Ilusiones para un aniversario

La afición villaclareña celebra hoy el Aniversario 51 de la inauguración del estadio Sandino esperanzada en que su equipo nivele el play off.

Visto: 820
(Foto: Tomada de Internet).

Después de dos temporadas celebrando su cumpleaños apagado porque su equipo no alcanzó a llegar a la segunda ronda de la fase clasificatoria, la afición villaclareña festeja este domingo el 51 Aniversario del estadio Augusto César Sandino, con la esperanza de ver a su elenco igualar el duelo de postemporada con los Tigres de Ciego de Ávila.

Tras el triunfo sabatino con gran labor monticular del cifuentense Alain Sánchez, muchos sueñan con que este domingo Yosvani Torres Gómez escale la lomita, nivele el compromiso con los felinos de Roger Machado y redondee el centenar de sonrisas en series nacionales para así inscribir su nombre en la lista de las grandes hazañas realizadas en el “Sandino” desde que el 16 de enero de 1966, ocho días después de su inauguración, Aquino Abreu rubricó el primer juego de cero hits cero carreras en los clásicos organizados a partir de 1962, proeza imitada más tarde en esta instalación por el legendario José Antonio Huelga, Alfredito García, Nivaldo Pérez –primero frente al bate de aluminio en selectivas-, Mario Véliz, Jorge Luis Valdés y Freddy Asiel Álvarez.

Aquí ocurrió un hecho único en la pelota revolucionaria, cuando el 12 de noviembre de 1998, el antesalista villaclareño Rafael Orlando Acebey registró un triple play sin asistencia ante el plantel de Industriales. Igualmente se han registrado otros sucesos inéditos como el caso del desaparecido inicialista Inocente Miranda que el 11 de marzo de 1969 no sacó outs en un partido entre Las Villas y Habana.

En el cuartel general de los anaranjados, en diciembre de 2006, durante la subserie Villa Clara-Matanzas, Yanet Moreno se convirtió en la primera mujer en actuar como árbitro en series nacionales y el 13 de mayo de 1969, el “Sandino” fue testigo de la última presentación pública de Martín Dihigo - uno de los cuatro cubanos exaltados al Salón de la Fama de Cooperstown, Estados Unidos-, al ser invitado a realizar el primer lanzamiento en un juego correspondiente a la II  Serie de las Estrellas.

En esta instalación los aficionados villareños disfrutaron el segundo de los tres títulos de los inolvidables Azucareros en la temporada de 1971. Luego de la división político-administrativa de 1976, los villaclareños vibraron de emoción con las coronaciones del elenco anaranjado en las campañas de 1993-1994, 1994-1995 y 2012-2013, en esta última con Ariel Pestano marcando la diferencia en el encuentro decisivo con un bambinazo de oro en el sexto capítulo frente a Matanzas, con los ángulos repletos.

El emblemático estadio de nuestra provincia sirvió  de escenario a dos Copas “José Antonio Huelga”, el Campeonato Centroamericano Universitario de 1983, varios partidos de las citas del orbe de 1971 y 1973, el mundial juvenil de 2006 y de la IV Copa Intercontinental (1979).

Aunque lo he relatado en otras oportunidades vale recordar que dos años antes de su puesta en marcha, en la inauguración de la III Serie Nacional, el 2 febrero de 1964, el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, había abordado el tema de la construcción de un parque beisbolero en la principal urbe villaclareña, cuando alguien del público le dijo:

“Fidel, en Santa Clara, se necesita un estadio mayor. En el de ahora caben muy pocos aficionados y el entusiasmo allí por el béisbol es mucho.”

“Sí. Hay que hacer un estadio para Santa Clara- le respondió el Comandante en Jefe-. Se necesitan más estadios de los que se pueden hacer. El de Oriente ya está. Santiago tiene uno nuevo. En Guantánamo creo que se está construyendo otro. En Santa Clara, hay que hacer uno, porque tiene una participación importante en el béisbol.”

El 8 de enero de 1966 el sueño se hizo realidad. Con el triunfo de Centrales sobre Industriales, 4 a 3, la Ciudad de Marta Abreu y el Che, entonces capital de la antigua provincia de Las Villas, comenzó a disfrutar de su parque beisbolero, que quizás debió llamarse Alejandro Oms Cosme, en homenaje a uno de los peloteros más ilustres  que ha dado el territorio central, pero imagino que en el nombre haya influido el hecho de que corría el Año de la Solidaridad.

Aquel día Rolando Macías, el Músico de San Fernando de Camarones, se acreditaba el primer triunfo de un lanzador en este estadio que fue al mismo tiempo el primero de su brillante carrera deportiva, mientras Manolito Hurtado, un pitcher que destacaba por su inteligencia sobre la lomita cargó con el revés.

Por los ganadores Juan Canillita Díaz (cf) bateó de 2-2; Juan Mirabal (1b), de 3-0; Ricardo Mesa (rf), 4-1; Erwin Walters (lf), 4-1; Mariano Álvarez (2b), 3-0; Owen Blandino (3b), 4-2; Ramón Fernández (ss), 4-2; Jesús Oviedo (c), 4-1 y Rolando Macías, de 3-1.

Industriales alineó con Tony González (ss), de 3-0; Antonio Ñico Jiménez (lf), 4-2; Urbano González (3b), 3-2; Osvaldo Toledo (1b), 4-1; Ángel Fuentes, (cf), 3-0; Ángel Suárez, (rf) 4-0; Eulalio Linares (2b), 2-0; Jesús Jufré (c), 2-0; Manuel Hurtado, 1-1. Después entraron los serpentineros Inocente Álvarez, de 1-0; Rolando Quicutis (no tuvo vez oficial al bate) y Elpidio Páez, 2-0, así como Lázaro Martínez, de 2-0; Euclides Hernández, 1-0; Manuel Toledo (no tuvo vez oficial al bate); Agustín Marquetti , 1-1; Germán Águila (no tuvo vez oficial bate) y Alejandro Martín, que tampoco tuvo vez oficial al bate.

Al final del campeonato, Industriales, perdedor del choque, se adjudicó su cuarto título sucesivo y Centrales, el colectivo ganador, terminó en el sótano.