Romances olímpicos

Del atrayente mundo del deporte han surgido interesantes historias de amor algunas de las cuales recordamos en el Día del Amor y la Amistad.

Laura Trott y Jason Kenny
Laura Trott y Jason Kenny suman diez títulos olímpicos. (Foto: Tomada de Internet)
Visto: 843

Del atrayente mundo del deporte han surgido interesantes historias de amor, algunas de las cuales desempolvamos este 14 de febrero, Día del Amor y la Amistad.

Emil Zatopek y su esposa Dana Zatopkova, nacieron el mismo día, el 19 de septiembre de 1922; disfrutaron juntos la gloria olímpica cuando en Helsinki, Finlandia, el 24 de julio de 1952, se proclamaron campeones en los 5000 metros planos y en la jabalina, respectivamente.

Ganador de cuatro títulos en citas estivales  y seleccionado el mejor deportista checo del pasado siglo Zatopek falleció el 22 de noviembre de 2000, pero  su esposa Dana aún vive con 95 años de edad.

Otra pareja muy distinguida es la de los ciclistas británicos Laura Trott y Jason Kenny. Tras los Juegos de Río de Janeiro, ambos sumaban diez títulos olímpicos. Ella se coronó en omnium y persecución por equipos tanto en Londres, 2012, como en Río de Janeiro, mientras que él conquistó un metal áureo en Beijing, 2008, dos en  la cita londinense y tres en la porfía escenificada en el Gigante sudamericano.

Todavía en la Olimpiada de Río eran novios, pero planificaron casarse después del magno evento y así lo hicieron el sábado 24 de septiembre del 2016.

Harold Connolly y Olga Fikotova
Harold Connolly y Olga Fikotova. (Foto: Tomada de Internet)

Una impactante historia  protagonizaron en Melbourne, 1956, Harold Connolly y Olga Fikotova. El primero, especialista en lanzamiento del martillo, competía por Estados Unidos y Fikotova lo hacía por Checoslovaquia en el disco.

Se  proclamaron campeones olímpicos en sus quintos disparos, al enviar Connolly el martillo hasta los 63 metros y 19 centímetros, mientras ella lanzaba el disco a la distancia de 51,69.

Finalizada la Olimpiada Fikotova y Connolly regresaron cada uno a casa, para después realizar los trámites oficiales de su casamiento en 1957. La hermosa historia de amor sirvió de argumento a la película Anillos del destino, basada en un libro que escribió el matrimonio.

Durante la celebración de la Olimpiada Mundial de Ajedrez en Salónica, Grecia, en 1988, la defensora del segundo tablero de la antigua  Unión Soviética, Elena Ajmilovskaia acumulaba 8.5 puntos de 9 posibles, cuando sorpresivamente abandonó a su equipo, faltando cuatro rondas para que terminara  el certamen. ¿La razón?: había contraído nupcias repentinamente con el capitán del equipo masculino estadounidense, John Donaldson,  el viernes 25 de noviembre de 1988 en el consulado de Estados Unidos en Salónica.

Años más tarde Ajmilovskaia, quien llegó a ser subcampeona mundial, tendría un tercer enlace matrimonial al unirse a Georgi Orlov, que había sido su entrenador en la época soviética. La sobresaliente trebejista falleció a los 55 años de edad, el 18 de noviembre de 2012, víctima de un tumor cerebral.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.