«Las historias no terminan»

La historia de los grandes deportistas de Cuba y el mundo mediante las páginas de los álbumes del coleccionista Luis Andrés Rodríguez Crespo.

Luis Andrés Rodríguez Crespo
(Foto: Andy Rodríguez Sánchez y cortesía del entrevistado)
Visto: 841

Quien dedica su tiempo al coleccionismo cuenta con una sensibilidad a la que los demás no suelen estar acostumbrados. Incluso cuando su temática sea bien conocida, quien practica esta afición queda atado a ciertas incomprensiones.

Luis Andrés Rodríguez Crespo, «Luisito», es coleccionista y muchos no entienden su hobby. Su casa de la calle Mujica en Santa Clara está llena de historias, historias relacionadas con el deporte. «Desde que estaba en séptimo grado compraba revistas deportivas como LPV, Deporte derecho del pueblo, Panorama Olímpico y Deporte en la URSS con el dinero que me daban para la merienda».

hombre sentado
(Foto:Andy Rodríguez Sánchez y cortesía del entrevistado).

Este interés lo llevó a guardar recortes de periódicos, revistas y fotos sobre los deportistas que más llamaban su atención. Luego los recortes se convirtieron en álbumes.

—Creo que comencé en la década de 1980 con un álbum sobre Juantorena. Ya con el tiempo acumulé más bibliografía y pensé en un formato más grande. De los que conservo aún, los más antiguos son los dedicados a Diego Armando Maradona y Javier Sotomayor, ambos en la década de 1990.

Hasta la fecha, Luisito ha confeccionado 58 álbumes sobre atletas de alto nivel. En su estante resultan recurrentes los dedicados al béisbol (23) y al atletismo (10). “Predomina nuestro deporte nacional pues es el material más abundante en las publicaciones. Además, he confeccionado álbumes a glorias internacionales como Serguei Bubka, GarriKasparov y Maradona”.

—¿A quién dedicarás el álbum 59?

—A Frederich Cepeda. Ya he avanzado en él. Tengo en mente confeccionar otros sobre Alfredo Despaigne, Guillermito García y más adelante Manrique Larduet. También quiero dedicarme a otros internacionales como Usaint Bolt, Roger Federer, Rafael Nadal, Leonel Messi y Cristiano Ronaldo.

—¿Cuál es tu modo de trabajo?

—Recopilo en carpetas todos los recortes de periódico y acumulo durante años la información que se publica. Siempre me guío por la calidad del atleta. Cuando yo entiendo que tengo bibliografía necesaria comienzo la confección del álbum y lo clasifico. Intento que quede lo más cronológico posible, pero debo ajustarme al tamaño de la hoja y a la configuración de la foto. Por último, mi amigo Rodolfo Pensado encuaderna los álbumes a partir de los materiales que le proporciono.

El coleccionista del deporte cubano
El trabajo con archivos se ha convertido, más que en una obsesión, en genuina necesidad para «El Coleccionista». (Foto del autor)

«Hace años me era mucho más fácil adquirir la información porque existían muchas revistas especializadas de deportes. Hoy en día la Internet ayuda mucho, pero yo no tengo acceso y trabajo mayormente a base de periódicos, revistas Bohemia y los ejemplares que venden en la Feria del Libro. El contenido digital me lo facilitan varias amistades».

La constante búsqueda y almacenamiento de fuentes documentales sobre deporte se han convertido en parte de la vida de Luisito. El coleccionista incluso construyó un local donde archiva y procesa todo el volumen de información que por disímiles vías ha adquirido.

«Ese cuarto fue motivo de disgustos, desavenencias e incomprensiones incluso con la familia y las amistades. Me decían que era un gasto de dinero y de tiempo innecesario. No dejan de tener razón, pero ese es mi hobby. Fueron semanas confeccionando los estantes y ordenando la información, pero ya tengo la satisfacción de tener todo concentrado en ese cuarto». 

La habitación es pequeña, pero en ella nada queda fuera de lugar. A la izquierda de la entrada guarda con celo volúmenes de revistas cubanas especializadas de décadas anteriores. Cada una está organizada por su tipo y fecha. Al frente construyó gavetas separadas por deportes con información no utilizada hasta el momento y nuevos recortes de atletas con álbumes ya confeccionados.

En este espacio de no más de cinco metros cuadrados guarda un gran número de historias. En una carpeta color marrón se encuentra, unida toda, la hazaña cubana en las Olimpiadas de Barcelona. Sobre un asiento tiene, en colores, un póster del Marlins Park que inmortaliza el hit número 3000 de Ichiro Suzuki en Grandes Ligas.

Pero las historias no solo pertenecen a los deportistas de los recortes. En esta tercera planta, Luis conserva parte de la evolución de las publicaciones deportivas seriadas de Cuba de al menos tres décadas. Con sus archivos podemos ver a través del lente de varios fotógrafos o releer a nuestro cronista deportivo preferido. Incluso podemos encontrar en una gaveta la información sobre un joven atleta que no destacó luego de su debut.

«Ahora sale un escrito de un atleta escolar y comienzo a recopilar todo lo relacionado a esta figura. Puede que el deportista del cual guardo información quede en el camino por su rendimiento o cualquier motivo, pero ya lo tengo dentro de la gaveta de su deporte».

Puede parecer una práctica un tanto obsesiva, pero de no ser así, no hubiese recogido en álbumes las actuaciones escolares y juveniles de atletas como Iván Pedroso.

Habitación de archivos de El Coleccionista
La habitación de la «discordia», pero Luis logró construirla para atesorar sus álbumes y archivos. (Foto del autor)

«El álbum de Iván Pedroso está espectacular. Para mí se encuentra entre los trabajos más completos y destaca a uno de los atletas de mayor relevancia en Cuba, aunque se le mencione poco. Los de Sotomayor, Stevenson y Ana Fidelia también figuran entre los mejores. Son inmensos».

Abrir un álbum de Luisito no solo lleva a recordar un triunfo o la lesión de un deportista exitoso, lleva a quien lo consulta a recordarse a sí mismo en el momento de esa medalla o descalabro. Así, en el espacio que el coleccionista reserva a las dedicatorias podemos encontrar a quien exalta a la figura del álbum, a quien habla de la importante labor documental del coleccionista y a quien se recuerda mientras disfrutaba de los éxitos del atleta abordado.

«Mi único propósito es que el atleta vea el álbum, lo firme y hacer una foto que inmortalice el momento. Quiero decirte que en ocasiones he tenido incomprensiones y disgustos con deportistas que no les han prestado interés a mis trabajos.

«El problema radica, según mi parecer, en que el atleta no piensa que va a presenciar un trabajo que recoge toda su carrera deportiva. Un producto con calidad. El ejemplo claro lo tuve con Mireya Luis. El 9 de octubre de 2009, fui a la Ciudad Deportiva a presentarle mi trabajo sobre ella. Al ojearlo, confesó que pensaba encontrar un trabajito superficial. Luego me invitó incluso a su casa y compartimos. Se sintió muy complacida con el álbum y eso me gratifica».

—¿Faltan algunos por firmar?

Faltan los de Juan Antonio Pino, de tenis de campo, José Antonio Guerra, BraudilioVinent, Dayron Robles, Iván Pedroso, Silvio Leonard e Idalis Ortiz. Ya he contactado con algunos para que firmen pronto.

Luis con Javier Sotomayor
El «príncipe de las alturas», Javier Sotomayor, contemplanddo el álbum que le dedicó Luis. (Foto del autor)

«Las historias no terminan.Incluso de los atletas fallecidos como Raúl Cascaret o Adolfo Horta se han publicado artículos que yo incorporo a sus fichas.

«Ya son 59 álbumes. Tengo bibliografía, tú la viste, para llegar al número 100. Aunque muchas veces no se comprenda mi hobby, yo he compartido, en el sofá de mi casa, las historias de glorias deportivas como Alberto Juantorena, Félix Savón, Mireya Luis, Víctor Mesa, Driulis González y muchos otros. Pocos cubanos han tenido esa posibilidad y eso me llena de orgullo».

Se han publicado 1 comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • lisbeth

    Felicidades Luisito, no conocía tu habilidad para la colección, te conozco hace muchos años, desde la Secundaria Básica dónde estudiamos juntos, te anuncio que pronto haré la visita a tu archivo.