Los dos lanzadores la sacaron del parque

El encuentro entre Las Villas y Camagüey como parte de la Serie de los Diez Millones se concretó un hecho tal vez único en nuestros torneos beisboleros.

Visto: 1619

El pasado 29 de mayo publiqué en esta página el curioso caso de la jugada de Silvio Montejo en la cual la Bala de Caibarién disparó un roletazo al lanzador, se fue la corriente eléctrica y el espectacular jugador tuvo que volver a batear y la conexión resultó jonrón.

Gaspar Legón, un estelar lanzador camagüeyano que defendió los colores de Las Villas en varios torneos. (Foto: Archivo del autor)

El lunes 1 de junio el lector Rafael Acosta Julián nos envío un mensaje electrónico que decía así:

«Recuerdo ese juego ya que lo presencie en el Latino. Es más, en el antiguo foro del periódico Vanguardia lo mencioné entre otras curiosidades beisboleras que publiqué. Yo juraría que Montejo conectó el roletazo a tercera base, defendida por Vicente Díaz. Espero que comprueben la veracidad de lo que estoy diciendo».

Pero las cosas sucedieron como las conté, el roletazo de Montejo fue al box y no por tercera. Esto lo comprobé en la mañana de este miércoles 3 de junio. El propio Silvio Montejo que me visita frecuentemente, me relató la jugada y coincide con lo escribí.

En ese mismo desafío, en ocasión de la Serie de los Diez Millones, sucedió un hecho bastante llamativo en el desafío que escenificaron Las Villas y Camagüey en el estadio Latinoamericano. Con el juego igualado a dos carreras en el quinto inning, Silvio Montejo produjo un roletazo a manos del pitcher agramontino Elpidio Jiménez y, en el momento de tirar a la inicial, ocurrió una interrupción del fluido eléctrico. La jugada fue anulada por el árbitro Alfredo Paz, por lo que al reanudarse el partido Montejo ocupó nuevamente su turno en la caja de bateo. Al primer envío de Jiménez, la Bala de Caibarién pegó una terrífica línea entre left y center que se fue de jonrón, impulsando las dos carreras que a la postre le dieron la victoria a Las Villas.

Aclarado el hecho, les digo que en ese encuentro entre Las Villas y Camagüey realizado el 26 de mayo de 1970, como parte de la Serie de los Diez Millone, se concretó un hecho tal vez único en nuestros torneos beisboleros, cuando el lanzador de cada equipo disparó jonrón, ¡ambos en la tercera entrada!

Los tinajoneros abrieron el tercer capítulo con un bambinazo del monticulista Elpidio Jiménez, pero en el final del propio inning, Gaspar Legón, el estelar derecho de Esmeralda, que entonces vestía el uniforme de Las Villas, también la sacó del parque, en este partido donde los villareños salieron airosos, 4 carreras a 2.

Se han publicado 4 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • |Gerardo

    Osvaldo buenos días, usted sigue haciendo historia, recuerdo otro hecho curioso y presisamente interviene otro lanzador camagueyano, Modesto Gil jugando con Granjeros en el Latinoamericano conecto dos jonrones en un mismo ining y otra curiosidad de un lanzador también de Camaguey, Douglas Sorriba lanzó un juego de cero hit cero carrera y después otro en el que no le dieron hit, aunque si le anotaron una carrera, no estoy muy seguro pero creo fué en la misma serie, usted seguro lo tiene recogido en su libro , Cosas y Casos del Beisbol, del que me han hablado.
    Mis saludos.

    • |Gerardo

      Error ortográfico imperdonable (precisamente) quise escribir.

  • karlos

    Alguien me puede decir si la CMHW tiene problemas en su internet o es mi movil. Alli habia una discusion interesante sobre el director del Cuba, pero ya no accedo. Le agradesco informacion

  • Ramón

    A propósito de los lanzadores jonroneros, en aquellas existentes reglas en las que el pitcher bateaba, generalmente lo hacía de 9no bate y hay que señalar que algunos como Gaspar el Curro Pérez eran bateadores de tacto, que se embasaban con regularidad. Sin embargo, hubo un suceso allá por los ochenta cuando un equipo camagüeyano enfrentando en el Latinoamericano a uno de los entonces tres equipos capitalinos (no recuerdo concretamente cual), tuvo un inning de bateo interminable y el lanzador por los agramontinos, Modesto Gil, conectó dos cuadrangulares en el mismo inning, para convertirse en el primer hombre que en series nacionales realizaba tal hazaña. Sería bueno desempolvar esas estadísticas y traer esa curiosidad a estas págimas.