De la otra guerra: la virtual

Al sobreconsumo de información sobre la COVID-19 se le ha llamado infodemia, palabra derivada de la conjunción de los términos información y epidemia.

Visto: 1825

El ciberespacio se ha convertido en el lugar preferido de muchos para dirimir sus combates y las redes sociales parecen un campo minado. Una realidad, no tan virtual, que atrapa a millones de personas en el planeta y de la cual los cubanos —quienes llegamos algo tarde al mundo de la Internet— tampoco escapamos; al contrario, pues en el archipiélago hay tantos adictos a ella como en cualquier otro lugar del orbe.

Esos adelantos tecnológicos, inherentes a un mundo globalizado e interconectado, tienen sus ventajas, igual o más que lo opuesto, si los sabemos utilizar bien y en función del crecimiento humano. Pero también posibilitan crear hábitos nocivos de vida y ser un escenario para bombardear mucha información, falsa o no, capaz de provocar un desequilibrio emocional con peligro hasta para la vida.

Ilustración de Alfredo Martirena sobre las fake news contra Cuba.
(Ilustración: Alfredo Martirena)

La sobreinformación existe y resulta tan nociva como la ausencia de ella, mucho más en estos tiempos de pandemia. La enfermedad ha modificado tantos hábitos de vida que nos ha obligado a una reclusión forzosa en casa, por lo que el escape ha sido recurrir a ese mundo convulso del ciberespacio.

Al sobreconsumo de información sobre la COVID-19 se le ha llamado infodemia —palabra derivada de la conjunción de los términos información y epidemia—, y hace alusión a un exceso de información (veraz o no) que dificulta acceder a aquella proveniente de fuentes fiables y obtener orientaciones válidas en momentos en que se hace más necesaria para la toma de decisiones.

Circulan por estas plataformas una mezcla de información científica con rumores, datos manipulados, seudoexpertos, información incorrecta, y noticias falsas y tendenciosas que dificultan el procesamiento y discernimiento por parte del receptor; o sea, de nosotros.

A ese peligro de sobresaturación, denominado también infoxicación, por su carga excesiva de información y efectos negativos, se le suma otro igual o mayor: las noticias falsas o fake news de los últimos tiempos, vocablo raro para nuestros abuelos, pero que los cubanos hemos sufrido desde antaño, aunque el término resulte novedoso. Durante las luchas contra España de finales del siglo xix, el magnate del periodismo norteamericano William Randolph Hearst pidió a sus corresponsales en Cuba que le enviaran informaciones, que él inventaba la guerra.

Hoy las noticias falsas nos inundan, y parafraseando la canción de Sindo Garay, son tantas que se atropellan y como de acabarnos tratan, se agolpan unas a otras y por eso no nos matan:

«Carne enlatada proveniente de Rusia, vencida», «Enterramientos masivos en fosas comunes en Santiago de Cuba», «Falleció un niño: atacados profesionales de la Salud en el Hospital 9 de Abril de Sagua la Grande», «Productos donados por México son vendidos en la red de comercio minorista», «Venta de aceite de donativo», «Apoyo militar de México a Cuba»…

Estos titulares son solo algunos ejemplos de fake news que ha desmentido el periódico Granma en los últimos 30 días. A ello se adicionan las ofensas, las palabras obscenas, las amenazas a la integridad física de las personas y su familia. Ese deseo de arrastrarnos sobre rocas, de la canción El necio, de Silvio, pero dicho de manera soez y vulgar.

De un tiempo acá, las redes sociales llegan a dar asco, pero exigen respuestas contundentes y de defensa de la soberanía, como las nuevas disposiciones jurídicas en materia de telecomunicaciones publicadas, este martes 16 de agosto, en la Gaceta Oficial de la República de Cuba: Decreto Ley 35/2021 «De las Telecomunicaciones, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y del uso del Espectro Radioeléctrico» y la Resolución 105/2021 «Reglamento sobre el Modelo de Actuación Nacional para la Respuesta a Incidentes de Ciberseguridad».

Normas que dotan a Cuba, por vez primera, de instrumentos legales para juzgar, con apego a la ley, incidentes de ciberseguridad y tipificaciones que superan los límites de lo tecnológico.

Contra la Revolución hay desa­tada una verdadera guerra no convencional. Eso no se puede desconocer ni tampoco continuar manteniendo una actitud contemplativa ante tamaña realidad. No será nunca renunciando a la Internet, al contrario; pero sin pecar de ingenuos, pues en política la ingenuidad se paga bien caro.

A la mentira goebbeliana debe anteponerse siempre la verdad de la obra de 60 años, sin edulcoraciones, mas sin falsedades. Y al insulto, al acoso, al engaño, a la incitación a la violencia en el ciberespacio, la ley. No hay de otra.

Se han publicado 13 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Héctor Martín

    Quienes además de experiencia tenemos arrugas entrecejo hoy tenemos herramientas para encontrar verdades, es más difícil sostener una mentira que imponerse la verdad, pero es bien cierto que la batalla es difícil cuando existe tanta maldad, rencor, intereses y tecnología en contra.
    Buscar fuentes de información fiables, incluso oír de aquellos que sabemos su actitud de mentirosos nos orienta donde está la razón, la verdad no está en los extremos. Ser comparativos con lógica, buscar recursos de conocimientos nos preparan para evitar caer en engaños.

  • José David

    Las guerras nacieron prácticamente desde el nacimiento mismo del homo sapiens. Solo cambian las armas y el teatro de operaciones. Hoy van cambiando ambos. Y tenemos que aprender el manejo de las modernas tecnologías y el nuevo teatro de operaciones virtual. Es una necesidad para asegurar la sobre vivencia.

  • Lele

    Saludos, muy acertado su comentario y muy a tono con estos tiempos , ésta guerra que se nos impone debe combatirse desde la verdad y aquellos que publiquen mentiras, ofensas o cualquier tipo de comentario lesibo a nuestra patria deben ser castigados y darse a conocer en los medios, además pienso que sitios como Cubadebate y el periódico Gramma debieran ser libre para todos y así llegar a más personas . Los jóvenes,una buena parte lo que le interesa es las redes sociales plagadas de mentiras y todo tipo infundios. Un ejemplo de lo que quiero expresar es el programa de Cubavision Alfilo que habló de como se manipulan las personas y en caso específico de Yulien Oviedo.

  • Viejo

    Voy a pedirle un favor: No puedo opinar en el sitio de CMHW , dígale a sus colegas que actualicen sus espacios. Y por sobre la covid mejoren la redacción.

    • Ramón Ladislao Gómez Morales

      Me pasa lo mismo

    • Alejandro

      Igual a mi ,si uno pudiera decir todo lo q siente por aqui hay hay mamá jjj

  • Juan...

    "La sobreinformación existe y resulta tan nociva como la ausencia de ella". Ma gusta su frase, muchas veces se piensa que hay sobreinformación porque se reitera sobre un tema abordando lo que quieren mostrar (u omitir) un grupo de personas (y/o gobernantes) y sin embargo de trasfondo se siente la "ausencia" de lo que realmente hay que conocer sobre el tema porque se juega con la transparencia de la información y es ahí donde abrimos las puertas a que las personas se hagan eco de mentiras, verdades a medias o tristes realidades que no se pueden distinguir porque como escribía anteriormente la falta "transparencia" da lugar a admitir cualquier información de donde quiera que venga.
    Si queremos ganar la batalla de los medios de comunicación tenemos que cambiar la forma de informar y de controlar los recursos que tenemos que repartir entre todos. Muchas veces se hace todo bien pero no fluyen los detalles por pensar que se sobreinforma y esa "ausencia" de información nos crea problemas que nos ganamos gratis.

  • SSP

    Y hoy en día no se puede tapar el sol con un dedo

  • Período especial 1991-♾

    Cuando un cubano,se expresa por medios cubanos y lo censuran están intentando ocultar su verdad,su forma de ver el mundo ante los ojos ajenos del pueblo!!!ESO ES LIBRE EXPRESIÓN?ESO ES LIBERTAD DE OPINIÓN?Porqué debemos creer lo que nos dicen y ni siquiera nos dan el derecho a decir lo que sentimos?Que yo sepa ningún gobernante es un Dios que promulga leyes apostólicas que deben ser realizadas a cómo sea lugar...La vida en sociedad es más que eso!!!Después uno pública en otras redes de alcance internacional y uno es un gusano!!!Ya uno se cansa de tanto vasallaje!!!Cuba debate es un monopolio de información,que tiene personas para opinar triunfalistamente cualquier noticia que sea comentada de otra forma no convencional a sus ojos...La ceguera impuesta no será lo mismo que la de carácter individual,muchos no ven para aparentar otros lo hacen por supervivencia...pero no son estúpidos...Saludos

    • El kerubin

      Bravo, valiente y certero comentario.

    • Fulanito

      Toda la razón . gracias a vanguardia por dejarnos debatir aunque nadie nos escuche

  • estero

    Amigo, lo de la otra guerra es una lucha, pero de quien es??, porque los precios de ETECSA, uno no puede ni le alcansa para combatir, no crees???...

    • Kristell

      LOL.acabas de ponerle el punto en la i. Cuando las personas de este país puedan obtener la informaciones certeras de manera transparente, de una forma accesible para todos por igual (y no estoy hablando de noticiero, ni periódicos , me refiero a sitios de noticias nacionales), no tiene porqué andar buscando informaciones en otros sitios extrangeros donde publican caluñas y fake news, siempre y cuando no sean informaciones que publiquen en estos sitios no generen sobre su veracidad ( las cosas como son, y sin ningún trapujo, ni informaciones tergiversadas), porque muchas veces lo que tanto hablan por tv es mentira porque no hacen nada y eso creo yo que es uno de los motivos por los que pasan esa serie de cosas ( la gente duda de la información que brindan).
      PERÍODO ESPECIAL 1991-♾
      Tienes mucha razón, a veces censuran comentarios en estos sitios porque los toman como espam, pero deberían respetar los comentarios de las personas y sus puntos de vistas, que se sientan identificados con las realidades de otras personas, puedan hablar libremente desde la educación claro. Siempre van a existir temas polémicos, desacuerdos en los comentarios porque eso son al fin opiniones y no tienen porqué ser iguales.