Crónica cinematográfica del Mundial

Una reflexión de lo vivido hasta el momento en el el Mundial de Rusia 2018.

Visto: 852

Como sucede en una típica película de terror, el Mundial Rusia 2018 se ha encargado de eliminar poco a poco a sus «protagonistas», selecciones en muchos casos favoritas. Bien lo podríamos calificar con una frase salida de una superproducción hollywoodense de horror: Aquí nadie está a salvo.

Alemania, Argentina y España se fueron antes de la fase donde los buenos cinéfilos dirían: la cosa se pone buena. Se marcharon sin cogerle nunca el pulso al Mundial. Ninguno desplegó el fútbol que poseen ni el que es necesario para trascender en eventos como este, dejando a sus aficiones con un sabor amargo en la boca, de esos que no se quitan hasta dentro de cuatro años.

A medida que avanzó la trama otros grandes quedaron en el camino. Brasil y Uruguay llegaron hasta cuartos de final y con ellos la aspiración de ver un equipo latinoamericano alzar la copa en Moscú. Para ser más exactos ninguno de este lado del mundo pudo alcanzar las semis, hecho que no ocurría desde el Mundial de Alemania 2006.

La canarinha lo intentó pero le faltó ese extra que define a los campeones, carecieron de la indefinible mezcla de suerte y actitud necesaria para llevarse los grandes títulos. A Uruguay si algo le sobró fue precisamente actitud pero su fútbol no pudo con la efectividad de los franceses.

Por mucho que se busquen razones para este fracaso la calidad de los conjuntos de nuestro continente está más que demostrada, solo que al parecer tendrán que esperar a Catar 2022 para conseguir su «final feliz». Si tienen intenciones de hacerlo deberán madurar como equipos y saberse capaces de ganarle a cualquier selección europea.

El devenir de los del viejo continente ha transcurrido por otros cauces. Francia y Bélgica avanzaron creyéndose protagonistas de su propia historia y venciendo sus viejos demonios del pasado: la falta de fe. Por supuesto, no solo de fe se han nutrido para ganar, ambos cuentan con seleccionados de gran talento. Pero un gol francés marcó la diferencia entre ambos, y los galos discutirán el título de Rusia 2018.

Mientras Inglaterra, el eterno grande en horas bajas, ha seguido en pie como uno de esos personajes secundarios que se crecen ante las situaciones límites y sorprenden a todos. Antes del comienzo del torneo nadie hubiera fruncido el ceño si les decían que los ingleses no pasaban de la fase de grupos. Ahora los leones, beneficiados por el organigrama, se quedaron al borde de la segunda final de su historia, en un campeonato donde nadie apostaba por ellos.

Los croatas parecen empeñados en causarle algún que otro infarto masivo a sus aficionados. Dos tandas de penaltis consecutivas pueden provocar sobresaltos hasta en los más robustos corazones. Sus mediocampistas estrellas no habían sabido dirimir los partidos en 120 minutos y se habían impuesto en los disparos desde los 12 pasos para plantarse en semifinales. Pero frente a los ingleses sí aprovecharon el alargue, para acceder a su primera discusión de la Copa.

Si de nombres propios se trata las luces de los reflectores no han iluminado a nadie en especial. En mi opinión, Kylian Mbappé y Harry Kane tienen el mayor número de papeletas para caminar por la alfombra roja y recoger el Balón de Oro del certamen.

Ambos se apoyan en virtudes diferentes para optar por la distinción: el francés en su desequilibrio y el inglés en su olfato goleador. De todas formas que la balanza se incline para un lado, para otro o para ninguno de los dos, depende mucho de los que ha sucedido en los partidos determinantes.  

Francia y Croacia han «sobrevivido» hasta el capítulo conclusivo, el sueño de bordar una estrella dorada en su camiseta los ha llevado hasta la final. Serán millones los que se reúnan frente a sus televisores, tal vez con palomitas incluidas, para ver coronarse al nuevo campeón del mundo y así presenciar el desenlace de esta película que nos tendrá a todos en suspense, hasta el próximo domingo. 

Se han publicado 2 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Dayron

    Usted me da risa, balón de oro Harry Kane, ese será bota de Oro, de ahí no pasa, Mbappé puede ser uno de los fuertes candidatos al balón de oro pero recuerde que con el juega Antoine Griezman y del otro lado está Luka ¨Stainless Steel ¨ Modric.
    Saludos

  • Edgardo Martínez García

    El seleccionador de brazil no acredita en la suerte ,refleja que todo depende del desempeño de los atletas ,de su rendimiento en el campo ,de mantener la fortaleza mental durante el juego ,los equipos de brazil ,argentina y uruguay fueron superados por equipos que jugaron mejor, brazil realizó un autogol en una jugada que Gabriel Jesús fue a defender una pelota y tapó la vista de fernandinho que sin ver la dirección del balón le pego con un hombro hacia red propia ,(mal marcaje en el corner )si tomabamos ese balon quien hacia el contrataque si el numero nueve esta bajo el marco ,luego en otra jugada la defensa de brazil bajo lenta, desorganizada sin cobertura ,Marcelo ya sin piernas de tantas copas y recopas, ligas y eliminatorias ni penzar que encarararia al atacante belga, tan sólo saltó descordinado ,ni tan siquiera colocó su cuerpo completo para tapar el misil que se adentró en una esquina de la cabaña brazileira y Luego renato Augusto salvando el honor logró hacer uno para llenarnos de alegría y esperanzas por unos minutos, pero hasta allí llego la esperanza latinoamericana ,nos faltó carácter ,garra, para parar el contrataque belga con una falta técnica fuerte en el medio campo ,nos faltó coraje para golpear el balón con la entrega de los que juegan en los potreros brasileños en el sur ,en el norte ,en el este y en el oeste ,y así se fue el mundial ,si el mercado ,la carga de competencias y el nuevo estilo de vida hicieron mella en los nuestros el TiTe sabra ajustar la maquinaria para el 2022, esperemos siempre lo mejor para nuestros hermanos latinoamericanos .