¿Por qué los Lobos no deberían jugar el TNA, ni otros tampoco?

Tras ganar sus primeros cinco partidos al hilo en el Torneo Nacional de Ascenso (TNA), los bicampeones de Cuba aseguraron su boleto la Liga Superior 2020.

Lobos de Villa Clara
(Foto: Carolina Vilches Monzón/Archivo de Vanguardia)
Visto: 767

Desde el año pasado, el baloncesto cubano ha realizado cambios en su estructura competitiva, en busca de recuperar la posición histórica de la isla a nivel mundial, luego de haber quedado fuera de los Juegos Panamericanos y Olímpicos en el actual ciclo. La Liga Superior (LSB) recuperó su estructura de partidos de ida y vuelta en ambos sexos y el calendario de competencias ha sido adaptado, hasta donde ha sido posible, a la complicada agenda del equipo nacional.

Neslier Abreu
Jugadores como Neslier Abreu necesitan descanso y preparación individual que el TNA no les permite. (Foto: Carolina Vilches Monzón)

Sin embargo, con la reafirmación de la estructura del TNA —cuya zona central se disputa desde el pasado día 16 de agosto en Ciego de Ávila— la Comisión Nacional de Baloncesto y la Federación de este deporte han dado un paso atrás en este objetivo.

A principios de marzo, la Comisionada Nacional, Dalia Henry, aseguró a Vanguardia que la nueva estructura permitiría «enfocarnos sobre todo en el desarrollo de una cantera de atletas jóvenes con que contamos en la Liga», una perspectiva correcta de cara a un nuevo ciclo olímpico. Por lo tanto, incluir al actual campeón de Cuba —y al resto de los semifinalistas de la LSB— en un torneo clasificatorio, apenas dos meses después de conseguir el título, influye decisivamente en contra de este propósito.

Si las prioridades del baloncesto cubano son desarrollar a los atletas jóvenes y mantener solo dos grandes eventos por temporada (TNA y Liga Superior) debido a las necesidades económicas, entonces por qué enrolar a los cuatro semifinalistas de la pasada liga en la fase clasificatoria. ¿Qué sentido tiene, entonces, ganar la LSB? ¿Qué diferencia sustancial existe entre quedar primero o último? ¿Acaso esto no limita el crecimiento de provincias en proceso de reconstrucción generacional?

El hecho de que Villa Clara participe este agosto en la siempre competitiva zona central del TNA, obligará a Ciego de Ávila, Sancti Spíritus o Camagüey a buscar su clasificación como uno de los mejores terceros lugares. Como desde mayo a la fecha no ha ocurrido ningún cambio sustancial en la calidad de los equipos cubanos, los Lobos han paseado su grupo, aprovechando la presencia de todas sus figuras y también, es justo decirlo, las ausencias de importantes atletas como William Granda, Yordanys Jaca y Yoanki Mencía.

Esto significa que el tercer lugar del centro, así como el de occidente, deben volver a la LSB, como ha ocurrido en años recientes. ¿Cómo facilitar entonces que provincias de aporte histórico al baloncesto nacional, como Holguín o Pinar del Río, regresen a la Liga?

Una entre muchas soluciones posibles, sería establecer que los semifinalistas de la máxima competición quedaran automáticamente clasificados a la próxima edición, mientras que los restantes cuatro elencos jugarían un TNA que incluiría a las provincias no clasificadas de todo el país. De esa manera se mantendría la estructura de dos torneos por temporada y la competitividad aumentaría sustancialmente. Habría mérito en dominar la Liga, como han hecho los Lobos, o colocarse entre los cuatro mejores con gran sacrificio, como han hecho Artemisa, Santiago o Capitalinos recientemente.

Esta variante ayudaría también a concentrar los recursos en base a organizar un mejor torneo, sin la ausencia de estadística, por ejemplo, como ha reportado el diario Invasor a propósito de esta edición del TNA. La tan polémica selección de los refuerzos otorgaría mejores posibilidades a los directores para mejorar sus plantillas, pues de esta forma podría darse el caso de que Sancti Spíritus consiguiera un mejor pívot para su prometedor equipo o Santiago de Cuba un base organizador para el suyo.

Desde el punto de vista individual, atletas como los que integran la plantilla de los Lobos, sin buscar más lejos otro ejemplo, tendrían mayores oportunidades para descansar o trabajar en su juego de manera individual. No debe olvidarse que hace solo unos meses estos hombres disputaron cuatro partidos y varios viajes a la semana durante más de 60 días.

El salto de calidad logrado de un año a otro, con la reestructuración de la LSB, es innegable. Basta con asomarse a la estadística (quien la haya archivado, pues por alguna razón no se encuentra accesible ahora mismo en el sitio oficial del Inder) y notar las mejorías en los porcentajes de anotación y la estabilidad en los marcadores de cada jornada. Ahora solo resta repensarse esta anticuada versión de un llamado “Torneo de Ascenso”, cuya paradójica esencia es clasificar a los equipos a una Liga de la cual descenderán, aunque la ganen.

Y también, aunque como Los Lobos de Villa Clara, la ganen dos años al hilo.

Resultados de los Lobos en el TNA (hasta el jueves)

Vs Camagüey: (V) 64-52

Vs Sancti Spíritus (V) 79-71

Vs Cienfuegos (V) 69-22

Vs Ciego de Ávila (V) 72-68

Vs Camagüey: (V) 116-111 (T.E)

Se han publicado 3 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • PEDRO LUIS BOFILL PÉREZ

    Amigo Gabriel López Santana concuerdo plenamente con usted en lo referente al TNA pero: ¿que aporte han realizado Pinar y Holguín al baloncesto nacional, tengo 48 años, practiqué basket durante mi etapa universitaria en el entonces ISCM-VC y sigo este deporte desde siempre, considero que Pinar ha tenido algunas individualidades, pero nunca ha sido un colectivo ganador y Holguín jamás ha estado en el mapa baquetbolistico nacional, ahh y le recuerdo que Los Lobos son multicampeones nacionales y de LSB. Saludos.

    • Gabriel López Santana

      Pedro Luis: Le invito a profundizar un poco mas, pero durante la década de los 90 y los 00, los equipos de Occidentales contaban con una buena cantidad de jugadores de Pinar del Río, algunos de ellos integrantes de preselecciones y equipos nacionales como Ruslán Díaz, por solo mencionar uno. Luego, algunos de los atletas que han ayudado a Artemisa y Matanzas a alcanzar buenos resultados en ligas recientes son de esa provincia, algunos han emigrado y otros desafortunadamente han abandonado el baloncesto, Eliecer Quintana es el ejemplo mas inmediato, integrante del equipo Cuba en años recientes. En el caso de Holguín, hasta que desaparecieran hace poco del mapa colectivo del basquet en la isla, según tengo entendido, por problemas de infraestructura, esa provincia brindó a nuestras selecciones nacionales jugadores como Henry Simón, Yamilet Martínez o Fernando Caballero. Eso sin contar a buenos entrenadores en ambos sexos. El hecho de que el aporte de estas provincias sea inferior al de "clásicos" como Villa Clara, no significa que deban ser minimizados. De hecho, pensamientos de esa índole han contribuido a que el baloncesto cubano sufra una depresion, sin ser nunca el motivo principal, claro está. Gracias por leernos y comentar.

    • PEDRO LUIS BOFILL PÉREZ

      Amigo Gabriel López Santana su respuesta refuerza mi planteamiento, los dos territorios mencionados solamente han aportado atletas a selecciones regionales o han servido de refuerzo, pero como provincias no tienen resultados relevantes, como le comenté sigo el basket nacional y extrajero desde hace bastante tiempo y le cuento que durante la década de los 80, cuando los campeonatos nacionales eran disputados al extremo Holguín, Las Tunas y Granma ni siquiera participaban, de Pinar no guardo recuerdos relevantes lo que sugiere que, si participaba, era una selección debil, nunca pretendí minimizar a nadie, sólo dar mi punto de vista. Saludos.