La EIDE mejorará sus instalaciones deportivas

La EIDE villaclareña Héctor Ruiz, después de 35 años de fundada mira sus instalaciones descuidadas e intenta salvarlas. El tabloncillo es lo primero.

Reparación del tabloncillo de la EIDE Héctor Ruiz, de Villa Clara.
Se prevé concluir la reparación del tabloncillo de la EIDE en Villa Clara a finales de junio, aunque la fecha parece demasiado ajustada. (Foto: Yariel Valdés González)
Visto: 963

Después de más de 30 años de explotación, con algunos arreglitos aquí o allá, el tabloncillo de la EIDE Héctor Ruiz, de Villa Clara, no aguantaba más. Pero desde hace unos días hay movimiento y traslado de materiales por hacia esa instalación.  

Mario Galindo, director de la UEB de carpintería Constantino Pérez de la Industria de Materiales de la Construcción, y su subdirector de producción, José Cabrera, ofrecen los detalles.

«La obra de reconstrucción del tabloncillo comenzó exactamente el 3 de mayo. Desmontamos la primera parte —que mide 64 metros de largo por 27 de ancho. Allí mandamos a seis hombres a tiempo completo y por destajo. El tabloncillo estaba prácticamente destruido, entre otras cosas, porque no se le había realizado mantenimiento y ya creo que la EIDE cumple 35 años, eso es bastante aguante. Además, por debajo pasa el río; fíjate que las vigas de hierro que sujetaban el tabloncillo se destruían solas», explicó José Cabrera, subdirector de Producción de la UEB.

El valor de la reparación está cifrado en más de 290 000 pesos.

Práctica de Gimnasia en la EIDE Héctor Ruiz.
La práctica de gimnasia también se verá favorecida con la reparación del tabloncillo. (Foto: Yariel Valdés González)

«Nos comprometimos a terminar la obra para finales de junio; ahora incorporamos un nuevo contrato para también trabajar en el foso de la gimnasia. Estamos rehabilitando totalmente el tabloncillo, poniendo madera nueva, sobre todo en la parte donde practican el voleibol y la gimnasia. Hemos reducido el espacio entre las tablas; internacionalmente  se utiliza un espacio de 70 centímetros, y nosotros lo redujimos a 37 para que quede más compacto y resista los saltos y la velocidad de las pelotas cuando son rematadas», indicó Mario Galindo.

«Estamos hablando del tabloncillo más grande de la provincia, ahí se van a gastar más de 128 m3 de madera traída de Brasil o de Venezuela. Los costos serán altos, en el mercado internacional el metro cuesta más de 1000 dólares», concluyó.

—Y cuando todo termine, ¿cómo se mantiene?

―En un principio vamos a darle tinta protectora y barnizarlo: 189 litros de barniz, con pistola, para que quede lo más parejo posible, para que la EIDE exhiba una nueva cara. El resto es revisarlo y que no decaiga año tras año. Eso ya está hablado con el director de la Escuela.

—No serán los únicos trabajos con el INDER...

―Al concluir aquí,  trabajaremos en Caibarién y después restauraremos el Combinado Deportivo Julio Antonio Mella, que también está semidestruido, pero ese es más pequeño.