Después de la tormenta: crecer

En Jibacoa, el poblado cabecera del Escambray villaclareño, hasta el gato sabe lo que hay que hacer cuando se acerca una tormenta a la región central del país.

El valle de Jibacoa, luego del paso de la tormenta tropical Eta. Tardará aproximadamente 15 días en evacuar la retenida. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Visto: 1303

Cuando el Dr. Rubiera anuncia por televisión que una tormenta se acerca a la región central del país, en Jibacoa, el poblado cabecera del Escambray villaclareño, hasta el gato sabe lo que va a pasar y lo que hay que hacer. Todos saben que las tormentas traen lluvia, y que cuando llueve «pa´ la cabeza», el agua baja e inunda el valle.

El valle de Jibacoa es como una «batea» con un tragante en el fondo (el sumidero). Cuando se llena muy rápido ese pequeño agujero no da abasto y se inunda, tardando muchos días en evacuar. Entonces las carreteras y los caminos quedan cubiertos en los puntos más bajos y muchas comunidades y regiones quedan incomunicadas.

La carretera a Topes de Collantes estará interrumpida al menos tres días. (Foto: Carolina Vilches Monzón)

Los vecinos de las zonas bajas saben que corren el riesgo de quedar bajo el agua, por lo que deben evacuarse. Cualquiera conoce que un techo ligero se puede ir con el viento, por lo que hay que asegurarlo.

Una de las formas más comunes de asegurar los techos es colocándole sacos pesados encima. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Otra manera de proteger los techos es con largas varas sujetas a un objeto pesado. (Foto: Carolina Vilches Monzón)

Cuando pasa la tormenta, no hace falta que nadie venga a decir lo que se necesita. Todos lo saben muy bien.

Después de la tormenta: crecer

En cuanto deja de llover el montañés sale a evaluar los daños. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
En cuanto deja de llover el montañés sale a evaluar los daños. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Los puentes suelen ser estructuras vulnerables frente a las crecidas, por eso hay que revisarlos enseguida y hacer marcas o avisos cuando la estructura fue dañada, para evitar accidentes. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Los puentes suelen ser estructuras vulnerables frente a las crecidas, por eso hay que revisarlos enseguida y hacer marcas o avisos cuando la estructura fue dañada, para evitar accidentes. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Los vecinos saben que las intensas lluvias arrastran de las lomas tierra, piedras y restos de árboles, por eso cuando pasa el temporal hay que
Los vecinos saben que las intensas lluvias arrastran de las lomas tierra, piedras y restos de árboles, por eso cuando pasa el temporal hay que "agarrar" la guataca y la pala y limpiar las vías lo antes posible. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Los caminos vecinales se ven muy afectados. Temprano en la mañana las familias salen a reparar y limpiar los accesos a sus viviendas. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Los caminos vecinales se ven muy afectados. Temprano en la mañana las familias salen a reparar y limpiar los accesos a sus viviendas. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Cuando el agua empieza a bajar, los que buscaron refugio en casas más altas y fuertes, regresan a sus hogares. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Cuando el agua empieza a bajar, los que buscaron refugio en casas más altas y fuertes, regresan a sus hogares. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Cuando los techos están muy buenos siempre se mojan las cosas. Así que cuando pasa la tormenta se secan y se arreglan los estropicios del patio. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Cuando los techos están muy buenos siempre se mojan las cosas. Así que cuando pasa la tormenta se secan y se arreglan los estropicios del patio. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Las líneas telefónicas sufren con el agua y los vientos, por lo que los trabajadores de ETECSA saben muy bien que les espera un arduo trabajo. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Las líneas telefónicas sufren con el agua y los vientos, por lo que los trabajadores de ETECSA saben muy bien que les espera un arduo trabajo. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Otro tanto ocurre con el tendido eléctrico. Pero el trabajo duro no asusta a los linieros, acostumbrados a trabajar por días lejos de sus casas para restablecer el servicio en las zonas afectadas. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Otro tanto ocurre con el tendido eléctrico. Pero el trabajo duro no asusta a los linieros, acostumbrados a trabajar por días lejos de sus casas para restablecer el servicio en las zonas afectadas. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
¡Hasta los animales saben qué hacer! Las tiñosas saben que deben
¡Hasta los animales saben qué hacer! Las tiñosas saben que deben "ponerse en cruz" para que sus plumas se sequen. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Las arañas del monte saben que tienen que andar con su cría a cuestas y flotar cuidadosamente hasta encontrar sitio firme donde ponerse a salvo. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Las arañas del monte saben que tienen que andar con su cría a cuestas y flotar cuidadosamente hasta encontrar sitio firme donde ponerse a salvo. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Yulelmis Jacomino hace más de 20 años que integra las brigadas de rescate de los bomberos. Él sabe que pasado el temporal debe estar listo para prestar ayuda donde sea necesario. Esteban Sotolongo conoce el lugar como la palma de su mano. Por eso sabe que debe salir en la canoa a guiar a los del salvamento. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Yulelmis Jacomino hace más de 20 años que integra las brigadas de rescate de los bomberos. Él sabe que pasado el temporal debe estar listo para prestar ayuda donde sea necesario. Esteban Sotolongo conoce el lugar como la palma de su mano. Por eso sabe que debe salir en la canoa a guiar a los del salvamento. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Para los que crecieron entre matas de café no es un secreto que con la lluvia los granos se maduran rápidamente. El robusta no es un problema, se seca en la mata. Pero el arábigo, el de exportación, se cae y se pierde. Por eso en cuando deja de llover hay que recoger rápido todo el grano posible. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Para los que crecieron entre matas de café no es un secreto que con la lluvia los granos se maduran rápidamente. El robusta no es un problema, se seca en la mata. Pero el arábigo, el de exportación, se cae y se pierde. Por eso en cuando deja de llover hay que recoger rápido todo el grano posible. (Foto: Carolina Vilches Monzón)

Se han publicado 4 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Rey javier dominguez perdigon

    A pesar de los grandes daños ocasionados por la tormenta tropical ETA el pueblo de villa clara se levanta y se fortalece unidos y trabajando bajo un mismo sentir

  • Adr

    "Cuando los techos están muy buenos siempre..."
    Notable autocensura-olvidofreudiano: un texto que contradice una imagen.

    Debiera decir: "Cuando los techos NO están muy buenos siempre llueve más dentro que fuera".

    Un poco más de responsabilidad y cuidado.

    Saludos

    • Carolina Vilches

      Efectivamente. El artículo inicial lleva el NO. Puede verse que no tiene sentido sin esa palabra. Tiene otra errata. Donde dice "llueve para la cabeza " debe decir "llueve pa la cabezá". No se en que momento ocurrieron estos cambios, espero que quede aclarado

  • sadiel

    que llenos estaban los rios