El Cañón de Bejucal, otra muerte lamentable

Pocas horas después del fallecimiento del lanzador Jesús Guerra se conoció la triste noticia del deceso de Romelio Martínez, gran jonronero de la pelota cubana.

Visto: 867
Romelio Martínez, pelotero cubano fallecido el 17 de diciembre de 2017.
Romelio Martínez, el pelotero de mejor frecuencia de jonrones en series nacionales de béisbol en Cuba. (Foto. Tomada de Internet)

Día de coincidencia luctuosa este domingo 17 de diciembre. Horas después de haber dado a conocer el Jesús Guerra, adiós al primer pinareño que ganó 100 juegos Hernández, llegó otra lamentable noticia;  Romelio Martínez Hernández,  el Cañón de Bejucal , acaba de morir, víctima de un paro cardíaco, a los 52 años de edad. 

Nacido el 22 de agosto de 1965, el fornido toletero fue el cuarto bate natural de aquella poderosa tanda del equipo de la desaparecida Provincia Habana que integraban Luis Ignacio González, Gerardo Miranda, Pedro Luis Rodríguez y Juan Carlos Millán, entre otros; sin embargo, a pesar de esa gran cantidad de hombres de poder aquella generación no pudo disfrutar la corona como los Vaqueros de la temporada de 2008-2009.

Jugó los jardines, principalmente el izquierdo, pero terminó siendo bateador designado, una posición que le venía como anillo al dedo. En 1991 integró el equipo Cuba a los Juegos Panamericanos de La Habana y lo hizo muy bien a la ofensiva, como lo demuestra su average de 409, con 3 batazos de cuatro esquinas.

Era un hombre grueso. Muchos le decían el gordo, apelativo con que después bautizaron al pinareño Yosvani Peraza. El 23 de abril de 1991 igualó el récord de jits en un partido, al disparar seis imparables frente al pitcheo de Serranos, pero, sin lugar a dudas, su impronta en nuestros torneos beisboleros quedó marcada por su extraordinario poder que lo llevó a convertirse en el quinto bateador con más bambinazos, pues largó 370 pelotas para la calle, cifra solo superada por Orestes Kindelán, 487; Lázaro Junco, 405; Omar Linares, 404 y Antonio Muñoz, 371.

 

Romelio Martínez.
Romelio Martínez. (Foto: Cristian Domínguez/Diario Mayabeque)

Pero ninguno de ellos lo superó en frecuencia, porque el Cañón de Bejucal es el pelotero que menos veces al bate necesitaba para meter la esférica en las gradas.  Su frecuencia fue de 12,84, gracias a sus mencionados 370 vuelacercas en 4752 veces al bate.

Kindelán conectaba uno cada 13,32 (487 en 6488); Lázaro Junco uno cada 14.27 (405 en 5780);  Pedro José Rodríguez, llevaba a pasear la pelota cada 14, 50 (289 en 4191); José Dariel Abreu cada 14.60 (184 en 2686) y Omar Linares, dispara un palo de vuelta completa cada 14.76 turnos oficiales (404 en 5962).Así pues, cuando se hable de los más grandes jonroneros de nuestras series nacionales habrá que mencionar obligatoriamente entre ellos, el nombre de Romelio Martínez.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.