Viaje por Cuba: Sabor a Baracoa

Cada uno de mis viajes a Baracoa comienza con una añoranza de cacao, sal y coco.

Paisaje de Baracoa.
(Foto: SMB)
Visto: 1099

Son catorce horas de viaje en ómnibus nacional desde mi natal Santa Clara hasta Guantánamo y luego cuatro más hasta la Villa Primada de Cuba. Sí… me encantaría tener un auto para estos casos. No tanto para llegar más rápido sino para hacer todas las paradas posibles en la carretera costera que conecta a estas dos ciudades, además del viaducto La Farola.

Probablemente tardaría lo mismo entonces el viaje en mi auto imaginario, pero lo fotografiaría y gozaría más, aunque conozco a alguien convencido de que rara vez se tienen buenas fotos de los mejores momentos, si en verdad fueron disfrutados.

El sol ilumina a Baracoa como no lo hace a ninguna otra ciudad cubana. Cándido, donde las olas alcanzan la arena oculta en remolinos de algas secas y caracoles blancos. Amargo, montaña adentro, donde la falta de lluvia hace crecer espinas entre nubes de piedra caliza, mientras la luz salpica dorado sobre cruces de parra y palmeras, y el viento salado curte los cuerpos de frutas, personas y perros callejeros.

Podría probar los colores de Baracoa cada día con sólo humedecer los labios. Sentirlos entre mis manos. Podría aspirarlos cada tarde cuando el viento cambia de dirección y absorbe un poco de cada cosa viviente para guardarla cerca de la costa o al pie de las montañas. Al final entiendes que algo de ti yace en alguna parte de Baracoa, y querrás regresar para buscarlo.

Viaje por Cuba: Sabor a Baracoa

Vista de la bahía de Baracoa desde el Hotel El Castillo.
Vista de la bahía de Baracoa desde el Hotel El Castillo.
El Yunque.
El Yunque.
El territorio es famoso por sus plantaciones de cacao.
El territorio es famoso por sus plantaciones de cacao.
Francisco me recibe en la Finca Duaba, al noroeste de Baracoa, para mostrarme sobre el procesamiento artesanal del cacao e invitarme a tomar un chorote. Nada mejor para iniciar el día que esta bebida espesa a partir de leche de coco y cacao en polvo.
Francisco me recibe en la Finca Duaba, al noroeste de Baracoa, para mostrarme sobre el procesamiento artesanal del cacao e invitarme a tomar un chorote. Nada mejor para iniciar el día que esta bebida espesa a partir de leche de coco y cacao en polvo.
En el pueblo Sabana.
En el pueblo Sabana.
Después de un almuerzo tardío con deliciosos camarones en salsa de leche de coco y arroz con gris, pescados en la mañana y cocidos con leña, ensalada de frutas del caney y jugo de maracuyá, converso con Karla, una guantanamera sonriente que no cree que su cabello no necesita en lo más mínimo de alisados con keratina.
Después de un almuerzo tardío con deliciosos camarones en salsa de leche de coco y arroz con gris, pescados en la mañana y cocidos con leña, ensalada de frutas del caney y jugo de maracuyá, converso con Karla, una guantanamera sonriente que no cree que su cabello no necesita en lo más mínimo de alisados con keratina.
Mientras conversaba con Karla se asoma la dueña de la casa, no sé si atraída por las risas o interesada en conocer los beneficios de la keratina.
Mientras conversaba con Karla se asoma la dueña de la casa, no sé si atraída por las risas o interesada en conocer los beneficios de la keratina.
Desembocadura del río Yumurí, al sureste de Baracoa.
Desembocadura del río Yumurí, al sureste de Baracoa.
En el bote que me lleva río adentro viaja Ofelia, una mujer de la zona que vive en una de las casas en las riveras. Mientras me desvisto para ir nadando detrás del bote, le pregunto si no hay problema en hacerlo. Ella sonríe y asegura que no hay pirañas en Baracoa…
En el bote que me lleva río adentro viaja Ofelia, una mujer de la zona que vive en una de las casas en las riveras. Mientras me desvisto para ir nadando detrás del bote, le pregunto si no hay problema en hacerlo. Ella sonríe y asegura que no hay pirañas en Baracoa…
El viaducto La Farola es una de las siete maravillas de la ingeniería civil en Cuba. El paisaje es insuperable.
El viaducto La Farola es una de las siete maravillas de la ingeniería civil en Cuba. El paisaje es insuperable.

Se han publicado 2 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Delvis Toledo desde Cienfuegos

    Tuvimos la fortuna, mis amigos y yo de planificar un maravilloso viaje que nos llevó por Gibara/Holguín/Mayarí/Moa/Yumurí/Baracoa/Maisí y fuimos testigos de las palabras que el profesor Sadiel acaba de mencionar aquí: la costa norte del Oriente de Cuba es sensacional. En las fotos que tomé con mi cámara no fueron captadas todas las emociones que realmente te ofrece el paisaje. La magia del momento, la imagen nítida en tus ojos es insuperable.
    Nuestra aventura durante la estancia en el Abra del Yumurí fue uno de los momentos más especiales. Conversar con los pescadores, el viaje en el bote, de ida y regreso luego en la tarde, la caída del sol y un Yunque difuminado en la lejanía, son recuerdos imborrables que quedaron en mi mente.
    Y qué decir de Baracoa! Este fue mi segundo viaje hasta allí y sentí eso que dice Sadiel> algo raro en su malecón me hizo sentirme un baracoeso más, su río Miel me regaló toda la dulzura que ningún otro río me ha ofrecido antes, y el Yunque (más cercano ahora) volvía a cautivarme imponente.
    Muchas felicidades y gracias a Sadiel por brindarnos sus capturas y sus impresiones.

  • Miguelito

    Sabia usted que un territorio de su provincia Villa Clara fue el mayor productor de cacao en nuestro país, San Juan de los Remedios. En el archivo municipal de historia de esa localidad están los datos relacionados con el tema.