Vanguardia

Lo que veo y dejo

Visto: 317

Todos los domingos por la mañana voy al mercado Los Pilongos en busca de mi pedacito de carne. Llego a la taquilla de entrada con mi peso en la mano, y ni siquiera encuentro paticas de cerdo.

Ilustración de Martirena sobre el desabastecimiento en los mercados
(Caricatura: Martirena)

Lo cierto es que no sé lo que sucede con la oferta de cárnicos en la referida feria. Si la situación continúa manteniéndose de la misma manera, vamos a tener que declarar todos los domingos feriados para los puercos.

Según me cuentan, el aceite sigue perdido en las tiendas por divisa. Hace unos días sacaron un poco, y duró lo que un merengue en la puerta de un colegio. Entonces, si uno quiere engrasarse por dentro hay que estar «fritos».

Lo otro que veo y dejo son las frazadas de piso. No la encontramos por ninguna parte, pero ante tal carencia buscamos la solución de un pulóver viejo. A fin de cuentas, yo digo que lo viejo también puede ser útil.