COVID-19: Por los que ya no están

Sesde hace más de un año, por causa del nuevo coronavirus, la humanidad enfrenta momentos muy crudos e incalculables. Cuidar y cuidarnos, ser responsables debe ser la máxima de estos tiempos.

Luto por fallecidos de COVID-19
Visto: 5488

Pido silencio por todos los que un día marcharon, pero más por aquellos que en los últimos tiempos nos dejaron sin apenas despedirnos y con el deseo de reencontrarnos una próxima vez, esa que nunca llegó porque una pandemia ha cambiado los giros del mundo.

Convivimos con el fatídico virus que entró sin pedir permiso; sin embargo, desde hace más de un año, por su causa la humanidad enfrenta momentos muy crudos e incalculables.

Hablo también —o escribo— por los que han perdido un ser querido a causa directa del SARS-CoV-2 o como consecuencia de este; por la familia de la doctora cienfueguera, especialista en Obstetricia, que primero perdió a su recién nacido y después no pudo ganarle la batalla a la vida; por los padres a los que ni siquiera les queda el consuelo de ver en su nieto la prolongación de su hija única.

Hablo por Mildrey, quizás mi amiga más pequeña, quien con solo ocho años me parte el corazón cada vez que, con su carita impaciente me pregunta si he visto a su abuelo por la calle, al que sigue esperando con ansias para que le lea el libro de cuentos.

Y es que Agustín fue de esos «viejos» entrañables que tendían la mano para quedarse entre todos. Un ser humano con cualidades excepcionales que deja, como el buen amigo que se va, un vacío imposible de llenar.

Si de la infancia se trata, el domingo 11 de abril trajo la noticia que nunca hubiésemos querido saber: Una pequeña cubana, de 4 años, se convirtió en la primera víctima de la COVID-19 en la edad pediátrica. Cierto que padecía de una enfermedad maligna de base, pero dejó de existir producto del nuevo coronavirus. ¿Hay qué decir más?

Cuántas historias y momentos tristes. Solo quien ha tenido una pérdida de esta índole sabe de sentimientos encontrados que nunca podrán olvidarse, como también del beso y la caricia que faltaron o lo mucho que se pudo decir y nunca se dijo.

Pasa un día y otro con estadísticas alejadas a la deseada nueva normalidad, y que muestran cómo hasta los recién nacidos se han visto sumamente afectados.

Y pregunto: ¿qué hemos hecho? ¿Por qué con su actuar negligente algunos contribuyen al desgaste de nuestro personal de Salud, de la comunidad científica y de todos los que continúan en la primera línea? ¿Tienen justificación el comportamiento de quienes consideran erróneamente que «yo soy más malo que ese bicho»?

En contraste a esas indisciplinas, cada día se multiplican las acciones de los valientes que ven la vida desde otro ángulo. Historias contadas y otras en el anonimato, de aquellos que, agotados por el tiempo y las tensiones, sacan más fuerzas y siguen como aquel primer día cuando apenas se conocían los enigmas de la pandemia y de lo que nos vendría encima.

Gracias, mil gracias a ellos por compartir aprendizaje y sabiduría, por desafiar peligros que hasta ponen en juego su existencia; desde el encumbrado profesor de Medicina, el científico enrolado en estimados y maneras de actuar, hasta el último eslabón de una cadena interminable. Todos necesarios y útiles, merecedores del respeto y la ayuda por lo que hacen en beneficio de la humanidad.

Ellos hicieron hasta lo imposible por la vida de esos seres que, finalmente, perdimos. ¿Y los hemos ayudado a cumplir su titánico propósito? Distantes estamos. Nunca bastará un simple aplauso, porque cada violación de lo establecido es una ofensa a la dignidad, un agravio a quienes hacen por todos, y ponen intelecto, destreza y corazón a nuestro servicio.

¿Es justo, entonces, celebrar unos 15 en estos tiempos, realizar un banquete familiar por cualquier motivo, realizar eventos que pueden ser pospuestos, asistir a una playa, visitar a un recién nacido que apenas tiene anticuerpos? El sentido común debe imponerse.

Sería ilusorio, por ejemplo, decir que no se hagan colas en Cuba; pero tenemos la responsabilidad ciudadana de hacerlas como requiere, con la verdadera percepción de riesgo que exige el momento.

Vale el esfuerzo extraordinario de quienes han desarrollado nuestras propias vacunas, tan esperadas; mas debe quedar claro que la inmunización no será el fin de este camino, que ha sido bien largo para muchos, entre ellos quienes desde el Laboratorio de Biología Molecular viven pendientes las 24 horas de los resultados de los PCR. 

Así que cada vez que salgamos de casa por motivos justificados, pensemos en las familias que derraman lágrimas, recordemos a Mildrey, la niña que aguarda por su abuelo para que le lea cuentos, y nunca olvidemos que somos los principales responsables de desterrar la indolencia.

Preservar el capital humano deviene la principal divisa en un escenario económico que no muestra momentos felices; sin embargo, en este archipiélago no se escatiman recursos, porque lo que vale, por encima de todo, es el bienestar común.

Cuidar y cuidarnos es la máxima de estos tiempos. Nos corresponde a todos darnos un hálito de felicidad en medio de tanta tormenta, sin olvidar jamás las tantas deudas irrecuperables que dejamos con los que ya no están. 

Se han publicado 44 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • yuneisy

    muy triste su articulo pero q nos lleva a reflexionar y cambiar si es q estamos incumpliendo algunas de las medidas orientadas.Cumplamos con las medidas no solo por nuestros familiares,por nuestra comunidad,cumplamos también por aquellos q no pudieron llegar.

  • Digna Rodríguez

    Excelente artículo. Me hizo llorar por los que ya no están, al tiempo que constituye un reconocimiento a esos valientes que lo dan todo.

  • Raisa

    Una de las cosas más tiernas y humanas que he leído en los últimos tiempos.

  • Nauta.cu

    Todo lo q está pasando es muy triste .Es Necesario actuar responsable para evitar estos momentos tan tristes.Y tener mano dura con los indisciplinados q en estos tiempos hacen fiesta de 15 y con los q convocan a maratones innecesarios en tiempos de COVID.

  • Héctor Martín

    Mi aplauso por el artículo Ricardo, hoy más que nunca buen juicio, sensatez y protegernos para proteger a los demás.

  • Rebeca

    Triste, pero emotivo y real.

  • Daniel

    Cuantas cosas necesarias y bien dichas. De excelencia.

  • Raúl Díaz

    Gracias por este artículo. Se necesitaba desde hace mucho tiempo.

  • Teresita

    Lo leo una y otra vez. Me ha sacado las lágrimas. Un respeto extraordinario para quienes que no están (como dice el artículo) y una exhortación para acabar de comprender lo indisciplinados que hemos sido ante la deuda que tenemos con quienes lo están dando todo para salvar a la humanidad.

  • Dunia

    Me he quedado sin habla. Que bello artículo y que reflexivo. Pensemos en Mildrey y en todos los niños que han perdido un ser querido.

  • Alquizareño

    Muy conmovedor,
    Cuánta tristeza deja a su paso esta terrible enfermedad.

  • Raquel

    Sin palabras, que más puedo decir ante un artículo de excelencia. Lo que tenemos es que interiorizarlo y cumplir por respeto a los que ya no están y a los que siguen luchando contra esa pandemia.

  • Marisol Ferreiro

    Gracias Ricardo por hacernos reflexionar sobre la pandemia desde otra óptica. Ahí está la diferencia.

  • El Kerubin

    No hay dolor más grande que la perdida de un ser querido. Y aún así nos seguimos descuidando sin medir las consecuencias.

  • Marilis

    Que más puedo decir. No tengo palabras. Es todo lo que yo he querido decir desde hace tiempo. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

  • Arturo Ferrer

    Vuelvo a resaltar la creatividad y el talento periodístico. De un tema tan llevado y traído se ha escrito un artículo inmejorable. Gracias Ricardo R. González por haberte dedicado al periodismo.

  • Período especial 1991-2021

    Esa es la triste realidad que estamos viviendo en nuestra actualidad.Es necesario,y debería ser obligatorio desde el punto de vista de cada cual cumplir con las medidas sanitarias y lo que está establecido para no lamentar más decesos por causa de este mal que nos tiene lacerado desde todos los ángulos de la vida.A cada cual lo que le toque hacer y juntos saldremos victoriosos. Por NOSOTROS,por nuestras FAMILIAS,por el PUEBLO,por CUBA...Pongamoles un STOP a la COVID...

  • Evelio

    Yo no pediré silencio por los muertos, ni por las decenas de miles de enfermos o recuperados que seguirán con secuelas durante toda sus vidas y que quizás mueran lentamente a causa de haber padecido la covid 19; yo pediré JUSTICIA, por las decisiones incorrectas, por las demoras a la hora de tomar medidas más efectivas, por las chapucerías en los procedimientos, por la falta de vacunas a tiempo, por las demoras con los PCR, por la no terminación a tiempo de los laboratorios, por abrir las fronteras cuando teníamos casi controlada la pandemia y no se tomaron las medidas restrictivas de hoy que hubieran evitado el rebrote, por no generalizar el uso del NASALFERON, la BIOMODULINA T y otros retrovirales en personas mayores y con comorvilidades que hubieran evitado los casos graves, críticos y fallecidos.
    Y tendremos que seguir viendo impávidos como seguirán enfermando y muriendo cubanos y esperando por nuestras vacunas que tienen que ser 'más buenas que el pan de piquito' o políticamente mejores que las de EE.UU.
    MEDIDAS, ya se han inventado y aplicado y no han dado resultados, al contrario, cada día peor.
    Es hora YA de empezar a vacunar al pueblo, no tenemos que ser mejores que los otros, urge ya, pues las medidas no han dado resultados positivos, o por lo menos, si tenemos que seguir muriendo por los protocolos, sería útil generalizar en adultos mayores con comorvilidades el uso del NASALFERON y la BIOMODULINA T. Necesitamos urgente resultados positivos y no seguir esperando por las calendas griegas.
    Cuando lleguen las demoradas vacunas, aplaudamos, pero no olvidaremos a nuestros muertos y enfermos de por vida.

    • Luis Miguel

      Evelio. Respeto su punto de vista, pero no es el mío porque por los muertos SI tenemos que guardar silencio en señal de respeto.
      Ud ofrece toda una serie de argumentos que algunos no están muy fundamentados y que quedan a su valoración… De medicamentos que no se aplican a la población mayor... Y serán aplicables en todos los casos por igual sin analizar patologías y posibles reacciones? No lo creo.
      También cuestiona la tardanza de las vacunas, la demora de los PCR, que si se debió o no abrir los aeropuertos etc, etc…, pero no veo ni una palabra ni siquiera un renglón en su comentario sobre todas las indisciplinas que hemos causado nosotros mismos y que han empeorado el panorama.
      Es cierto que han existido insuficiencias y lentitudes, pero no podemos ver las cosas con un prisma unilateral

    • Héctor Martín

      Evelio respeto su opinión, pero se ha puesto a pensar en lo que hemos logrado respecto al resto del mundo, los
      valores de % de infestacion, recuperados, letalidad, candidatos vacunales. Algo sí es bien cierto, siempre pudieran ser mejores resultados y cada muerte pesa mucho.
      Sí quiere pedir justicia por malas decisiones, demoras, por chapuserias etc etc es su criterio
      Yo doy gracias por estar en este suelo a pesar de todo, pues creo hay mucho más gloria y sacrificio que malas voluntades y mal agradecidos.

    • Alquizareño

      Lógico
      Ya sucedió
      Hay que cuidarse para cuidar a los demás.

    • she

      de acuerdo con Luis,con todo el respeto,hay mucha gente en las calles con el nasobuco puesto como les viene en ganas,celebrando fiestas,para esos que hay ???

    • omara

      Muy de acuerdo con Luis Miguel. Cierto lo que dice.

  • El 3men2

    Este artículo debe haber tocado a fondo unos cuantos corazones en nuestro pueblo y también en el mundo.

  • Karina

    Aplaudo este artículo, Excelente.

  • she

    los candidatos vacunales se han realizado en tiempo récord,más valoración por favorva nuestros científicos..

  • Tropical 21

    Vengan a ver irresposponsables por los parques de la Habana regando su imprudencia y falta de sentido común haciendo de todo desde ejercicios, niños traídos por adultos, enamorados, de todo como si no existiera pandemia, ejemplo :Parque Santos Suárez

  • Evelio

    Cro: Luis Miguel, gracias por su réplica, sólo déspues de conocer por nuestros medios de comunicación nacionales que se ha aplicado la BIOMODULINA T a 9000 ancianos en casas de Abuelos y asilos y ninguno ha tenido reacciones adversas y ninguno ha enfermado de covid y además se han producido este año 0,5 millón de dosis, mi pregunta era ¿por qué no se ha generalizado su uso en personas adultas y con comorvilidades, ¿por qué no se ha estendido el uso del NASALFERON, medicanento cubano y de pocos efectos adversos y demostrada protección al proteger las principales vías de entrada del virus; ud puede no creerlo, es su derecho a contradecir, pero si, esos y otros medicamentos practicamenten inocuos existen, cubanos y de muy buena eficacia y evitan a estos tipos de pacientes llegar a las faces de graves, críticos y fallecidos. Sobre las indisciplinas sociales sólo hay que reprimirlas con la ley, pero no creo que esa sea la solución. Mi criterio: ha habido un mal manejo institucional y de dirección de la covid 19 en nuestro país, es el mío, tengo derecho a opinar, otros le echan la culpa al pueblo, bién, también tienen derecho a esa opinión.
    Y Cro HECTOR, gracias por respetar mi opinión, si ud desea incluirme en la lista de los desagradecidos y mal voluntarioso, yo me incluiré principalmente en la lista de los INCONFORMES, principalmente contra lo mal hecho, las chapucerías, las demoras injustificables, la falta de control y verificación, las malas decisiones y otras actitudes negativas de cuadros que unidos a otros sectores deberían realizar un mejor trabajo para frenar la covid 19, ah, yo también estoy agradecido de estar en este suelo, pero como ya expliqué inconforme con lo mal hecho.

  • Ines

    Inmejorable artículo. Bravo.

  • Arminda Díaz

    Soy familiar de una de las víctimas por COVID y este artículo expresa lo que yo hubiera querido decir. Y si me parece que es respetar a los fallecidos con silencio, solo la familia sabe lo que es ese dolor. Por eso es necsario, primero, disciplinarnos todos y después considerar otras insuficiencias que pudieran existir.

    • yuneisy

      muy sabias palabras

  • Marlon

    La COVID-19 ha cambiado el mundo entero, la vía a todos nos ha cambiado drásticamente y aún hay personas que siguen burlando las medidas de seguridad, en estos dos meses las cosas han ido de mal a PEOR, extraño montarme en una guagua (aunque a veces se ponían difíciles, pero emocionante!), pasear con mis niñas y mi esposa sin miedo como hacia los fines de semana para variar cuando podíamos, llevo más de tres meses sin ver a mis padres que viven en Manicaragua, solo puedo hablar por teléfono o ir a la wifi y verlos por Whatsap, mi trabajo pende de in hilo, se avizora una reestructuración y puedo quedar fuera, mi esposa esta sin trabajar hace más de 1 año, extraño llevar y recoger a mi niña más pequeña al círculo infantil …estoy cansado, estresado.
    ¿Hasta cuándo? Hasta cuando seguiremos así, NECESITAMOS PONERLE FIN A LA COVID-19 EN CUBA.

    ¡Gracias Ricardo por este Articulo que compartes, Gracias a este gran colectivo de Vanguardia, Gracias!

  • Pool

    Muy bueno el artículo. Muy acertados los comentarios, incluyendo uno que fue severamente criticado por varios foristas.
    Estamos ante una situación inédita. Nunca nuestro país, y creo que tampoco la mayor parte del mundo se había visto en situación igual en los últimos años.
    He podido ver en muchas personas el proceso de negación. Ese mecanismo de defensa que nos hace pensar que a nosotros no nos pasará.
    Y es cierto, ha habido mucha indisciplina, pero también deficiente control de las medidas de protección orientadas. Es como si ese control esté en terreno de nadie.
    Yo, en lo personal he tenido varios incidentes con personas a las que les he pedido que se pongan el nasobuco correctamente.
    Y no solo con personas de la calle. Una vez tuve que llamarle la atención a una trabajadora bancaria que me iba a atender mediando entre ella y yo solo un buró, y un escaso metro de distancia. Esa compañera no tenía nasobuco, y se me encaró. Tuve que “persuadirla” para que accediera a ponerse el nasobuco.
    También me ha sucedido que por dos ocasiones he tenido que “pedirle” a una misma cajera de una tienda en MLC, que se coloque de manera correcta un nasobuco que tímidamente solo cubre su boca, y deja fuera su nariz. En una misma tienda donde en no pocas ocasiones trabajadores de esa misma tienda se pasean por las áreas de venta sin usar nasobuco o con el mismo mal colocado.
    Por otro lado hay una bodeguera que perdí la cuenta de las veces que le pedí que se subiera el nasobuco que siempre llevaba colgando hacia el pecho.
    Y no han sido solo estas tres anécdotas las que pudiera contar.
    La percepción del riesgo, para muchos está ausente.
    Solo las personas adquieren una elevada conciencia de la necesidad de protegerse -y de proteger a los demás- cuando les ha tocado de cerca la Covid. Ya sea por haber estado enfermo, o por haber tenido enfermo algún familiar o amigo.
    Todos debemos poner de nuestra parte. Pero hasta ahora no ha sido así. Las orientaciones son para cumplirlas. Pero también para que existan personas que velen responsablemente por ese cumplimiento.
    Y lamentablemente no ha sido así.
    Estamos en esas condiciones hace más de 1 año. Y me pregunto:
    ¿Llegaremos a cumplir lo establecido antes que termine la Pandemia?
    De nosotros depende la cuantía final de los enfermos y víctimas mortales del Covid.

    • yuneisy

      a mi también me ha pasado en mi panadería por solo citar un ej. la q vende el pan cuando le da la gana te echa el pan en la jaba con la mano!!inaudito!

  • Cersei lannister

    Ayer me quedé asombrada con el vendedor de granizado que se para en el parque piñeira del cerro tiene un costispajo de ¡película! y para colmo anda con el nasobuco de babero y fumando y así mismo con las manos toda llena de cigarro y de cotispajo toca los vasos y el absorbente y por supuesto despacha,este mes el cerro va a tener por lo menos 1000 casos porque las gentes así mismo le compraban

    • El 3men2

      Pero,,, como ese caso y peor yo he visto en mi ciudad, la ciudad de los puentes. Saludos

  • Ramón Ladislao Gómez Morales

    Ricardo su comentario es extraordinariamente acertado, y ha logrado indiscutiblemente tocar las fibras más sensibles de los 34 foristas que han participado hasta el momento en que logré conectarme, y le comento que, logró estremecerme como algunos dijeron, en sus sentimientos intensos. Así como compulsionó a los foristas a dar opiniones inteligentes con una claridad que se requiere en estos momentos, sin aguas tibias, que de situaciones objetivas y subjetivas, de éste momento, en las que todos han tenido un determinado grado de razón aunque no todas satisfactorias para algunos. Ricardo lo felicito, por la forma en que logró abordar con tremenda maestría éste tema tan sensible para tratar de abrirle los corazones a los indisciplinados en forma general, y amén.

  • YUNEISY

    no los detiene ni el hecho de q esta enfermedad se esta llevando por delante mucha gente incluso jóvenes...

  • Lily

    Por Dios, cuánto dolor, las personas tienen q tomar conciencia.

  • Yuli ferro

    Que triste ver partir a alguien que queremos esos niños que murieron rompieron mi corazón. Por favor cuidemonos para así cuidar los nuestros sobre todo los niños.

    • Nemo

      ..Lo que nos queda por vivir?

    • Alquizareño

      Será en la dichaaa?

    • Alquizareño

      Muy lindo ese tema de Omara Portuondo.

    • Alquizareño

      Tengamos fe en que saldremos adelante.