Solidaridad vs. egoísmo

En tiempos de crisis sanitaria y de valores debemos empinarnos y nunca dejarnos abatir. Al final, venceremos al virus y saldremos maltrechos, con heridas y pérdidas irreparables, pero más fortalecidos como sociedad, como gente, como seres humanos.

Caricatura de Alfredo Martirena sobre la especulación y el egoísmo en tiempos de pandemia de COVID-19.
Visto: 2304

Tanto tiempo de pandemia. Tanto tiempo de encierro, de angustias, de dolor y muerte, han modificado los modos de vida de la gente. 

Incluso hasta ha cambiado la manera de ver el dolor y enfrentarlo. Se ha pasado de la solidaridad colectiva y la empatía de los primeros meses —durante los cuales cada enfermo y aquellas primeras muertes nos conmovían el corazón y nos llevaban cada noche a aplaudir a nuestros héroes de batas blancas— a sentir un dolor más íntimo, privado, más familiar.

No pocos han pasado del nosotros al yo. Y en ellos comenzó a predominar «Lo mío es lo primero y más importante. Mi familia, mi gente y lo demás me importa, pero no tanto»

En la medida en que el dolor privado ha ido impregnando la sociedad, la solidaridad se ha resquebrajado. La empatía ha dado paso al egoísmo y en casos extremos a la deshumanización. Ahora está la necesidad de buscar culpables, de hallar los causantes de nuestro sufrimiento, de enjuiciar, de exigir castigo.

No ver al invisible enemigo que cada día llena de luto a nuestras familias resulta quizás el peor de los castigos y nos lleva a cometer los más imperdonables errores, al descuidar las medidas de protección, salir de manera imprudente a la calle, olvidar el nasobuco; en fin, somos humanos luchando contra un virus oculto e implacable.

Por tanto, en este panorama tan doloroso como anormal, lastima e indigna ver a gente inescrupulosa vendiendo las medicinas a precios exorbitantes y al mejor postor, como aquel judío Shylock, de El Mercader de Venecia, esa obra inmortal de William Shakespeare que reflexiona sobre el dinero y el contraste entre la ambición y los sentimientos más honestos.

Que un blíster de Azitromicina de tres pastillas —que, además, no sirve para tratar infecciones víricas— haya llegado a costar hasta 4000 pesos y 12 bulbos del Rocephin hasta 10 000, más allá del asombro, causa un dolor inmenso. Y se especula que en provincias vecinas hasta se han vendido camas de hospitales para asegurarle el ingreso al familiar necesitado.  

¿Dónde está el pudor de esas personas? ¿Dónde sus sentimientos de humanidad? Son carroñeros a la espera del cadáver putrefacto, gente carente del más elemental sentido del humanismo, del valor ético que hace sentir como propio el dolor ajeno.

En fin, seres egoístas, ambiciosos, sin escrúpulos. Sin alma y sin corazón, como dirían nuestras abuelas, aunque pudieran endilgárseles otros muchos calificativos a conductas tan despreciables y ruines.

Habría que profundizar en la madeja de tanta crueldad para intentar hallarle la punta del ovillo. Pues, ¿de dónde salen esa Azitromizina y esos bulbos de Rocephin? La respuesta es obvia, aunque la solución resulte compleja.

Mas, en medio de ese sálvese quien pueda, está la voluntad colectiva del Estado. La voluntad colectiva del pueblo, que mayoritariamente rechaza esas conductas, y ante las tantas carencias y limitaciones que nos impone la COVID-19, apuesta por el bien común, el bien de todos y la ayuda de manera altruista a los más necesitados.

Ahora la provincia acaba de inaugurar un hospital para pacientes positivos con 60 nuevas camas, y un contingente compuesto por médicos, enfermeros y estudiantes de Ciencias Médicas, se incorporó al Hospital 9 de Abril para ayudar a los sagüeros a salir de la crisis sanitaria que viven.

Nuestras universidades y escuelas se han convertido en hospitales de campaña y centros de aislamiento. Y cientos son los jóvenes que han pasado por la llamada zona roja en estos más de 17 meses de duro enfrentamiento a la cruel enfermedad.

Esos son los ejemplos de altruismo distintivos del cubano. Los propios de nuestra idiosincrasia y de los valores inculcados por la familia y la sociedad a lo largo de los años.

Ninguno sobra, al contrario. Ahí también están los gestos solidarios de los grupos de    Whatsapp y otras redes sociales que acopian medicinas y otros insumos para entregarlos de manera gratuita a los más necesitados. Hoy, El Mejunje de Silverio se ha convertido en uno de esos centros que acoge dichos donativos voluntarios y los distribuye sin costo alguno.

Personalidades de la cultura también dan fe de esa generosidad. No solo dando su arte en los vacunatorios que por estos días funcionan en Santa Clara, sino, como el reconocido músico Arnaldo Rodríguez, el Talismán, quien llegó a su natal provincia de Ciego de Ávila con un donativo de insumos médicos acopiados de manera voluntaria en La Habana a través de una convocatoria hecha a los avileños residentes en la capital, pero que traspasó fronteras.

Son unos pocos ejemplos de tantos otros de solidaridad. Ahora se le ha declarado la guerra a la inescrupulosa venta ilegal de medicamentos, pues basta de tanta impunidad y de lucrar a costa del dolor ajeno, pero la medida solo resultará un paliativo necesario.

Al final, la batalla se ganará entre todos. Con recursos sí, con más medicinas e insumos médicos tan deficitarios hoy, como el propio oxígeno, pero, sobre todo, con más empatía, solidaridad, amor, con más darse a los demás.

En tiempos de crisis sanitaria y de valores debemos empinarnos y nunca dejarnos abatir. Al final, venceremos al virus y saldremos maltrechos, con heridas y pérdidas irreparables, pero más fortalecidos como sociedad, como gente, como seres humanos.

Con ese optimismo miremos hacia el Apóstol Martí cuando sentenciaba: «Ayudar al que lo necesita no solo es parte del deber, sino de la felicidad».

Se han publicado 16 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Wham!

    Desgraciadamente las personas de que ya de por si son malas cuando hay necesidades y miserias se ponen peor de lo que eran.

  • José David

    Amigo Narciso:
    Para suerte de nosotros, tus lectores, no haces honor a tu nombre.
    Reflexión la tuya muy atinada y oportuna. No podemos dejar que los más despreciables valores, aliados de la pandemia y delincuentes nos ganen la guerra.
    Nuestra Revolución se hizo para extirpar de nuestra sociedad la injusticia y la explotación del hombre por el hombre. Pero nuestro propio paternalismo ha permitido que hayan renacido al calor de las dificultades.
    Martí fue el mayor enemigo de la violencia, pero comprendió la necesidad de una guerra, con su carga de muertes y desgracias, y en consecuencia la preparó e inició.
    Contra especuladores, acaparadores, y malversadores, que son delincuentes comunes, pues violan nuestras normas penales; la muy tímida guerrita que emprendimos hace unos meses la abandonamos y ellos ganaron.
    Es verdad que aun quedamos muchos con los mas preciados valores eticos y morales. Pero ellos son cada dia más. !Hay que detenerlos ya!. Una vez que se pierden los valores es muy difícil recuperarlos.

    • Andrés Hernández

      Gracias por su artículo. La voluntad política del Estado está fuera de dudas. Lo que debe fomentar es el control y la represión frente a los mercaderes de la vida humana. Cuan triste, eliminar aranceles para importar medicamentos , y aprovechar la medida para lucrar con los mismos a niveles sobre el 1000 por ciento del precio de adquisición. Saludos.

  • Héctor Martín

    La actitud interpersonales tienen un componente fundamental que es educación, sí existe ineficiencia repercute en el comportamiento posterior y sí además la cultura no es capaz de reforzar valores se llega a un punto muy difícil de retornar al civismo. Hoy se está recogiendo errores de unos cuántos años en que el cubano en su sobrevivir fue equivocando su futuro.
    En enfermería existe una máxima que dice. .......no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan.....
    Muchos no hacen la reflexión que hoy es tú semejante; pero mañana serás tú.
    Eso es miseria humana.

    • El 3men2

      Creo que de eso de hacer a los demás lo dijo Confucio....

  • Eduardo

    Hola ...cómo andamos los que no tenemos megas y disfrutamos de la gratitud del Vanguardia..

    • Ysc

      Cubadebate debería ser acceso libre también

    • Andy

      Así como ay un periódico provincial gratuito también debería de aver un periódico nacional vanguardia pública noticias de cuba pero no todas ,se Sentra más en Villa Clara
      Nesesitamos un periódico nacional que abarque todas las noticias ,los que trabajamos abeses no tenemos tiempo ni de ver TV

    • Eduardo

      Debieran quitar los 300 megas que dan en los planes y paquetes y poner gratis los sitios cubanos..ejemplo el periódico Granma ,el Cubadebate también se pone bueno porque participan foristas de todo el país..el sitio PICTA de películas y series ..se deben pensar como país y ayudar al pueblo

  • Alquizareño

    Hola:
    Hago extensivo este comentario para los foristas de vanguardia que vivan en el municipio de placetas.
    Ayer vi en un comentario de facebook de una persona que se encontró la billetera con los documentos y una tarjeta magnética de BPA.
    Son de propiedad de Yandy Campos Ruiz que vive según su carnet de identidad en Edificio 21 AP/B1 reparto los chinos placetas villa clara.
    Para quien lo conozca favor de comunicarse con el y le diga que llame al móvil 52968812.
    La billetera fue encontrada en el Km 6.5 de la carretera entre Artemisa y Guanajay.
    Gracias.

  • Wham!

    Poner gratis los sitios cubanos es una utopía.

    • Andy

      No estamos pidiendo un internet gratis,ni todos los sitios cubanos,solo algunos,o por lo menos los más importantes un periódico nacional ,no estamos pidiendo nada del otro mundo

    • ferhat el turco

      concuerdo con el amigo Andy

    • Fernan el del surco

      Para que? Si ni teléfonos se pueden comprar en Etecsa porque este humilde servidor no tiene moneda imperial para tener uno. Es vergonzoso además que no se pueda adquirir ni leche ni jugos en los mercados nacionales todo es en Dólares: HASTA CUANDO?

  • Wham!

    Etecsa lo que quiere es dinero por el momento a dejado el vanguardia gratis.

  • Wham!

    Los precios de los teléfonos,relojes inteligentes,tablets y los audifonos bluetooth que vende etecsa son abusivos deberían de pensar un poco más en el pueblo trabajador que no gana en MLC.