios de marzo— que ofrecería anuncios gratuitos a la Organización Mundial de la Salud (OMS), garantizando así que los usuarios estén informados sobre la epidemia, sus riesgos y cómo reaccionar ante ella.

(Foto: Tomada de Internet)

Pero queda más por hacer por parte de los usuarios que de las redes. El sentido común nos debería hacer pensar y repensar qué retuitear o qué noticias «sorprendentes» vamos a enviar a nuestros grupos de WhatsApp y Facebook.

«Debemos beber un sorbo de agua al menos cada 15 minutos...». ¡Falso! No hay evidencia científica que respalde tal argumento, que no aparece entre las recomendaciones de la OMS.

«A partir de las 23: 00 horas nadie puede estar en la calle, pues helicópteros de la Fuerza Aérea pulverizarán desinfectante como parte del protocolo para erradicar la COVID-19». ¡Falso! Esta fake news comenzó en México, y ya es parte de cadenas de mensajes entre los cubanos.

(Foto: Tomada de Internet)

«El virus no puede transmitirse en zonas con climas cálidos y húmedos...». ¡Falso! Según reconoció la OMS, no hay experiencia científica al respecto. Con independencia de las condiciones del clima, en todos los países deben adoptarse medidas de protección.

«Tomar bebidas calientes (té, café o infusiones) previene la infección». ¡Falso! No hay prueba de que las bebidas calientes puedan acabar con el coronavirus. Tampoco la vitamina C y el limón previenen del contagio.

Medios católicos han aclarado a los internautas que el pedido del «trapo blanco» en las puertas no tiene que ver con una petición especial del Papa Francisco. (Foto: Tomada de Internet)

Y hasta Nostradamus se ha visto envuelto en las fake news: «En el año de los gemelos (2020) / Surgirá una reina (Corona) / Desde el oriente (China) / Que extenderá su plaga (virus) / De los seres de la noche (Murciélagos) / A la Tierra de las siete colinas (Italia) / Transformando en polvo (matando) / a los Hombres del crepúsculo (ancianos) / Para culminar en la sombra de la ruindad (hundimiento total de la economía)». ¡Falso!

Junto a la falsa profecía, circula este símbolo de 1555 que acompaña el anuncio del virus por Nostradamus. (Foto: Tomada de Internet)

El supuesto vaticinio, al margen de la lógica, reza una sucesión de afirmaciones tan perfecta que luce falsa. Además, ya los estudiosos del adivino han señalado que estos versos no aparecen en las Profecías de Nostradamus.

Varios clips de audio que circulan en WhatsApp provocan confusión a los destinatarios. (Foto: Tomada de Internet)

Es el momento de dudar de todas las noticias virales, y antes de reproducirlas, consultar los sitios del Ministerio de Salud Pública, de la OMS, los medios oficiales. No caigamos en la ignorancia, porque del cerebro de los ignorantes se está alimentando el pánico popular.

¿Cómo desinfectar tu móvil?*

1- Apaga el teléfono y quita el cover.

2- Utiliza un paño suave y sin pelusas o una mota de algodón.

3- Humedécelo ligeramente en agua tibia jabonosa o en alcohol isopropílico, en caso de tenerlo.

4- Con una esquina seca del paño, elimina el exceso de humedad.

5- Lava con abundante agua y jabón el cover.

LÁVATE LAS MANOS ANTES Y DESPUÉS DE USAR TU MÓVIL

*Aquí dejamos los tips de limpieza que tanto han pedido los lectores.

Se han publicado 7 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Shaggy

    Creo que es muy buena la aclaración, asi ya muchos podran saver como hacerlo

  • Alberto

    Deben publicar la desinfección del móvil en más medios ya que mas del 90 por ciento de la población usa móviles

    • Leandro

      Exactamente...

  • Bárbaro

    Cuando comienza el curso escalar

  • Álvaro Porras Álvarez

    Aún no hay vacuna capaz de eliminar el COVID-19,varias brigadas médicas de Cuba están brindando ayuda solidaria a otros países,Valientes especialistas dignos de cualidades éticas y de moralidad,se ofrecen para luchar contra esta epidemia.La mayor prevención para ello es el aislamiento total,y cumplir con las medidas establecidas. QUEDATE EN CASA,POR TU BIEN EL DE TU FAMÍLIA Y AMIGOS,yo cumplo con lo establecido,de esta forma ayudo a mi pueblo y tú??

  • osmani

    Les saludo en esta tarde, enviándoles un reconocimiento que no pueden expresar las palabras, a los que libran la batalla día a día por la prevención y contra la propagación del nuevo coronavirus, sanando enfermos y salvando vidas.
    El motivo que me inspira a escribirles el por la preocupación de algunos vecinos acerca de un artículo que aparece en la Ecured bajo el criterio de búsqueda “Homeopatía”. Suscitada la búsqueda a raíz del anuncio del empleo de PrevengHo Vir, como un elemento en la lucha contra esta pandemia que tanto daño ha causado al mundo entero en todas las esferas del desarrollo social, pero, sobre todo, en la salud y la vida, humanas.
    El referido artículo que aparece en la URL htttp://www.ecured.cu/Homeopat%C3%ADa, creó desconcierto, desconfianza e incredulidad en varias personas, acerca del uso de cualquier tratamiento donde la homeopatía esté presente, en cualquier contexto. Clasifica los principios de la homeopatía como ”(…)mucho más cercanos al curanderismo y a la brujería que a la ciencia (…) contradiciendo los principios básicos de la biología, la química, la física y el sentido común.” (cita textual, párrafo tercero)
    El objetivo de este comentario no es desvirtuar el empleo del PrevengHo Vir, sino el de alertar acerca de lo que puede provocar en estos momentos el referido artículo de Ecured, sitio web que tiene aceptación por un gran número de personas. No se puede olvidar que, retomando las palabras del Dr. Durán, que tan sencilla y magistral manera informa al pueblo día a día de la situación de la COVID 19, cada cubano tiene un médico dentro. También habría que agregar que tiene un investigador. Sobre todo cuando las TIC han acercado la información a través de Internet, al que tiene acceso un número considerado de la población cubana.

    • Rosinante

      Osmani, consulte su duda con el "brujo" que atiende en su consultorio médico. Ahora, en serio, le comento que la homeopatía desde siempre ha tenido un porciento elevado de detractores. De todos modos el empleo de este tipo de medicamentos lo puede "interpretar" como algo que, a muchos, les va a activar el "pensamiento positivo" sobre su protección frente a la enfermedad y eso, junto a las medidas orientadas, hace sentirse mucho mejor a las personas que están conscientes de pertenecer a los grupos de riesgo y al resto no le va a importar.

      Pues, como la psicología, es algo que facilita el bienestar de algunos y la desconfianza de otros.