¡Qué ruede el balón!

Definida la integración de los grupos eliminatorios después del sorteo efectuado en Moscú, la mesa ha quedado servida para la Copa Mundial de Fútbol-2018.

Logo y mascota del Mundial de Fútbol Rusia 2018.
(Foto: Tomada de Internet)
Visto: 365

La mesa está servida. Después de la ceremonia del sorteo, en la cual el presidente Vladimir Putin dio la bienvenida a las 32 selecciones que intervendrán en la XXI Copa del Mundo de Fútbol, solo falta aguardar por que llegue el ansiado 14 de junio de 2018, día en que en el estadio Luzhnikí, de Moscú, Rusia y Arabia Saudita echarán a rodar balón en el choque inaugural del magno certamen.

«Tendremos a los mejores equipos del mundo, aunque el trofeo solo será para el que más haya luchado por conseguirlo. Les deseo mucha suerte a todos los participantes», expresó Putin en su intervención este 1.o de diciembre.

Aunque, en verdad, se extrañarán algunos de los buenos: el cuatricampeón Italia —único monarca ausente— y Holanda, pero no se ganaron el derecho, y esto de alguna manera, sin mucho tiempo para el necesario análisis, incidió en que no exista, como en otras oportunidades, el clásico grupo de la muerte.

Así las cosas, el sorteo determinó que Rusia sea acompañada en el apartado A por Arabia Saudita, Egipto y Uruguay, primero en adueñarse del cetro en estas lides en el lejano 1930. En el B competirán el Portugal de Cristiano  Ronaldo, España, Marruecos e Irán.

El C lo encabeza Francia, situada junto a Australia, Perú y Dinamarca. La Argentina de Lionel Messi tratará de rememorar los 40 años de su primer galardón teniendo como adversarios iniciales en el segmento eliminatorio D a Islandia, Croacia y Nigeria.

El pentacampeón Brasil será el gran favorito del E, en el que estarán Suiza, Costa Rica y Serbia. Otro de los históricos, el actual soberano Alemania, tendrá de acompañantes en el F a México, Suecia y Corea del Sur, mientras que en la llave G se verán las caras Bélgica, el debutante Panamá, Túnez e Inglaterra. Por último, en el H lidiarán Polonia, Senegal, Colombia y Japón.

La Araña que tejió una leyenda

La figura de Lev Yashin (1929-1990) vuelve a reavivarse para recorrer de punta a punta el planeta, pues el pasado martes se presentó el póster oficial del mundial de fútbol, en el que puede verse la imagen del célebre arquero de equipos de la antigua Unión Soviética.

Lev Yashin y cartel del Mundial de 2018.
Lev Yashin, la Araña Negra, el gran portero seleccionado para la imagen del cartel del Mundial de 2018. (Foto: Tomada de Internet)

A las nuevas generaciones de seguidores del más universal de los deportes que se han deslumbrado con las atrapadas del español Íker Casillas, el italiano Gianluigi Buffon o el alemán Manuel Peter Neuer, tal vez les sea difícil imaginar que haya existido un hombre capaz de emular las hazañas de estos prominentes defensores de la puerta.

Créanlo o no, lo hubo. Nació en Moscú, se llamó Lev Ivanovich Yashin, pero todos lo conocieron como la Araña Negra por su habilidad bajo los palos y el color de su uniforme.

La Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Fútbol lo reconoció como el arquero del siglo XX. Tambien fue escogido como el deportista más destacado de la pasada centuria en Rusia.

Único portero en la historia que ha conseguido el Balón de Oro (1963), Yashin fue el líder indiscutible en la época dorada del fútbol soviético que se adueñó del título olímpico en Melbourne, 1956; el de la Eurocopa, en 1960 y obtuvo un resonante cuarto lugar en el mundial de Inglaterra, 1966, la tercera de las cuatro citas universales en que intervino.

El goleador de la selección portuguesa, Eusébio da Silva expresó en una ocasión que «Lev Yashin atajaba con clase y calidad, contrariamente a lo que se veía en esa época».

Su compañero de equipo Valeri Máslov, afirmó: «Yashin sabía cómo anticipar una situación de juego. En el campo era como un entrenador que juega».

El escritor uruguayo Eduardo Galeano (1940-2015), lo recordó de este modo: «Tapaba el arco sin dejar ni un solo agujerito. Este gigante de largos brazos de araña, siempre vestido de negro, tenía un estilo despojado, una elegancia desnuda que desdeñaba la espectacularidad de los gestos que sobran».

La Araña Negra falleció en 1990. En 1994 la FIFA puso su nombre al trofeo que se entregaba al mejor arquero de las Copas del Mundo hasta la versión de 2006. En la entrada al estadio del Dinamo de Moscú  hay una estatua en bronce en honor del mejor jugador de la historia del club, el portero que atajó más de 150 penalties.