Diagnóstico tardío de un clásico

Análisis del playoffs semifinal de la Liga Superior de Baloncesto masculino entre los Lobos de Villa Clara y Capitalinos de La Habana.

Lobos del baloncesto en Villa Clara
Villa Clara comienza desde el martes la recta final rumbo al bicampeonato. (Foto Ramón Barreras Valdés)
Visto: 2122

Las semifinales de la Liga Superior de Baloncesto masculino (LSB) comenzarán a partir de este martes y, antes de que el balón se ponga en juego, una gran expectativa rodea a uno de los pareos. Los Lobos de Villa Clara —campeones defensores y primeros clasificados— enfrentarán a Capitalinos, en una reedición del clásico del baloncesto cubano.

La premura del calendario y los retrasos en el flujo estadístico no dejan espacio al análisis, la descripción detallada de cualquiera de los equipos que intervienen en esta liga. Tampoco el descanso entre la fase clasificatoria y la final. Apenas dos días debieron bastar para leer todas las tablas, hacer las cuentas y apurar un diagnóstico de lo que pudiera ser esta serie semifinal.

La historia del deporte colectivo demuestra que lo sucedido antes de la postemporada importa poco en relación con los resultados que están por venir: alcanzará la final el primero que gane tres partidos y no necesariamente aquel que llegó más cómodo a esta instancia. Sin embargo, conviene preguntarse…

¿Cómo llegamos hasta aquí?

Los Lobos comenzaron esta edición de la LSB con una condición de favoritos que ellos mismos se encargaron de reafirmar: terminaron en primer lugar (asegurando esa posición tres partidos antes de terminar su calendario) y su fuerza en ambos costados de la cancha se reflejó en la impresionante eficiencia de +187 con que cerraron la ronda clasificatoria, según cifras del sitio oficial del evento.

Villa Clara atacó como ningún otro equipo en Cuba, pues promedió 91.8 puntos por partido y alcanzó la cifra de 100 unidades en al menos ocho encuentros. El peso principal de estos registros recayó, como de costumbre, en la dupla Andy Boffil-Neslier Abreu —dos de los mejores anotadores de nuestro baloncesto— con 19 y 18.6 PPP, respectivamente.

Andy Boffil, lobos del baloncesto, Villa Clara
Andy Boffil, el más veterano de los Lobos. (Foto: Gabriel López Santana)

Sin embargo, la clave para que el sistema ofensivo del equipo al mando de Carlos Valle haya alcanzado estos registros radica en la distribución de los puntos. Esta temporada otros miembros de la rotación naranja como Yoel Cubilla, Osvaldo Pérez, Didiel González y el refuerzo avileño Yasser Rodríguez, ayudaron a los campeones a mantener una media 2.27 puntos anotados por minuto en cancha, el mejor ritmo ofensivo del campeonato.

Luego de dividir tres series consecutivas a mitad de la segunda vuelta y registrar varias derrotas difíciles, Villa Clara reajustó su rotación y retomó el buen juego, barriendo al sublíder Artemisa para asegurar el primer puesto.

Una semana antes, ocurrió en Santa Clara el último enfrentamiento con su rival de semifinales, el cual significó un punto de inflexión en el improbable camino de Capitalinos a los playoffs.

Luego de un flojo comienzo de temporada y la salida de Orestes Torres y Lisván Valdez —sumadas a las de Karell Guzmán y Jasiel Rivero—, la selección de La Habana logró mantenerse a flote. Tras derrotar en tiempo extra, con una rotación reducida, a los Lobos en Santa Clara, en Vanguardia señalábamos que aquella victoria podía ser la primera de un utópico repunte en la tabla por parte del equipo azul. Algunos de sus jugadores marcarían más tarde la serie frente a Villa Clara —y específicamente aquella victoria— como un momento definitivo para ellos como equipo.

Completaron tres barridas consecutivas, dos de ellas como visitantes, y consiguieron el cuarto cupo a la postemporada. Lo lograron potenciando en esos partidos la rotación del balón (16.4 APP) y la agresividad en los tableros (9.92 ROP), los mismos méritos mostrados en la Sala Amistad y que exhiben como principal carta de cara a la semifinal.

Ante la ausencia de los internacionales, tres de sus jugadores lideraron dignamente a Capitalinos, mejorando en las últimas subseries sus números habituales. Neysser Coutín (12.6 PPP y 4.2 RPP), Héctor Martinto (18.6 PPP y 6.4 RPP con un 58 % en TC) y Alejandro Álvarez (12.2 PPP y 5.8 APP con 40% en triples) cargaron con el peso de su selección.

Aunque el esfuerzo de los azules les valió un merecidísimo puesto en postemporada, debe decirse que la dirección de los Lobos hizo todo lo posible por enfrentarlos en semifinales. Una victoria de Sancti Spíritus sobre Villa Clara en la última fecha les hubiese bastado para ubicarse en el cuarto puesto, pero Carlos Valle y su equipo de trabajo alinearon a los titulares, los derrotaron en dos ocasiones y dejaron el destino de los Capitalinos en sus propias manos.

Estos respondieron y producto de ello desde el martes se jugará un clásico cubano en La Habana y Santa Clara.

David y Goliath

Villa Clara es el claro favorito en este pareo, aunque Capitalinos tiene la oportunidad de sumar otro capítulo al relato épico que ha sido su temporada. Si algo demostró la ronda clasificatoria, es que estos Lobos son muy difíciles de vencer dos veces, no ya las tres necesarias para avanzar a la final. Hace algunos años solían ser un buen equipo acompañando a un solo hombre: Andy Boffil. Sin embargo, las cosas han cambiado.

En esta campaña Boffil registró sus porcientos más bajos de los últimos tres años en tiros de campo, triples, dobles y tiros libres. No se trata de un alarmante declive en su rendimiento, sino del peso natural de los años sobre el cuerpo del veterano alero de Caibarién.

En ello también influye el hecho de que las figuras más jóvenes de los Lobos han asumido mayor responsabilidad en ataque. El alero Osvaldo Pérez promedió 14 PPP y el pívot Yoel Cubilla otros 15 PPP, el base Didiel González encestó 39 triples y terminó segundo en efectividad de tiros libres (75%) de la liga y el refuerzo avileño Yasser Rodríguez fue un gran impulso ofensivo como sexto hombre (12.6 PPP y 43% de triples) en los 13 encuentros que pudo jugar a causa de una lesión.

Para Andy Boffil, fueron 23 partidos con buenos registros de cara a la canasta y, tanto Carlos Valle como sus compañeros, confían en él en los momentos definitivos del partido. Su experiencia y destreza para crear disparidades con el balón en las manos le convierten en un recurso vital para la postemporada, donde las defensas tienden a dejar menos espacios y ganar en intensidad.

Pero un viejo lema del baloncesto dice que la defensa gana campeonatos y es, precisamente, el trabajo en ese costado de la cancha lo que convierte a los Lobos en el mejor equipo de Cuba.

La defensa de ayuda de Villa Clara —orquestada durante años por el asistente Reinaldo Miranda— cuando funciona bien obliga a los equipos, o bien a lanzar con un hombre en frente, o a enviar pases comprometidos, o a penetrar y encontrarse bajo el aro con Yoel Cubilla, el referente defensivo y puntal de este equipo. El jugador más necesario en el sistema de los Lobos.

Yoel es el único atleta de la LSB que promedió un doble-doble (al menos 10 unidades en dos apartados estadísticos) con sus 15.2 PPP y 11 RPP. Además, encabezó la Liga en porcentaje de campo (61%) y tapones (2.6), único con más de 10 rebotes y 2 bloqueos entre los más de 120 jugadores enlistados.

Las características del baloncesto cubano hacen que un atleta con su estatura y condición física sea un verdadero coloso. Los contrarios, evitando encontrarlo bajo el cristal, caen en manos de Osvaldo Pérez (2.5 robos y 0.6 tapones por encuentro), Didiel González (3.3 robos) y Andy Boffil (2.5).

Yoel Cubilla, lobos del baloncesto, Villa Clara
El desempeño de Yoel Cubilla en ambos costados de la cancha será clave para las aspiraciones de Villa Clara. (Foto: Carolina Vilches)

Cubilla es, entonces, el manantial donde nace el torrente ofensivo de los Lobos, que tienen en el contraataque su principal arma ofensiva. En él descansa la posibilidad de que exista un espectáculo tan admirable como lo es ver a este equipo hilvanar 10 o 12 puntos en sucesivos contraataques.

Por si esto fuera poco, posee un aceptable tiro de media distancia, una efectividad aun por explotar desde el triple y, aunque su juego en el poste no concuerda con su nivel, crea problemas defensivos al rival.

La única manera posible de vencer para Capitalinos es atacar a los Lobos con la disciplina táctica que lo han hecho en los dos partidos que le ganaron esta temporada. Aunque la estadística con que cuenta la Liga no contabiliza la cantidad de pases, basta observar cómo el equipo de la capital supera al resto de los semifinalistas en asistencias para adivinar a la rotación del balón como la clave de su ofensiva.

Con un total de 304, superaron en casi 50 asistencias al segundo entre los clasificados, precisamente los Lobos. Cerca del 40% de sus encestes son asistidos, lo cual denota un interés claro por mover el balón, ante la ausencia de un jugador capaz de asumir, por sí solo, parte importante del ataque.

Pase primero y buena selección de tiro: los mantras ofensivos de Capitalinos. El base Alejandro Álvarez los sigue a pie juntillas, pues promedió 11.6 PPP y lideró la liga en asistencias (4.7 APP), lanzando 35% desde el triple y 49% en tiros de campo. Es un armador de la vieja escuela —sin exceso de piruetas y de drible alto— que ha sabido liderar a este equipo respetando sus principios: si no está teniendo un buen juego de cara a la canasta, se limita a distribuir el balón y defender.

Registró un gran partido en la Sala Amistad hace menos de un mes, cuando los azules vencieron en tiempo extra. Lo mismo Martinto y Coutín. Juntos, forman un singular tridente de jugadores útiles en varios apartados del juego, aunque no descollantes en ninguno, salvo la capacidad de Álvarez para asistir.

En los partidos que están por venir, como en aquellos dos últimos, este equipo recurrirá a rubros menos visibles del juego —aunque igual de efectivos— como el rebote ofensivo y a otros recursos que no aparecen en ninguna hoja estadística: la agresividad en cada balón disputado, la desconcentración del rival, el reto constante a sus principales hombres. Deben ser un digno rival para los campeones de Cuba.

Sobre ambos planteles pesa una estirpe que se remonta a tiempos más felices del baloncesto nacional, cuando los partidos entre ambos llenaban pabellones enteros y le disputaban al béisbol el horario estelar de la transmisión televisiva.

Dos jugadores de otros equipos reforzarán a ambas culturas, con el objetivo de lograr el pase a la final.

Los refuerzos

Como ambos equipos se conocen a sí mismos mejor de lo que cualquier periodista o aficionado puede creer, Carlos Valle y José Téllez seleccionaron a dos hombres que harán aún más fuertes los puntos altos de sus planteles.

Refuerzos de los lobos del baloncesto, Villa Clara
Los dos refuerzos avileños han sido bien útiles para Carlos Valle y su grupo de trabajo. (Foto: Gabriel López Santana)

El guantanamero Raudelis Guerra se incorpora a las filas de los actuales campeones y llega con fuertes credenciales: líder absoluto de la LSB en robos de balón (4.4) y segundo mejor anotador (23.4 PPP). La directiva de los Lobos prefirió no sustituir a Yasser Rodríguez, quien aún se recuperaba de una lesión a la altura de la última subserie. La elección de Guerra fortalece la segunda unidad de los Lobos, incorporándole otro buen atacante además del base avileño.

Más importante aún, frente a Capitalinos en esta temporada el alero ha sido un duro rival: promedió 24 PPP, 4 APP y 9 robos en 3 partidos. 

El equipo de La Habana también escogió un hombre cuyo juego se adapta a su filosofía y ha causado daños considerables a su rival de turno: el espirituano Mario Luis Troyano.

Integrante de la preselección nacional desde bien joven, Troyano fue el líder del equipo revelación de esta edición de la Liga. Allí promedió 16.4 PPP, con 36% en triples y 70% en tiros libres (cifra alta para el baloncesto local) y 2.3 robos por encuentro. Se perdió casi todo el segundo partido frente a los Lobos por el descuido de una doble falta técnica, pero en el primero anotó 30 puntos, con 4 triples y 12 tiros libres en el mismo número de intentos.

El armador aparece como un complemento ideal para el perímetro azul, además de que conoce bien a su rival, pues actuó como refuerzo de Villa Clara en 2017.

En la solicitud de refuerzos de esta campaña, sobresalen las ausencias de William Granda y Yuniskel Molina, dos de los mejores jugadores de Cuba. Granda jugó poco en la temporada, recuperándose satisfactoriamente de un padecimiento de arritmias, mientras que Molina terminó lesionado la etapa clasificatoria. Desconocemos si fueron estas causas las que provocaron que ninguno de los cuatro semifinalistas los sumase a su plantilla.

Al menos, la ausencia en la semifinal de estos dos importantes atletas del baloncesto nacional servirá de algo: los Lobos tendrán la oportunidad de silenciar las opiniones —infundadas por demás— que recorrieron la comunidad del deporte y parte de la afición la temporada pasada, al respecto de si la selección fortuita de Molina les valió de antemano el campeonato.

Podrán demostrar que son los auténticos campeones de la Liga Superior y conseguir un bicampeonato que, aunque no lo parezca, entraría en la gloriosa historia del baloncesto en Villa Clara.

Se han publicado 6 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Jaime

    Buen comentario pero no creo q Neslier Abreu sea junto a Andi una vez más. Didiel Gonzáles y Osvaldo fueron los q en los momentos de victoria supieron conducir los partidos. Son los q verdaderamente este año se llevan las palmas. En cuanto a defensa es un equipo q muchos partidos los gana su ofensiva no su defensa, la cual muchas veces hace agua en los partidos. Te invito ahora a q indagues por información de pq el equipo Cuba de baloncesto Cuba está conformado por jugadores de la capital q no son ni regulares en sus respectivos equipos y tampoco tiene grandes resultados. Mucha tela por donde cortar

    • Gabriel López Santana

      Jaime: Una cosa son los momentos importantes y otra la producción estable, en este caso de puntos, en lo cual está claro que Abreu es superior. Tambien es cierto que la ofensiva de los Lobos les aporta mucho –como queda claro en el texto–, pero su principal arma ofensiva es el contraataque y para contraatacar primero hay que hacer fallar al rival. Sobre el tema del equipo nacional, aunque se sale del marco de la postemporada, es una buena pregunta y haremos lo posible por responderla. Gracias por leer y comentar.

  • Jaime

    Hola lopez

    • Jaime

      Nada pienso q Raúl no es bujía del Ekipo en el mundo hay jugadores así a montón y no pintan ni dan color. Simple un buen jugador pero no decide el curso de un partido. Gracias hermano por debatir y hacer tan buenos comentarios. Eres de lo mejorcito q tenemos en el periodismo a nivel nacional. Te lo digo por q soy un lector empedernido de noticias.

  • Pedro Nolasco

    Muy buen artículo. Un correcto balance entre las opiniones propias y los resultados estadísticos. Y un estilo de escritura bastante depurado.
    Esto me confirma lo que a veces he dicho: que hacen falta periodistas especializados en varios deportes, porque ya el nivel de información es tan denso que no se puede aspirar a dominalos todos.
    Coincido en que hay que desarrollar a Cubillas, no solo para VC si no para el equipo nacional.
    Yasser me sirve aunque esté lesionado, por su combatividad, si solo puede jugar 5 minutos.
    No sé si los lesionados de Capitalinos podrán incorporarse ahora.

  • Jose Manuel Carvajal

    Saludos Gabriel creo que brindaste un excelente material bastante completo hasta donde el sitio del torneo te posibilito y creo que un poco más, seguimos nadando en el mismo lodo, quizás no sea el momento ni el lugar pero vuelve a pasar lo mismo una y otra vez, no recuerdo la última vez que se televisó una semifinal de la LSB. ¿Las causas…? Llover sobre lo mojado no existe el lugar ni el medio donde la persona encargada de este reincidente problema explique dialogue interactúe con el pueblo no es posible que un torneo sub 23 que para nadie es un secreto que no acapara la atención de muchos en el país sea una prioridad antes de una semifinal que acapara titulares en el país como la de los equipo de Villa Clara y Capitalinos y con toda la historia que antecede a estos equipos, pero es más fácil transmitir la final y limpiarnos las manos y así no se puede decir que no se transmitió el baloncesto, todo lo contrario de Radio Rebelde priorizan el mejor evento y le dan cobertura, cómo es posible que la radio narre un partido de futbol en Zulueta hagan las gestión para que atrasaran un poco el inicio del partido de Capitalinos Villa Clara para que le diera tiempo de llevárselos a sus fieles seguidores. Entonces la pregunta que me hago ¿Podemos o no queremos? El ICRT es uno solo radio y televisión en sus dos últimas siglas? Por favor llamo a la conciencia es nuestro deporte nosotros mismo tenemos en las manos esa posibilidad no depende de nada es nuestro producto nacional en su mejor expresión el que tenemos malo bueno regular pongan de su esfuerzo de favor se los pido en nombre de muchos aficionados y amantes a nuestro deporte, en el próximo comentario voy con el análisis del 1er partido del play off Capitalinos Villa Clara gracias a Radio Rebelde