La vuelta al mundo en 80 líneas

A propósito de la celebración del Día Internacional de la Paz, este 21 de septiembre, Vanguardia te invita a la reflexión.

Mapa del Índice de Paz Global en 2020.
Según el Índice de Paz Global, en 2020 el nivel de paz en el mundo disminuyó por novena vez en los últimos 12 años. 81 países experimentaron un desarrollo y otras 80 naciones retrocedieron. (Mapa: Tomado de Internet)
Visto: 1698

Cada 21 de septiembre la Asamblea General de Naciones Unidas nos convoca a fortalecer los ideales de paz, a envolver el mundo en una bandera blanca para sanar las heridas de los fuegos cruzados, a rehacer los caminos con pasos que no aplasten a otros seres humanos; a escuchar, respetar y unir.

Contraria al festejo de un día, la paz deviene construcción permanente y colectiva, que invita a los pueblos a mirar mapas y calendarios desde una perspectiva contrahegemónica, sostenible, diversa e inclusiva. Si ubicamos en tiempo y espacio los acontecimientos, el 2020 se presenta como un año para nada pacífico.

La naturaleza nos declaró la guerra desde el 31 de diciembre de 2019, con los primeros estragos de su arsenal microscópico en la ciudad china de Wuhan. El armamento más letal que ha probado la madre natura desde los días de la gripe española —en el lejano 1918— extendió sus ráfagas hacia los cuatro puntos cardinales; y hoy las secuelas clínicas, psicológicas, sociales, económicas y políticas resultan tan inciertas como la solución del conflicto sanitario.

A la par de la crisis epidemiológica que hace de América su epicentro, subyace la desestabilización política, latente en la región donde los «aldeanos vanidosos» y los «gigantes que llevan siete leguas en las botas» se disputan el dominio sobre sus semejantes.

Venezuela y Nicaragua defienden la autodeterminación de sus pueblos y la legitimidad de sus gobiernos frente a las lecciones de quienes enarbolan democracia y derechos humanos sobre el asta de la injerencia. Mientras Bolivia encara un gobierno golpista que demoniza el Movimiento al Socialismo y mantiene a la nación andina en un caos.

Engalanados con el traje neoliberal, los gobernantes de Ecuador, Chile y Brasil quedan en ridículo frente al pueblo que los eligió. Las multitudes de los tres países se lanzan a las calles para denunciar el retroceso de las conquistas populares, que alcanza su clímax durante la pandemia de la COVID-19.

¿Qué decir de Colombia? Después de tantos años en una batalla desde múltiples cuarteles, la paz incipiente se ve opacada por la persecución y el asesinato de exguerrilleros y de líderes sociales defensores de los derechos humanos, fundamentalmente en comunidades del interior.

El Viejo Continente no escapa a los tiempos revueltos. Mientras los Estados se reponen a los ataques del SARS-CoV-2, Bielorrusia se ha convertido en centro de la conspiración política. Después de 26 años en el poder, Aleksander Lukashenko, cuyo único delito consiste en vencer a la candidata opositora con el 80 % de los votos, afronta las acusaciones de quienes asumen la estabilidad de un gobierno como riesgo para la seguridad mundial.

Al son del Estado Islámico bailan otros terroristas, maquillados con excusas de ayuda humanitaria, pacifismo y destrucción de armas químicas. Se aprovechan de las tensiones en el Medio Oriente para controlar recursos naturales e intimidar a países vecinos. Mientras tanto, los pueblos cercanos al Mar Mediterráneo y el Mar Rojo siguen viviendo una tormenta que no parece tener fin.

Si de obstruir la paz se trata, vale colocar a Estados Unidos en la posición retórica de denominador común. Cual fiera acorralada, el magnate que ocupa la Casa Blanca desde 2017 quiere asegurar a toda costa otros cuatro años de alquiler. Como si en la reelección le fuera la vida, recurre al viejo truco de desviar la atención de la penosa realidad interna con la crisis de otras naciones. Y, si no hay crisis, las crea. No por gusto su propuesta para el Premio Nobel de la Paz cayó como un martillazo, satirizado por los memes en las redes sociales, pero martillazo, al fin y al cabo.

A la ineptitud de Donald Trump frente a la pandemia global en la que asume un protagonismo indiscutible, se suman la actitud fascista hacia los inmigrantes, el racismo enquistado en la sociedad norteamericana y la política obsoleta hacia China, Rusia y Cuba, porque ya no nos intimida, ni con guerra fría ni con paños tibios.

De regreso en casa, pasada la confusión de tantos husos horarios y superado el trauma de la violencia en todas sus manifestaciones, nuestras batallas se tornan ligeras y el armamento, barato. Nasobuco y distanciamiento físico para darle jaque mate al bichito que nos puso el tablero en cuarentena desde marzo. Trabajo y ahorro para aliviar los bolsillos y aflojar el grillete casi sexagenario que nos pone el vecino de enfrente. Sensibilidad y empatía para conservar la esencia —ante todo– humana.

Se han publicado 10 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Jorge santos

    Que cosa esta el dueño de todas las guerras, usa, pintado de amarillo, eso no hay quien lo entienda, la guerra de afgsnistan, irak, Panamá, libia y ahora siria, lis golpes de estados en boliviano, lo de dilma, la de Venezuela, Ucrania y ahora Belarús. La defensa y vetar las resoluciones en ka ONU que se promueven contra israelí, viola los derechos humanos con golpes preventivo que barbaridad, hasta cuando no se ira a reformar la ONU

  • Jorge santos

    Hoy día internacional de la paz, en la onu debería condenarse a los estados unidos e israel por las ataque a siria y a los palestinos

  • Rodolfo

    No entiendo el mapa publicado. Según los colores el azúl es más pacífico y el rojo es menos pacífico por tanto el neutral está en amarillo. Entonces por qué Estados Unidos no está en marrón que es más allá del rojo. Ese mapa no está bien

    • Mónica Sardiña Molina

      Rodolfo, ese mapa muestra el análisis que hace el Institute for Economics and Peace, atendiendo a 23 indicadores cualitativos y cuantitativos, cuya interpretación está completamente parcializada. Desgraciadamente, ese es el mundo donde vivimos.

  • José Luís Tejeda Morera

    Buen comentario Mónica. Realmente vivimos una situación compleja a nivel global y la ONU como mediador internacional poco puede hacer porque EEUU continua siendo el obstáculo para todo lo bueno q se pudiera hacer.

  • Hector Martin

    Estoy seguro que dentro de los 23 indicadores que toma el instituto en su estudio no tiene en cuenta uno fundamental para reflejar el tema y es -cantidad de bases militares y despliegue de tropas- EEUU y Cuba con el mismo color(ni la guerra ni la paz) este mapa es para daltónicos e ilusos no cabe dudas.

    • Rodolfo

      Ah ya entiendo es un mapa de la paz Made un Usa donde la pacificación se hace lanzando bombas y entrenando mercenarios y derrocando gobiernos democráticamente electos y bloqueando países por décadas hasta asfixiarlos como intentan hacer con Cuba y otros países.

  • NICASIO VÁZQUEZ

    TE FELICITO MÓNICA. TE HAS CONVERTIDO EN UNA EXCELENTE PERIODISTA. ME PARECE QUE FUE AYER CUANDO IBAS AL CIRCULO INFANTIL CON MIS NIETOS. TUS PADRES ESTARAN ORGULLOSOS DE TI. TE DESEO MUCHOS EXITOS.

  • Pepe

    (...) recurre al viejo truco de desviar la atención de la penosa realidad interna con la crisis de otras naciones (...)
    Estimada periodista: Está usted hablando de Trump? Seguro la canción "Catalejo" del dúo Buena Fe fue inspirada por él... Siento vergüenza...

  • Pepe

    "No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social."