De la wifi y otros planes de Etecsa

Con 19 áreas wifi en toda la provincia, Etecsa se plantea el perfeccionamiento de su capacidad y la apertura de otras en zonas interiores.

Zona wifi de Sagua la Grande, Villa Clara, Cuba.
Área wifi en Sagua la Grande, Villa Clara. (Foto. Ramón Barreras Valdés/Archivo de Vanguardia))
Visto: 1087

«A principios de la década pasada, la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) no estaba en el mundo de internet», manifiesta Lorenzo Wong García, jefe del grupo de Mercadotecnia y Comunicación de la entidad en Villa Clara. «Sin embargo, a partir de 2009 empezamos a dar los primeros pasos para la apertura general de los servicios generales de conexión a la red de redes», aclara el funcionario.

Hoy, más de un quinquenio después, las prestaciones incluyen salas de navegación en los 13 municipios y 19 áreas wifi en toda la provincia. Y ahora se pretende extender las zonas de acceso a internet, aumentar la capacidad de usuarios conectados y mejorar sus servicios (a veces deficientes).

Por otro lado, ofrece constantemente nuevas posibilidades de servicio a los usuarios de la telefonía móvil: hace poco la bolsa nauta, y los planes de voz y mensaje se presentaron como opciones que abaratan la comunicación mediante correos electrónicos, llamadas tradicionales y mensajes de texto dentro del país. Vanguardia indagó sobre el estado, las proyecciones futuras y los anhelos de Etecsa en su plan de informatización de la sociedad cubana.

Lenta, pero imprescindible

Entre los meses de abril y diciembre del pasado año se instalaron las zonas wifi en todos los municipios villaclareños. Se cumplía así el compromiso de Etecsa de llevar internet a las plazas de las cabeceras territoriales.

Zona wifi en áreas del Sandino, de Santa Clara.
Zona wifi del área del Sandino, en Santa Clara. (Foto: Yariel Valdés González/Archivo de Vanguardia)

Para habilitar dichas áreas tuvo en cuenta, sobre todo, la idoneidad de los sitios en cuanto a la afluencia de público y las facilidades de trasladar la fibra óptica para instalar las antenas. Sin embargo, en todos los lugares de acceso no se crearon las condiciones óptimas para que los clientes dispusieran de suficientes bancos o se refugiaran del sol y la lluvia. Tal es el caso del reparto José Martí, en Santa Clara, cuya wifi se ubicó entre dos edificios.

Según explica Dianitsy Barreto Martínez, especialista de Comunicación de la empresa, el respaldo energético también cuenta entre los requisitos técnicos que deben respetarse para ofrecer el servicio en los espacios abiertos.

Cada antena wifi, según su diseño, permite que una determinada cantidad de personas navegue, envíe correos o se comunique a través de videolla­madas. Esta última prestación —que reclama mayor ancho de banda— es la más usada diariamente, razón por la cual las antenas se sobrecargan en horarios pico.

Con su teléfono en mano, un estudiante de Medicina revisa Facebook. Hace sitio entre un grupo de personas para tomar asiento. Se dice cliente habitual de este servicio, lo mismo en el parque Vidal que en Los Frambo­yanes. Asegura que aunque logra comunicarse con familiares y amigos o descargar la información necesaria para la carrera, «si tuviera que calificarlo, sería de regular. Muchas veces hay una lentitud tremenda, y no precisamente por la cantidad de personas conectadas». 

Zona wifi en Placetas, Villa Clara.
El municipio de Placetas cuenta con una zona wifi desde julio de 2016. (Foto: Odalys Paz/Radio Placetas)

Menos benévolo con el trabajo de la empresa de telecomunicaciones, un internauta de la zona del Sandino resume el estado de la wifi en un adjetivo: malísima. «Te conectas y al momento se cae la conexión. Vuelves a conectarte y a los dos minutos se cae otra vez, y cuando lo intentas de nuevo vuelves a tener problemas. Además, se demora para actualizar cualquier página; por ejemplo, en Facebook puedes estar hasta cinco minutos y no se cargan ni fotos ni videos».

En su opinión, entre todos los puntos de acceso que existen en la ciudad, la Plaza resulta el de mejores condiciones. «En el parque tengo que estar en línea recta con la antena y entonces capto la señal con calidad a una cuadra de distancia; aunque para ser sincero, yo preferiría conectarme desde mi casa».

Consideraciones oportunas

♦ Para la contratación de la bolsa y los planes es necesario que la línea del teléfono se encuentre activa y con saldo igual o superior al costo del servicio.

♦ Usted puede deshabilitar su tarifa de consumo regular de 1.00 CUC x MB para evitar que, una vez consumido, su bolsa nauta le continúe descontando de su saldo principal.

♦ Estos planes solo funcionan para llamadas nacionales; las internacionales se cobrarán según tarifa vigente.

♦ La tarifación será en tiempo real, segundo a segundo. Ejemplo: 00:03:18 de conversación.

♦ Las tarifas de estos planes se aplican solo en horario diurno (7:00 a.m.-10:59 p.m.); los minutos que se consumen en horario nocturno (11:00 p.m.-6:59 a.m.), al representar una tarifa inferior a la del plan, se descuentan del saldo principal (0.10 CUC/min), por lo que en este horario no se descuenta del plan.

♦ El saldo adquirido a través de un  bono promocional no sirve para efectuar la compra de estos planes. La compra de estos solo se descuenta del saldo principal.

♦ tildes y eñes incrementan los caracteres usados en un mensaje.

♦ Si el usuario no consume los recursos adquiridos durante la vigencia del plan (30 días) y no compra otro, los pierde; pero si  efectúa una nueva compra antes de que se venza este período, entonces los recursos anteriores (sms o minutos) se le adicionan a los recién comprados y, además, adquieren la vigencia de este último plan.

♦ La calidad del dispositivo móvil influye en la velocidad de la navegación.

A su lado, otro usuario relata los mil y un tropiezos antes de lograr una conexión exi­tosa. «Ahora mismo estaba conectado y no se me actualizaba el portal, me decía que no es posible conectarse, y tuve que salir porque tiempo que pierdes, es dinero que malgastas, y, para el salario del cubano promedio, internet todavía es un lujo. Eso sin contar que aquí hay un sol terrible que no deja estar cómodo».

«Dicen que las descargas son un mega por segundo; pero en realidad, a veces no baja nada. Un mp3 de dos minutos y pico se demora cantidad», comenta un tercer navegante, igualmente insatisfecho por los dilemas de la conectividad.

Wong García aclara que todas las áreas wifi de la provincia presentan un diseño similar. «Se abrieron al inicio con capacidad para 90 usuarios en las bandas de 2,4 o 5 gigahertz —explica—. Con el tiempo, a partir del análisis del tráfico de cada zona, hemos ido aumentado la capacidad de algunos sitios, es decir, la cantidad de personas que pueden conectarse y navegar por internet a la misma vez».

Hace poco fueron beneficiadas con el aumento de su capacidad las ciudades de Caibarién, Placetas y Remedios, cuyas áreas wifi admiten ahora hasta 135 usuarios en la banda de 2,4 gigahertz —por la cual se conectan usuarios con teléfonos—, y la misma cantidad por la banda de 5 gigahertz, mucho menos congestionada y propia para quienes emplean tablets, laptops u otros equipos más sofisticados.

«Aún no tenemos cifras, pero Etecsa va a continuar aumentando los sitios wifi, interiores y exteriores. En este mes de febrero mejoraremos el servicio en Sagua la Grande, una de las ciudades que tiene mayores dificultades con la conexión. En las áreas beneficiadas se mantendrá la misma velocidad de conexión de 1 megabyte por usuario, pero aumentará la capacidad de acceso».

Además de perfeccionar la wifi de las ciudades con mayor demanda, Etecsa valorará la posibilidad de inaugurar áreas de acceso a internet en los segundos poblados de cada municipio.

«Cuando hablamos de segundos poblados —explica Wong—, nos referimos, y esto solo es un ejemplo hipotético, a asenta­mientos como Vueltas. Habría que tener en cuenta la densidad poblacional de esos lugares y otros requisitos. Además, en el futuro también pudiera pensarse en poner una segunda zona wifi en ciudades que ahora tienen una sola área».

Nuevos planes: ¡Tómalo o déjalo!

A finales de 2016 y principios del presente año, la Empresa de Telecomunicaciones informó a la población acerca de tres nuevas ofertas de telefonía móvil que permitirían a los clientes adquirir los servicios referidos de manera autogestionada. La bolsa nauta, y los planes voz y sms facilitan el envío de correos, mensajes y realizar llamadas a un precio más bajo que el habitual.

La entrada regular al correo @nauta a través de un móvil se rige por una tarifa de consumo de 1.00 CUC por cada megabyte. La bolsa nauta permite abaratar el envío a través de la adquisición de 5 megabytes de datos por un precio de 1.50 CUC.

Infografía de ofertas de Etecsa para la telefonía móvil.
(Infografía: Erick Flores)

Con esta prestación se reduce a pocos centavos el costo de la correspondencia di­gital. Sin embargo, debe consumirse en un período de 30 días a partir de su primer uso. Según explica Wong, quien cuente con la posibilidad de recibir un bono adicional todos los meses, no tiene por qué adquirir estos servicios.

«Queremos presentar ofertas destinadas a determinados sectores, para quienes no tengan familiares o amigos que les transfieran el dinero. No obstante, cada cual puede tomarlo o dejarlo en dependencia de sus condiciones. Pasa por la decisión personal y están confeccionados para la necesidad particular de cada usuario».

A diferencia de la bolsa, los planes de voz y de sms se activan desde el mismo momento en que se solicitan y poseen también una vigencia de 30 días. La contratación de ambos servicios permite al cliente comprar una determinada cantidad de mensajes o minutos nacionales, cuyo valor se descuenta siempre del saldo principal. Ambos funcionan solo en el territorio nacional.

«A medida que usted compre un plan de mayor precio, contará con más minutos y la tarifa aplicada va a ser menor —asegura Dia­nitsy Barreto—. «No obstante, no son recomendables  para aquellas personas que cuenten con bonificación en su celular, porque el principio de descuento de la empresa empieza por el bono, luego por la bolsa y después del saldo principal».

A la expectativa, el pueblo se queja de las afectaciones de las últimas semanas: los mensajes no se envían, aunque Etecsa los cobra; la poca duración del tiempo para disfrutar el bono y la inestabilidad de los correos nauta, que quedan varados en «un más allá» sin llegar al destinatario.

«Existe congestión en la red móvil —aclara Dianitsy—. Esto responde a que el acceso al correo nauta desde el móvil circula por la misma red que la voz y los sms. La política de tráfico prioriza las llamadas, después los mensajes y, por último, el correo. Cuando existe una saturación en la radio base, se demoran los datos».

A pesar de que la prestación de dichos planes indica que la empresa tiene la disposición de facilitar el uso de la telefonía móvil y, por principio, continuar bajando los precios, la mayoría de los cubanos aún sufre las consecuencias de fallas técnicas y la carestía de un servicio que, una vez adquirido, se hace indispensable para quien precise estar «en línea con el mundo». 

  • Jorge Perez

Yo realmente no entiendo cual es la logica de ETECSA al escoger los lugares o puntos de acceso a internet, si es un servicio pago porque no poner las antenas sobre los edificios, en los repartos de vivienda, para que las personas no tengan que viajar o moverse a un parque o malecon, cual es el misterio de llenar la ciudad de nanorepetidores para hacer mas masiva la conexion a internet, le tenemos miedo a la internet.

  • Leoner Chongo

Y en el poblado de Mataguá, ¿cuándo van a tener cobertura los celulares?