Este refrán popular define la estrategia de trabajo de los pescadores de la UEB Acuaman de Manicaragua. Las seis de la mañana los sorprende en el agua, en pequeños botes los nueve hombres de la brigada toman por asalto la presa Palmarito, estudian el lugar y tiran las artes de pesca.