Vanguardia

Sueltecitas (enero-febrero 2019)

Visto: 217

—A cualquiera le sube la presión cuando no entra el Captopril a la farmacia.

La historia del atletismo debería escribirse en letra corrida.

Aquel curda iba para el bar en dos pies y regresaba en cuatro patas.

Aquel carnicero al menos tenía carnosidad en los ojos.

Con el bocadito de helado nadie se come un pan.

En el atletismo no se permiten corredores de permutas.

El buen casillero no se encasilla.

No todo el mundo le coge el golpe al boxeo.

Con el precio del mamey, cualquiera se pone colorado. 


Qué notas, caricatura de Pedro Méndez.
(Caricatura: Pedro Méndez)

A aquel meteorólogo le encantaban los instrumentos de viento. 

El apellido menos ahorrativo es Gastón. 

El pan de la bodega siempre está en boca de la gente. 

En el Banco Popular de Ahorro se habla en plata. 

Si de sanar se trata, aquel carnicero tenía carne de perro. 

¿A qué urólogo no le gustaría tener una riñonera? 

En el sexo, lo que no nace, no crece. 

Gracias a los tintes hoy en día pocas personas peinan canas. 

La máquina de aquel barbero tenía un pase… ¡por eso a los clientes se les ponía el pelo de punta!


A ningún pescador se le ocurriría pescar con las redes sociales.

La ciudad más adinerada de Argentina debe ser La Plata.

¿A qué cirujano no le gustaría hacer una operación bancaria?

Hoy en día no todos los tríos son musicales.

De un bar, pocos salen bien parados.

Si de viuda se trata, en la funeraria siempre hay hombres a la viva.

Aquel casillero se afilaba los dientes cuando llegaba la carne.

Cuando le compramos el Melaíto a un revendedor, nos sale cara la gracia.


En CADECA no le pagan a todo el mundo con la misma moneda.

Algunas personas practican la religión con espíritu deportivo.

Los buenos meteorólogos no van a su trabajo a matar el tiempo.

Para algunos jóvenes el tacasillo dejó de ser ropa interior.

Cuando un hombre se casa, lo primero que hace es dejar la habitación limpia de polvo y paja.

Los buenos bateadores siempre están en la primera línea.

En el béisbol, a pesar de ser peligroso, algunos equipos juegan mejor en la carretera.

Para llegar a ser un buen bombero no se deben quemar etapas.