¿Bloqueo o miedo a Cuba?

Con un entramado jurídico lleno de trampas y laberintos, el gobierno norteamericano quiere legitimar un bloqueo que nació ilegal, y que acumula casi seis décadas de genocidio contra el pueblo cubano.

Visto: 2379

Los intentos por convertir a Cuba en el traspatio de Estados Unidos se remontan a los tiempos en que las Trece Colonias salían del cascarón inglés. Durante 60 años fuimos su conejillo de indias y burbuja de vicios, hasta que «llegó el Comandante», «mandó a parar», e inició la construcción de un destino más justo para este pueblo.

Como si se tratase de un exnovio renuente a que su anterior pareja supere una relación traumática, desde 1959 el imperio más poderoso del mundo ha recurrido a toda clase de agresiones para hostigar el desarrollo de la nación caribeña. Entre las más persistentes, figura el bloqueo económico, financiero y comercial.

«Una política de aislamiento diseñada para la Guerra Fría no tenía mucho sentido en el siglo xxi. El embargo solo hacía daño al pueblo cubano en lugar de ayudarlo. (…) Es una carga anticuada que lleva a cuestas el pueblo cubano. Es una carga para el pueblo estadounidense que quiere trabajar y hacer negocios o invertir en Cuba», expresó un ciudadano norteamericano, durante su visita a la isla en 2016. ¿Quién? El mismísimo Barack Obama.

Ilustración de Alfredo Martirena sobre el bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba.
(Ilustración: Alfredo Martirena)

Aparte de que esta «franqueza» constituía el cebo para su golpe blando, y un intento de realzar la desgastada popularidad demócrata, se convirtió en el único gobernante norteño que ha reconocido públicamente el sinsentido de esta política durante su mandato. Jimmy Carter y Bill Clinton lo hicieron cuando ya estaban fuera de la Casa Blanca.

Cincuenta y nueve años después de que la firma de John F. Kennedy sobre la Proclama Presidencial 3447 oficializara el «embargo» del comercio entre Estados Unidos y Cuba, el discurso hegemónico insiste en suavizar el término bloqueo. Se valen de un enrevesado marco jurídico para legitimar sanciones de tiempo de guerra aplicadas en momentos de paz y de manera unilateral.

Como referente normativo más antiguo, la Ley de Comercio con el Enemigo (1917) surgió durante la Primera Guerra Mundial, para evitar el beneficio de los adversarios o sus aliados con el uso de propiedades localizadas en territorio norteamericano. Frente a la mirada incrédula de la historia, cada año el Presidente autoriza su renovación, y desde 2008, Cuba se convirtió en el único Estado al cual se le aplica.

Para imponer el embargo total sin que existiera un conflicto bélico, Kennedy «sacó del congelador» los argumentos de la Guerra Fría, y esgrimió un pretexto de «autodefensa» frente a la «ofensiva subversiva del comunismo sino-soviético».

¿Acaso no saben en la Casa Blanca que el campo socialista desapareció hace 30 años, que China emergió como potencia económica y política, y que la Mayor de las Antillas no representa ninguna amenaza para la seguridad de la Unión? ¡Qué lenta está a conexión en Washington!

Toda la madeja jurídica tejida con habilidad y saña durante décadas solapa las agresiones económicas consideradas como delito por la Carta de la OEA, y crimen internacional de genocidio, según la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas.

En 1992, la ley Torricelli extendió el manto coercitivo al resto del mundo, y cuatro años después, la Helms-Burton elevó aún más el muro impenetrable. Esta concedió el rango de ley a todas las normas relacionadas con el bloqueo, y otorgó al Congreso las facultades antes encomendadas al Presidente para flexibilizar o dejar sin efecto las disposiciones.

Aunque ya no nos sorprende la paradoja, la presencia de figuras como Marco Rubio, María Elvira Salazar, Ted Cruz, Mario Díaz-Balart y otros cubano-americanos de extrema derecha en posiciones legislativas claves neutraliza todo intento de flexibilización de medidas o acercamiento entre ambas naciones. Ni hablar del tan anhelado fin del bloqueo.

La actitud del actual mandatario tampoco asombra a este verde caimán que tanto camaleón ha visto en el duelo acompasado de demócratas y republicanos. Si el exvicepresidente de Obama apuesta por la reelección, pesan mucho sobre su agenda los 29 puntos electorales de La Florida, uno de los «estados péndulo», que puede decidir quién ocupa el Despacho Oval, y cuyos votos Biden perdió en 2020.

A estas alturas cae la pregunta: ¿Se tomarían tantas molestias «los vecinos del frente», si el bloqueo fuera solo un argumento de Cuba para justificar la crisis económica y ocultar ineficiencias internas? «Eso habría que verlo, compay», diría un pillo manigüero que se las sabe todas.

No obstante la bofetada internacional que reciben cada año en la ONU, el último informe presentado por el canciller cubano registra un récord de afectación financiera que rebasa los 5000 millones de dólares, distribuidos en los sectores de la Salud, Educación, Cultura, Deporte, Agricultura, Industria Biofarmacéutica, Transporte, Construcciones, Turismo, Telecomunicaciones, Energía y Minas, Comercio Exterior y Finanzas.

Sin embargo, ni las leyes roídas por polillas ni las estadísticas de pérdidas acumuladas calman la impotencia y la frustración de quienes se sienten desgarrados por el atropello de un gobierno más poderoso.

¿Cómo explicar a una madre que su hija, después de la traumática amputación de una pierna, producto de un osteosarcoma, tendrá que someterse a sucesivas operaciones, porque la prótesis extensible que necesita tiene más de un 10 % de componentes estadounidenses? ¿Cómo decirle a un padre que su hijo sordo no tendrá la prótesis auditiva que merece por la misma arbitrariedad porcentual?

¿Cuánta paciencia necesita un médico intensivista que ve la sala llena de pacientes positivos a la COVID-19, y sabe que una donación de ventiladores pulmonares mecánicos enviada desde China se atrasó, porque una empresa se negó a transportarlos? ¿Cuántos años de dolores, restricciones, denuncias y cambios de planes esperan a las familias cubanas?

Se han publicado 9 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • José David

    Me gustó el símil de la pareja.
    Cuba representa la piedra en el zapato del Tío Sam. Y así será por los tiempos de los tiempos. Amén.
    No se trata de la "amenaza" a su seguridad nacional. Se trata del miedo al "hijo rebelde" que pone en entredicho su sacrosanta hegemonía mundial. Eso va en la sangre de los "yanquis". Son los amos y no perdonan a quienes no aceptan su prepotencia.
    Pero aquí hay un pueblo corajudo que sabrá sacar el machete de Maceo, reluciente y afilado de Maceo cuando necesario sea.

    • Carmisumo

      Estamos totalmente de acuerdo, los Estados Unidos le temen al ejemplo de resistencia que ha vivido nuestro aguerrido pueblo y para ello se hace de las políticas mas burdas e irracionales, lo mas triste es que existan personas que estén cegadas por sus lacayos y se.dejen manipular. Oiga despierten que seguramente al final sera una pesadilla que no querrás vivir

    • melvisdp

      Me gustó mucho su comentario somos una revolución sin presedente q hemos estado a la mira del enemigo por más de 60 años y aquí seguimos Unidos y combativo y dispuestos a todo por mantener los logros alcanzados por nuestra revolución

  • Santuario

    Mónica: excelente trabajo, jamas se van a cansar de hacerle mal a los cubanos, púes esa espina que ellos tienen trabada en la garganta les molesta mucho, que a solo 90 millas exista un país que no se doblegue a ellos es una cosa que a ellos le molesta cómo una piedra en un zapato.
    VIVA CUBA LIBRE

  • Hector Martin

    Una obsesión enraizada y un lucrativo negocio.

  • Lázaro El Profe

    Marco Rubio debía respetar a su Congreso
    Pueden encontrarse en el Senado de los Estados Unidos virtudes y defectos como en cualquier grupo humano, pero, debido a su experiencia personal, muchos son de edad avanzada, a su formación académica, exquisita en la mayoría de ellos y a las obligaciones que imponen el ejercicio en ese cuerpo legislativo en el país que pretende erigirse como el arbiter elegantiae, afirmo la imposibilidad de encontrar un estúpido.
    ¡El senador Norteamericano Marcos Rubio considera lo contrario y lo probó en su reciente intervención en el Senado!
    Busqué en la biografía del Senador, pues dada su capacidad histriónica, pensé que se había graduado, al menos, en la Escuela de arte dramático de Yale como Meryl Streep, pero no, es abogado (¿Del Diablo?).
    Su Farsa, en la que se desenvolvió de manera caricaturesca y ausente de realismo puede calificarse de muy buena como representación dramática pero pésima como ejercicio político.
    No me voy a deshacer en más argumentos que los dados por Humberto Herrera Carlés, que no es miembro el Buró político del PCC ni de su CC, ni Canciller de Cuba. Quien aclara lo siguiente:
    He visto mucha ignorancia o mala fe en algunos autores y comentaristas de lo que es el Bloqueo Económico de EE.UU a Cuba, por lo que quiero realizar algunas precisiones.
    1- El bloqueo no es que EE.UU comercie o no con Cuba, porque ese es su derecho hacerlo con quien quiera y perfectamente si no quiere comerciar con Cuba es válido, aunque pregone el libre comercio en las relaciones internacionales.
    2- El bloqueo es: Que Cuba no pueda utilizar libremente el usd en las relaciones comerciales con otros países, que EE.UU impuso al mundo como moneda internacional una vez concluida la segunda guerra mundial. ¿O se pretende que Cuba comercie con el resto del mundo en pesos cubanos?
    3- Que EE.UU además cuando detecta que un Banco extranjero tiene operaciones con Cuba directa o indirectamente en usd, pone multas de miles de millones de dólares, impidiendo y disuadiendo con ello que se tenga comercio, inversiones y operaciones con nuestro país por el riesgo que se crea con estas acciones.
    4- El bloqueo es que los barcos extranjeros que toquen puerto cubano, no pueden hacerlo hasta pasado seis meses en uno de EE.UU.
    5- El Bloqueo es que Cuba no pertenezca a ninguna institución financiera internacional como el FMI, Banco Mundial, BID, etc. impidiendo acceso a créditos frescos como por ejemplo para desastres naturales, por las presiones que ejerce EE.UU.
    6- Bloqueo es que las empresas de EE.UU que estén en otro país, y que deben regirse por las leyes de ese país receptor, pero tienen prohibido realizar operaciones con Cuba, y muchos de estos países se subordinan a los dictados imperiales.
    7- Bloqueo es que cualquier producto que contenga níquel cubano en el mundo, no puede entrar a EE: UU el principal mercado mundial.
    8- Bloqueo es el robo de marcas como el Cohíba y Havana Club en EE.UU.
    9- Bloqueo es que EE.UU compre agencias de viajes en España para impedir que hagan turismo con Cuba, o compran empresas en Panamá que comercian con Cuba, o finalmente presionan a cualquiera en el mundo que si comercian con Cuba no les compran más, etc., es decir el chantaje duro y puro como política de estado.
    10- Bloqueo es impedir que los ciudadanos norteamericanos tengan prohibido hacer turismo a cuba, cuando pueden ir hasta a Corea del Norte que están a punto de tener un conflicto militar.
    11- Bloqueo es inventar todo lo de los ataques acústicos, para afectar la economía cubana y en última instancia al pueblo cubano, disuadiendo por ejemplo el turismo internacional a nuestro país que es el sector más dinámico de la economía cubana. En septiembre por ej. el turismo tuvo un descenso del 50 % a raíz de todo el show mentiroso que han montado.
    12- Bloqueo es tener un departamento en la CIA que monitorea el comercio internacional de Cuba para torpedearlo, encarecerlo, malograrlo, hacerle la vida más difícil a Cuba. Este departamento en su momento tenía
    más personas que las que estaban buscando a Bin Laden cuando 11/9.
    14- Bloqueo es tener que buscar en un tercer país, un medicamento que pudiera comprarse en EE.UU pagando de contado si se quisiera, para salvar una vida.
    Le faltó añadir que ¨TODOS LOS PAÍSES QUE VOTAN EN LA ONU Y SUS REPRESENTANTES SON UNOS ESTÚPIDOS POR ESTAR EN CONJTRA DEL BLOQUEO¨
    Disculpa el largo del escrito.

    • chicharron

      Bueno pero y quien habla del bloqueo interno?

      aqui no hay sal por culpa del bloqueo? falta azucar por el bloqueo? falta café por el bloqueo? muchas soluciones estan aqui pero no queremos ecucharlas.

    • SSP

      Es verdad hay soluciones que son de aki y no se les da así que hay que decir siempre la verdad pero hay quienes ro.an las lo as dificultades como grandes cosas error ok.

  • Jos

    Ni una cosa ni la otra sencillamente negocio de un lado y sufrimiento del otro y sin ocultar el sol con un dedo pues un poco de negocios y conveniencia del lado de acá también.