Cuba viva, ¡Viva Cuba!

Cruzo los dedos ante el arribo del año de los 60 de mi madre, en el que, quizás, pueda abrazar por primera vez a mis sobrinos, y elevo plegarias por los padres de nuestros candidatos vacunales, por los enfermos y los que curan.

Visto: 3354

El hombre se complace en enumerar sus pesares, pero no enumera sus alegrías. (Fiódor Dostoyevsky)

¿Mi resumen del 2020? Viví. Con intensidad quebrantahuesos y aparente entereza, harta hasta la barbilla de los días interminables, las calles vacías y la casa ocupada; extrañada conmigo misma —la «yo» de pandemia—, cuando me descubrí llorando, deshecha de vergüenza, por el par de papas que dejé podrir en el viandero, o por dedicarle un rafagazo de insultos profanos al profesor de Ciencias Naturales que, del otro lado de la pantalla, dictaba demasiado rápido las orientaciones del trabajo final de quinto grado.

Cuba Viva
Ilustración: Martirena

Hoy no me avergüenza reconocerlo. Hoy, solo agradezco la suerte de los míos, el cuidado anónimo que nos dedicaron otros, la bendición de llegar. ¡Y nos ha costado llegar! Ha dolido mucho, muchísimo. Y destazó las máscaras de algunos, enjuagó las dudas que pudimos tener sobre otros, y nos reveló, quizás por primera vez en la vida de unos cuantos, que somos nosotros —no el Gobierno— los responsables de las actitudes que, a nivel humano, nos empobrecen y aíslan.

Después del 11 de marzo, la tensión por la supervivencia se ha convertido en una corona de espinas que intentamos sostener con estoicismo, aunque no haya un solo día en que no nos haga sangrar. Incluso, las proyecciones comerciales más equitativas han sido insuficientes para que los más vulnerables puedan encarar las tantas carencias de una economía a ratos en muletas, a ratos colapsada, mientras cientos de parásitos sociales hacían su pan asaltando, más que el bolsillo, la dignidad de millones.

Los «iluminados» políticos de las redes sociales intentaron entonces inocular la idea de que, dentro de cada cubano de la isla, anida una criatura polimorfa —hipócrita, paralizada y ciega como topo—, que sisea sus desgracias entre dientes y «asimila el sistema» con apatía.

¿Los «apáticos»?: los miles que, durante nueve meses y sabe Dios hasta cuándo, nos han cuidado las espaldas, sin reclamos, domingos ni noches largas; los voluntarios de la zona roja, los que revisan tareas de Matemática por teléfono, los de la espalda quebrada por el sol y la frente a dos palmos del surco, los del pan de cada día, los que atienden nietos para que el hijo/hija/nuera/yerno vaya a crear vacunas, a abrir la cafetería, a hacer periodismo…

Ha sido un año de fe, en lo omnipresente, en los pasos y estrategias del país, y en el esfuerzo propio: las crisis paren más creyentes que escépticos. Según las predicciones del panteón yoruba para el 2020, Ochún gobierna y Obatalá es la deidad acompañante —corazón y mente—, y las más hermosas evidencias de amor al prójimo no se sucedieron iglesia adentro, sino en una cotidianidad terrenal en la que sobraron hombros sobre los que aliviar la carga, manos en las que colocar la vida, o entre desconocidos en espacios virtuales, cuyo único vínculo es la condición de cubanos necesitados. ¿Que la «crecida» casi nos ha tapado la nariz? ¡Y de qué manera! De puntillas y aferrándonos a lo que sea que nos mantenga a flote, pero jamás abandonados a nuestra suerte.

Me he mordido la lengua tres, diez, 15 veces, porque la confrontación estéril es un ejercicio desgastante en el que los únicos argumentos que pesan son los de interlocutores encandilados por la tiranía de su voz. Exigen, con sentida razón, los que edifican a este país y, aún así, no logran que la retribución material a su esfuerzo les garantice lo que merecen y precisan.

Levanto los dos brazos por esos miles de inconformes que garantizan servicios o pedalean cada día hasta las fábricas, escuelas, hospitales, crían cerdos en el patio, ahorran, ladrillo a ladrillo, para que sus hijos tengan un techo, y aún así los motivan a que estudien porque el conocimiento les dará alas fuertes.

Pero reclaman, además, los de voluntad de peluche, seso corto y poca disposición para la «ignominia» de ser un asalariado, estatal o privado. El paternalismo de nuestras políticas sociales nos está cobrando una cuenta altísima, pues durante décadas colocaron al ser humano —sin distinciones entre «los que aman y fundan, y los que odian y deshacen»—, en el centro de sus muchos beneficios.

Ya llega un enero inédito, el cual impondrá un reajuste que trasciende el plano de la macroeconomía, al impactar, a nivel doméstico, contra la planificación con que normalmente organizamos nuestras prioridades. No se tratará, por tanto, de multiplicar y dividir billetes, panes y peces, sino de humanizar y adecuar lo que se proyecte y legisle a las necesidades de un pueblo que, a pesar de sus luchas, aún tiene demasiados sueños por cumplir.

Justicia y coherencia, solo eso pedimos, para los verdaderos vulnerables y los que han hincado rodilla en tierra por su país. Cruzo los dedos ante el arribo del año de los 60 de mi madre, en el que, quizás, pueda abrazar por primera vez a mis sobrinos, y elevo plegarias por los padres de nuestros candidatos vacunales, por los enfermos y los que curan.

«La vida es lo que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes», dijo John Lennon en su tema Beautiful boy. ¿Mi resumen del 2020? Cuba vivió y, con ella, sus hijos.    

Se han publicado 16 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • PAPIRRIKI

    Buen artículo, muy equilibrado y ajustado a nuestra realidad.
    Si contruimos, triunfamos.
    Vamos pa'llá, cubanos.

  • Ernesto

    Exacto VIVA CUBA esas 4 letras por encima de cualquier ideología, nuestro país, nuestra tierra. Nos toca a cada cubano de bien hacer de nuestra patria un lugar mejor para nosotros y nuestra descendencia.

  • Hector Martin

    Un año que nadie imaginó tener que vivir, triste por los que ya no están, lleno de pruebas bien fuertes y todavía presentes. Martí dijo. ...." la dificultad es grande y los que han de vencerla también"... pues tenemos que seguir creciéndonos y nos dará más orgullo el futuro.

  • Lili

    Un año que demostró, todo lo vulnerable que estamos cdo dependemos más de lo que importamos que de lo que realmente podemos producir.
    Que demostró cto se le escapaba al estado en recursos, bienes y alimentos por vias no legales, más por falta de control y responsabilidad q habilidad de los malvesores.
    Un año que demostró que sólo nosotros seremos los únicos que podemos hacer que nuestro país crezca .

    • Pedro

      Si el gobierno no apoya al productor estamos a las puertas de naufragar, al campesino se le exige producción pero no se le aseguran insumos y sabemos de la cantidad de plagas que hay que combatir para salvar las cosechas.
      Y mientras tanto el bolsillo nos va a doler mucho más.

  • José David

    Gusto y disfruto de un artículo que quizas pudiese haber escrito yo, o el panadero de la esquina, o el doctor que, sudando, sale a medio día de su consultorio a recorrer sus calles, o del que está en la "zona roja", doctor, enfermera, pantrista o auxiliar de limpieza. Aquellos muchos que generamos la exigua riqueza que aún nos sostiene en pie y nos permite llegar a un nuevo año con una tarea de gigantes para lograr el ya no necesario, sino imprescindible ordenamiento de nuestra casa grande. Existen, sí, un puñado de inescrupulosos que ha ocupado de enriquecerse a las costas de los muchos. Un puñado que que, a pesar de ser no mas que un por ciento bajo de nuestra sociedad, no deja de ser mas peligroso que nuestros eternos vecinos norteños, o un huracán categoría 5, o la mismísima COVID-19. Si ayer fuimos capaces de derrotar a los colonialistas españoles con palos y machete, o con fusilitos deportivos y de cacería derrotar un poderoso ejército, si fuimos capaces de derrotar a uno de los ejércitos más poderosos del Africa y con ello el último bastión del apartheid; entonces hoy entonces podemos derrotar a la Covid-19 y a nuestros enemigos domésticos. Por eso vamos a unirnos y armarnos, no con fusiles, pero sí con una fuerte dosis de sacrificio, de optimismo y de amor. Hagamos de 2021 un año mejor, más próspero y sostenible. FELICIDADES COMPATRIOTAS.

  • Yanet

    Muy buen tema Liena abordastes la realidad de hoy en tu articulo sigue asi entregandote en todo lo que escribes.Este año nos pasaron cosas muy tristes pero buenas tambien. Me siento orgullosa de ser Cubana. Viva mi patria.

    • El Derrotero

      ... y que viva,,,, que es mía también....

  • Liena María Nieves

    Gracias a todos por sus palabras pero, sobre todo, por la cubanía, del tipo que crece espontánea, por amor. Que el 2021 nos traiga a todos los hijos que aman a su islita inmensa mucha salud, fuerza, alegría, paz y prosperidad ???

    • RAMON L GOMEZ MORALES

      Amén. Gracias

  • RAMON L GOMEZ MORALES

    Muchas Felicidades. Al 2020 no lo despedimos, le hacemos acto de repudio para vaya bien avergonzado por todo el mal que dejó, aunque de lo malo tambien tenemos lecciones y aprendizajes. Mucha salud, paz, prosperidad....se multiplique la alegria, sume la amistad y el amor en el 2021.

  • Andy Lay González Corcho

    Este ha sido de los mejores artículos que he leido, como usted nos tiene acostumbrados. La mesura y el equilibrio sobrevuelan el artículo. Este deberá ser un año de prosperidad para el pueblo cubano siempre desde la defensa de los valores de cubanidad que nos caracterizan.
    Por otra parte Liena que bueno sería que usted o alguno de sus colegas pudiese publicar un artículo sobre la letra del año 2021,como lo hacen Cuba debate y otros medios a los que no todos tenemos acceso. Gracias.

    • Liena M. Nieves

      Hola Andy, un abrazo para usted y gracias por sus palabras.
      Qué es lo que quiere leer, la Letra del año??? Es cierto que en Cubadebate siempre se ha publicado, de todas formas, se la dejo por acá por si alguien más quisiera consultarla.
      Que Dios nos bendiga a todos los cubanos, y ASHÉ!

      http://www.cuba.cu/sociedad/2021-01-01/dan-a-conocer-la-letra-del-ano-2021/54327

    • Andy Lay González Corcho

      Liena::: Yo no hago nada con esta dirección o enlace porque le expliqué que NO TODOS TENEMOS ACCESO A ESO, pues le repito que lo pudieras hacer por aquí ya que esta Web ES GRATISSSSSS !!!!!!!

  • EL guardian

    COMPAÑERA SE QUE ES UN POCO DOLORIDO CONTAR ESTAS COSAS PERO ME PARESE QUE NO ES TAN FACIL LLEBAR UNA CASA HOY EN DIA EN EL HOMBRO TODOS LOS PRECIOS ESTAN POR LAS NUBES ASI QUE EL AUMENTO ES IMPOCIBLE QUE DE PARA COMPRAR LO MAS NECESARIO ,SI TENEMOS NIÑOS,O ANCIANOS ENCAMADO POR EJEMPLO ,MI ERMANO QUE ES EL QUE CUIDA A MI MAMA QUE TAMBIEN ES UN ADULTO MAMAYOR Y SERCA DE LA JUBILACION NO LE PUEDE ALCANSAR PORQUE EL SUFRE ATAQUE DE NERVIOSISMO Y LAS MEDICINAS DE LOS DOS CUESTAN CARISIMO EL OTRO ELMANO QUE CONVIVE CON EL NO TIENE TRABAJO PORQUE ES SORDO Y NADIE LE QUIERE DAR TRABAJADO EL LO QUE ASE ES HIR A PESCAR PARA DEFENDERCE YO TAMBIEN SOY SORDO Y AUNQUE TRABAJO POR CUENTA PROPIA HACES ES ESTOI ASTA DOS MESSE SIN TRBAJAR PORQUE NO HAY TRABAJO ADEMAS YO TENGO UN HOGAR QUE ATENDER MI SEÑORA NO TRABAJO PORQUE LE DAN ATAQUE PELECTY Y ES DIABETICA , POR OTRA PARTE TENGO A MI PAPA ENCAMADO LO CUIDA MI HERMANA Y HAUQE ELLA TRABAJA Y SU ESPOSO TAMBIEN PASA LA MISMA SITUACION Y ASTA PEOR PORQUE TAMBIEN CUIDA A MI MADRAST QUE ES SU MADRE Y DOS HIJOS Y UN NIETO QUE USTED CREE ALCANSARA NO OSTANTE SIEMPRE DIGO COMO DIJO RAUL ,SI SE PUEDE SIEMPRE SE HA PODIDO Y SI SE PODRA EN ESTE PAIS NADIE SE QUEDA SIN COMER YHAVESES COMEN MAS LOS QUE NO TRABAJAN QUE LOS QUE TRAJA TUS COMENTARIOS SON MUY SINCEROS Y ELOCUENTES GRACIAS.

    • Delvis

      Mira, te voy a dar un consejo Guardian ya que me conmueve tu condición, confía en Dios y busca de Él, deja de confiar en el hombre, pues solo piensan en sí mismo,, nunca he visto a una persona que confíe en Dios desamparada, pero quien da su suerte al hombre le sabrá ácida, si no me crees mira a tu alrededor.DTB.