Adiós, maestro Héctor Alomá

A los 87 años de edad falleció este domingo en la ciudad de Santa Clara el destacado narrador y comentarista deportivo Héctor Alomá.

Héctor Alomá y Normando Hernández, comentaristas deportivos.
Héctor Alomá (a la izquierda)junto a Normando Hernández, su compañero de batería durante muchos años en las transmisiones deportivas de la CMHW.
Visto: 3884

Hubiera querido que fuera una confusión, un rumor falso como aquel de julio de 2009 cuando lo enviaron para el otro mundo. Entonces su esposa Aleida me dijo que seguía vivito y coleando.

Este domingo no ocurrió así. La propia Aleida me confirmó la lamentable noticia: a las 4 y 50 de esta madrugada el destacado narrador y comentarista deportivo Héctor Lino Alomá Fontanills nos abandonó físicamente.

Nacido el 23 de septiembre de 1929, en Cruces, actual provincia de Cienfuegos, comenzó a hacer turnos de noche como locutor de cabina en la CMHK y por el día trabajaba en una farmacia.

Tras el triunfo de la Revolución empezó a laborar en el Departamento de Divulgación y Propaganda del INDER, en el antiguo territorio de Las Villas, y al surgir las series nacionales de béisbol simultaneaba esa actividad con la de narrador de la emisora CMHW.

Llegó el momento en que no pudo continuar realizando las dos tareas y para el bien de la narración deportiva se decidió por la Doblevé, que era lo que más le gustaba.

Pasó a la jubilación en la década del noventa, pero siguió prestando servicios como uno de los conductores del programa La Explosión de las 12. Durante su vida profesional en la Reina Radial del Centro compartió micrófonos con Ramón Piti Rivera, Rafael González Reyes, Luis Acosta, José Luis Nápoles y Normando Hernández Castro, con quien integró un binomio emblemático en la narración deportiva en el llamado interior del país.

Admirador de los Cardenales de San Luis, Alomá tuvo el honor de conocer importantes figuras como el dirigente político Eduardo Chibás y el popular cantante Tito Gómez, además, por supuesto, de la mayoría de los grandes peloteros que han desfilado por las series nacionales.

Miguel Ángel Pérez cuéllar, Buck Canell y Héctor Alomá, en 1969, durante visita al periódico Vanguardia.
De izquierda a derecha: el fallecido colega Miguel Ángel Pérez cuéllar, Buck Canell y Héctor Alomá durante la visita que el prestigioso narrador argentino-cubano-estadounidense realizó al periódico Vanguardia en mayo de 1969.

Ocho años atrás cuando arribó a los 80 tuve el gusto de hacerle una extensa entrevista. Me confesó que su figura inspiradora había sido el argentino-cubano-estadounidense Buck Canell, a quien le estrechó la mano en mayo de 1969, cuando el ilustre cronista estuvo de visita por nuestro territorio e incluso dialogó con compañeros del periódico Vanguardia.

Canell llegó con el objetivo de dialogar con Martín Dihigo, el Inmortal, de quien se habían difundido falsos rumores de su muerte. Alomá y el colega Miguel Ángel Pérez Cuéllar —también desaparecido—, acompañaron al distinguido huésped a Cruces, donde radicaba en aquellos momentos el primer pelotero cubano exaltado al Salón de la Fama en Cooperstown.

De Buck Canell recreó Héctor Alomá algunas frases que pegaron en los oyentes de las transmisiones beisboleras en el centro del país como «le tira y abanica» y «no se vaya nadie, que esto se pone bueno».

Hace dos meses lo visité. Sentí que tenía una deuda pendiente con él. Ya había perdido la memoria y repetía a cada rato el nombre de Eduardo Chibás.

Héctor Alomá ha partido hacia la vida eterna. Desde acá, mientras lata mi corazón seguiré recordando a aquel hombre impecable al vestir, de carácter agradable, jocoso, que bebía una copita de vino, jugaba alguna que otra vez una partida de dominó y leía diariamente el periódico «porque había que mantenerse informado». No podré olvidar nunca al amigo que desde hace un cuarto de siglo jovialmente acostumbraba a decirme el Chico de Báez. 

Se han publicado 11 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Uvedel

    Mi eterna admiración por este maestro de la narración. Tuve la suerte de ser su amigo. Siempre lo recordaré.

  • Wilfredo Castañeda

    Adios maestro de la narracion deportiva, de verdad sentimos la perdida y los que tuvimos la posibilidad de conocerlo y escuchar de su gran voz la narracion de cada juego como si lo estuviera viendo, no podemos decir otra cosa que nuestras mas sentidas a sus familiares, el deporte esta de luto....que en paz descanse queridismo Hectro Aloma...

  • Pedro Nolasco

    Tienes razón Osvaldo. Su vestir era impecable sin exageraciones y su forma de expresarse se parecía a su vestimenta porque era también elegante, respetuosa y de buen gusto.
    En esa foto que publicaste aparece también Mike Perez Cuellar, otro periodista de la vija escuela que aún después de jubilado venía a diario de su natal Esperanza para leer el periódico en caliente.

  • Yordani.

    Mi más sentido pésame para los familiares y amigos de este inolvidable profesional de la radio villaclareña y cubana.

  • Rolando arrojo

    Descansa en paz mi amigo , muchos recuerdos agradables que nos dejastes, Gracias por apoyar el beisbol y a nosotros los jugadores..

  • ORLANDO CHINEA PARET

    Todos los villareños amantes del baseball en LAS VILLAS lo recordaremos.siendo narrador insignia de los team LAS VILLAS Y AZUCAREROS. Junto a Gonzales Reyes.siempre lo admire siendo yo un niño.de adulto tuve el privilegio de ser su amigo.mis eternos RESPETOS Y CONDOLENCIAS A SU FAMILIA.E.P.D. AMIGO HECTOR

  • ORLANDO CHINEA PARET

    Mi mas sentido pesame a su familia y amigos EPD MAESTRO INSIGNIA DE LA NARRACION DEPORTIVA EN LAS VILLAS

  • Guillermo Isidrón

    Mis condolencias a sus familiares. Alomá fue gran amigo de mi padre y siempre lo recordaré como un excelente narrador y gran conversador. Su voz era limpia, clara, con una dicción impecable, era un "gentleman" de la narración de beisbol. ¡Cómo no voy a recordar su admiración por Buck Canell y los Cardenales de San Luis!, pero tampoco olvidaré las anécdotas que me contaba del Beny Moré, a quien también respetaba y quería.
    Descansa en paz, querido Héctor Alomá, no te olvidaré jamás, Puntilla (así solía decirme).

  • juancarlos

    Para mi uno de los mejores comentarista deportivo del pais,lastima la fatalidad geografica,disfrute mucho sus narraciones..

  • Yuri martinez

    Descansa en paz unos de los grandes naradores de todo los tiempo en las villas y el mundo en nombre de mi familia y mio en particular

  • osmany

    Un grande sin dudas, y como los grandes de verdad humilde, el periodismo, la radio y el deporte lo extrañarán y recordarán por siempre...