En tiempos de números

No aguardemos más por el infundado milagro de la inmunización infalible, ni coloquemos el peso de cada pena sobre otros hombros, pues la funcionalidad que necesitamos para sobrevivir a esta tragedia comienza por el reino propio.

Visto: 2721

En estas fechas me ha dado por someter a riguroso conteo todo lo cuantificable a mi alrededor, práctica concienzudamente reforzada y que, en la Cuba y la vida de los últimos 17 meses, abarca desde los frijoles hasta la paciencia.

Covid-19Por pánico disfrazado de precaución comencé por los analgésicos, antihistamínicos, antivirales y antibióticos disponibles/utilizables en la antigua caja de zapatos a la que le conferimos el «cargo» de botiquín familiar. Proseguimos entonces a inspeccionar la reserva de arroz, proteína, leche en polvo, almohadillas sanitarias; qué zapatos y chores aún le sirven a un niño que no para de crecer, cómo andan los elásticos de las medias blancas que usa en la escuela, con cuánto detergente y so-lución hidroalcohólica cuento para enfrentar limpiezas generales y desinfecciones diarias, qué cantidad tenemos de nasobucos con triple capa de tela y en qué estado se conservan...

Del escrutinio «materialista» a los asuntos mensurables del espíritu, la travesía fue breve, dialéctica e inevitable: ¿Cuánta ansiedad podremos resistir? ¿Cuándo abrazaré a los que están lejos? ¿Será posible que en diciembre comience lo que el director del Instituto Finlay de Vacunas (IFV) denominó como «el cierre inmunológico» de la pandemia en el país? Para esa fecha, con el paso largo del libre albedrío con que solemos autoconvencernos de que «más no es posible hacer», y bajo la circulación predominante de la desgraciada variante delta, ¿quedará alguien sin contagiarse?

Quince días, señores, quince días de «gracia» se nos concedieron a los santaclareños para acortarle las riendas al contagio. En ese lapso, la dirección provincial de Salud registró, oficialmente, 7299 casos autóctonos con la COVID-19, aunque entre las carencias reiteradas de reactivos para realizar test de antígenos y tiras rápidas, lo limitado del acceso a pruebas de PCR en instituciones médicas, la posibilidad de ir a parar a un centro sanitario sin las mejores condiciones, y lo torcido y desorganizado de algunas consultas de IRA que cientos prefieren evadir si «la cosa no pinta de muerte», bien sabemos que los números diarios apenas registran un fragmento de la realidad.

Setenta y seis madres, padres, abuelos, nietos, hijos y amigos no resistieron la embestida de la enfermedad; y de los críticos, graves y fallecidos debido a los daños sistémicos que les provocó la virosis, conocemos y lloramos a diario, aun cuando ese número constituye una suerte de globo social que se infla y eleva por obra de la desinformación institucional. No, no han bastado las mil y una ocasiones en que la prensa y la población han emplazado a las entidades correspondientes. Sí, hace falta conocerlo. En el imaginario popular del afortunado que no ha padecido incertidumbre o pérdidas cercanas, las agonías del virus no trascienden más allá de hacerse con los medicamentos y recursos que, suponen, deberían garantizarles el tránsito tranquilo hacia la convalecencia.

Dos semanas, señores, dos semanas, y mis cálculos se convirtieron en un afán al que temo y necesito en idénticas dosis. Por una cuestión de inteligencia emocional y en nombre de mi salud mental —dada la condición de santaclareña aparentemente «aisladísima» por el paquete reforzado de medidas restrictivas—, me he autoimpuesto una reducción drástica en el consumo de lo que se «cocina» y difunde en las redes sociales. Sin embargo, habría que ser sordo, ciego y desalmado como un latón de basura para evadirse por completo, así que, mientras eludo los anuncios lóbregos con imágenes de desconocidos que, no obstante, siempre me parecen cercanos por el solo hecho de compartir la misma ciudad como cuna común, voy contando y conociendo parte de lo que fueron:

Una muchacha embarazada que dejó a dos niños pequeños, el abuelo al que nunca conocerá el bebé que nace en noviembre, tres maestras (una en activo, dos jubiladas), un panadero admirado «por buen hijo, padre e inolvidable vecino»; cuatro profesores de la enseñanza superior, uno de los pediatras más amados y eminentes que tuvo y tendrá esta provincia; parte del alma del periódico Vanguardia, Hilda, raíz y madre de la familia de una colega querida por todos...

Quince días tuvimos para asestarle un hachazo a la corona del virus, con prevención y distanciamiento físico y social, regulaciones sobre lo ya regulado y llamados a la conciencia pública, pero a la 1:00 p.m. la vida continuó igual en nuestras calles. ¿Y por qué no?, si nunca llegó ninguna entidad del Comercio o de la Agricultura a venderles algo a los vecinos de varios de los siete consejos populares con mayores reportes de positividad y propagación en Santa Clara e, inevitablemente, algún miembro del hogar debía «inmolarse» y llegar, como fuera, hasta donde sea que vendieran algún producto que precisaran.

¿Y por qué no?, si después de que, responsablemente, algunas personas informaran en sus consultorios sobre la persistencia de síntomas sospechosos, ¡y hasta comunicaran los resultados positivos de exámenes!, nadie de la atención primaria de Salud se personó en sus viviendas para indagar por el estado clínico de los enfermos.

¿Y por qué no?, si ya se anunció que la bendita Abdala llegará de forma masiva a los 13 municipios de la provincia después del 10 de septiembre.

«Asumamos la racionalidad como la capacidad de analizar, comprender, actuar y evaluar, con el objetivo de mejorar; y el juicio, como prudencia y madurez, tanto en conductas como decisiones, los próximos 14 días y otros 14 adicionales, desde hoy y hasta el 28 de septiembre. Cuba puede y debe lograr el control si somos disciplinados, organizados y responsables los 28 días que siguen. Es decisivo para salvar vidas y cuidar la salud de todos los cubanos»: así escribió el pasado miércoles en su perfil de Facebook el Dr. José Luis Aparicio Suárez, asesor especial del Minsap, quien actualmente se encuentra en Villa Clara para apoyar la estrategia provincial de enfrentamiento a la COVID-19.

O sea, no aguardemos más por el infundado milagro de la inmunización infalible, ni coloquemos el peso de cada pena sobre otros hombros, pues la funcionalidad que necesitamos para sobrevivir a esta tragedia comienza por el reino propio. Valoremos la fortuna de que nos queden tiempo y fuerzas para llevar la cuenta de los «fallos» ajenos; mientras aumentan los enfermos decaen los insumos, las energías y la salud de muchos de los que, en los hospitales, le ponen cada día alma, empatía y conocimientos a una situación crítica que pocos pensamos vivir.

Si ya nadie les agradece a las 9:00 de la noche porque dio por hecho que el desgaste se siente más de este lado, hagamos lo necesario y más para, al menos, no sumarles a ellos nuevas angustias.

Se han publicado 22 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • alejandro libertad

    Bravo liena por eso me gustas como periodista creo q eres la primera q he leido q reconoce q los numeros diarios son un fragmento de la realidad , y es q si no se le hace la prueba a todas las personas con sintomas o contactos de positivos es imposible saber los numeros reales lo peor es q bajan los numeros y enseguida se dice q es porque estan funcionando las medidas aqui en la habana ya ni me acuerdo desde q mes esta la cuarentena de las 9 pm nadie la cumple ahora mismo 1 am y hay una fiesta en mi cuadra con musica q se oye a las dos cuadras varias personas bebiendo ron sin nasobuco y no pasa nada ,paso una patrulla y no dijo nada aqui la policia esta para evitar q se repita lo del 11 de julio y punto,,,las colas de la tienda cuando llega algo sin control y distanciamiento ninguno, molesta q los numeros de la habana bajen magicamente lo mismo paso en mtz ,,,no es por la vacuna ya se dijo q esta no evita los contagios incluso se publico el # de casos de positivos vacunados con las 3 dosis(27 mil +-)otro dato q molesta es el de las muertes postcovid fallecidos q en su momento dieron positivo a un pcr fueron hospitalizados a la semana dieron negativo pero la covid les causo secuelas fallecen de estas a los dias de dar negativos y se les pone en el certificado de defuncion infarto o edema pulmonar esto a mi juicio no es correcto es una forma de disfrazar los # y es injusto con los familiares de los fallecidos,,,,,,,,en fin liena otro gran articulo bien apegado a la realidad del cubano felicidades.

    • Maritza

      Tiene usted razón en todo lo que expone, mi respeto a la periodista por su valentía al exponer la verdad

  • José David

    Línea.
    Me gusta tu artículo, como siempre, escrito con el alma. No voy a opinar pues sería reiterativo. Cuidarnos y cuidar a los demás es la palabra de orden.

  • Pilongo

    Hola Liena has visto que peligroso se ha puesto Kabul y de la firma de Messi que me dices? Pues el mundo está muy convulsionado y mientras tanto mi tío que vive cerca del cementerio de Santa Clara le ha dado por contar los muertos y tirarlos contra las estadísticas que presenta el Ministerio de Salud, el pobre no entiende como dicen 2 y cuenta 16.
    Otro amigo (también pasado de los 70 pero aún trabaja) le ha dado por enviarme correos casi que diarios con los fallecidos del barrio y me mantiene actualizado aunque ya le dije que terminara con esa obsesión fúnebre que al final todos vamos tarde o temprano para el Reparto frente al zoologico , a no ser que te pongas de mala suerte y no alcances habitaciones y te envíen a otro reparto en algún poblado desconocido de la geografía villaclareña.
    Desgraciadamente no podemos encerrarnos, los animales que son más inteligentes que nosotros cuando invernan dejan todas las condiciones para pasar ese período de tiempo sin molestarse.
    Te imaginas a un oso pendiente en su gruta llamando a la ardilla para saber si por fín llegó el pollo de julio , la leche del osesno (por cierto la compota para niños que trae un osito afuera la deben hace como tres meses, sabes algo de eso) o si entró la masa de croqueta a pescavilla ? Nada al final el pobre oso tiene que salir de la madriguera y rompe entonces su ciclo biológico y así nos pasa a nosotros seres brutos e insensibles que abrimos nuestra gruta al turismo animal, dijimos que la gruta estaba bien limpia y con todas las condiciones y al final que pasó (tu sabes... ).
    Pues nada Liena como siempre seguimos soñando y esperando que algún día podramos vivir tranquilos. Mis saludos y respetos y manténgase en su gruta y siga contando los frijoles ya que no acaba de llegar la bendita donación o solo fueron los frijoles colorados.

    • Liena M. Nieves

      Hola Pilongo! Piense en serio en escribir.o en escribir en serio. El hobby tenebroso de su amigo y su tío también ok tiene mi abuelo pues lleva a punta d e lápiz las estadísticas nacionales y provinciales desde el 11 de marzo del 2020. Sin embargo, le sucede lo mismo: hay días con reportes de tres pérdidas. pero a él se le murieron 2 primos, una antigua compañera de trabajo y un vecino, y como que esos infelices tenían un PCR negativo al momento de fallecer (por causas derivadas directamente de la enfermedad), se autoconsuela, aunque no se engaña, con que murieron de beynibua, infarto o edema pulmonar, no de coronavirus. De nuestra gruta no salen ni mamá ni bebé osos, pero papá anda por todo el bosque, cazando, y en la gruta de mis padres hay una pediatra en zona roja. Nada, de sobresalto en sobresalto. Cuídese mucho y gracias por la lectura.

    • Liena M. Nieves

      Cuídense todos, mucho, muchísimo, sin cansancio. Esta situación irá mermando, ya lo verán. Los abrazo y, una vez más, les agradezco su lectura

  • MarC

    Liena: !!!Felicidades!!!
    Cuánto valor! Cuánta verdad! Cuánta transparencia! Cuánta inteligencia! Qué don tienes para decir lo que piensa el pueblo sin palabras rebuscadas! Qué don tienes para tocar la llaga en el punto exacto donde duele!
    Mereces muchos Premios periodisticos dados por un jurado!! Pero, para el GRAN PREMIO DE LA POPULARIDAD, LA JUSTICIA Y LA VERDAD ya tienes mi voto y el de muchos más, estoy segura. Gracias.

  • Cersei lannister

    Excelente artículo como siempre nos tiene acostumbrados.

  • george

    hola Liena:Otro articulo donde expone la cruda realidad que vivimos desde hace 17 meses y mucho mas en estos dos ultimos meses.Ud realmente toca esta situación con valentía y calidad profesional. Da gusto leerla.Ojala todo mejore un poco pronto. Muchos Saludos y Mucha Salud. Su fiel lector. George.

  • Orlando

    Buen artículo!. Un poco rebuscado para el ciudadano promedio pero en escencia perfecto.

  • salvaje

    Liena.....sencillamente genial, sincero y valiente articulo...harian falta mas periodistas como Ud en este pais y creo todo iria mejor....

  • f.andres hernandez

    Usted logra el dificil equilibrio. Gracias.

  • Wham!

    Todo el país sabe que hay más muertos de los que el gobierno dice.

  • Alquizareño

    En tiempos de números
    Se está jugando con ellos.

  • abc

    ????no se en que se basan algunos....no me consta eso

    • Alquizareño

      Será que vives en una burbuja o estás bien abastecido que no necesitas salir a la calle.

    • abc a leer mas y meterse menos

      estoy hablando de otra cosa señor lea bien y deje de estar atento a lo q ponen los demás

  • Héctor Martín

    Seré sincero, cuando leía sobre la situación en Europa al comienzo de esta enfermedad pensé y comenté con mis familiares. ......Cuba o se llena de gloria o se llena de mier.......el cubano es de los extremos y no es una observación mía sino del mismísimo Máximo Gómez.
    Según leo muchos ya no creen en las estadísticas que se informan, otros quieren efectividad, eficiencia y sobre todo resultados en el más breve plazo sin tomar en cuenta que la solución no está en parte de la población sino en todos y así de la misma forma el mundo.
    Les doy mis conclusiones, mientras el virus tenga la posibilidad de replicarse a su antojo en el mundo tendremos más capítulos de infecciones, no podemos estar ajeno al mundo y las vacunas ayudan unas más que otras, pero hasta ahora "sólo ayudan" la actitud más aconsejable es individual y familiar Sensatez, higiene y buen juicio. Está escrito en la Biblia. ....más vale perro vivo que león muerto.

  • Juan...

    En mi casa somos 6 personas y 5 hemos pasado o estamos pasando por las consecuencias del dichoso virus. El primero y único en asistir a la consulta de COVID del lugar donde resido fue el que escribe cuando ya estaba aproximadamente en la segunda semana y tuve fiebre entre 38 y 40 grados por 7 días.
    Apareció una tira rápida que dio negativa y la conclusión fue que ya estaba de pasado el tiempo en la prueba daba positiva al virus, se informó al consultorio, la doctora pasaba todos los días por la casa y nos valoraba. En ese sentido podemos sentirnos dichosos de las atenciones pero “hay cosas que aunque uno quiera buscarle el sentido no se lo encuentra”.
    Por ejemplo, luego de demostrarse que clínicamente estaba pasando COVID, aunque la tira rápida diera negativa, con todos mis datos en la consulta de COVID del policlínico nadie se presentó en mi casa para hacer prueba rápida o PCR al resto de mis familiares. ¿Me pregunto si es algo establecido en los protocolos -que cambian a diario-, omisiones de alguien o carencia de recursos?
    Sigo con los ejemplos: la doctora me sugiere conseguir prednisona (o equivalente) y aspirina porque es algo que ayuda a que el organismo responda al virus y minimizar consecuencias de la enfermedad. Si se percatan no mencioné antibióticos porque si no hay complicaciones con enfermedades oportunistas no los lleva y en ese sentido no tuve problemas. A la farmacia casi nunca entran esos medicamentos y cuando entran los reparten por consultorio y los médicos tienen que priorizar a los más críticos y vulnerables, algo que entiendo perfectamente pero considero que si la enfermedad de moda es la COVID los medicamentos de moda para la COVID deben estar a la espera de los pacientes en las farmacias para evitar el traslado hacia los hospitales de los que pueden tratarse en sus hogares.
    Para no cansar voy a terminar comentando las experiencias de una amistad que tuvo que llevar a sus padres -ancianos- a un centro de aislamiento y por suerte para ellos su hermana pudo acompañar a sus padres. Tremenda sorpresa cuanto les dijeron que tenían que conseguir los medicamentos (que tuvieron que adquirir en el mercado negro a los precios que todos conocemos) pero eso no es todo, la hija acompañante tuvo que asumir el rol de camillera, pantistra y todo lo que hizo falta con sus padres y con otros pacientes.
    En una oportunidad la doctora me dijo que si no mejoraba la fiebre tenía que remitirme a un centro de aislamiento y ahí comenzaron las pesadillas de verdad porque conocía las realidades del lugar al que me llevarían y sacaba las cuentas de que en mi casa con la ayuda de mi esposa me las veía feas para cosas tan sencillas como bañarme ¿cómo me las arreglaría, sólo, en un lugar que me imaginaba como los que aparecen en las películas de terror?. Por suerte la fiebre cedió al séptimo día.
    Bueno, prefiero no buscarle el sentido a estas experiencias y mucho menos encontrar culpables. Son situaciones que suman números de personas que se las ven difícil para recuperarse rápido del COVID -con la calidad que lleva- y el que escribe presume que esas estadísticas caen en un inmenso saco sin fondo donde van a parar todas las insatisfacciones y quejas de la población.
    Gracias a todas las amistades y familiares que aportan los medicamentos -que tienen guardados para ellos- a los enfermos necesitados. Gracias a esos médicos que nos sugieren lo que hay que conseguir y a los que nos hacen la visita para seguir nuestro estado de salud aunque lo único que puedan hacer sea alertarnos de que debemos visitar el hospital cuando las condiciones lo requieran. Gracias a Liena por compartir lo que muchos no se atreven ni a mencionar de forma indirecta.

  • Carlos Loyola Mainegra

    Ud es una CUBANA DE A PIE pero sin zapatos, se quema la piel en la tierra caliente, hace honrra a la labor periodistica.
    HACEN FALTA MUCHOS VALIENTES COMO UD. EN LA PRENSA NACIONAL, ESCRITA, RADIAL Y TELEVISIVA GRACIAS POR SUS ARTICULOS

  • Alex

    En tiempos de números, se esta jugando con los número. Ahora en tiempos de vacunación nos ha surgido un problema. No vamos a poder decir que se han puesto las dosis previstas. Razones, a muchas personas ya le ha dado la enfermedad y están esperando a soberana plus. Por los cálculos que saco el número es mucho mas bajo de lo que se espera.

  • Yairena

    Excelente articulo, como todo lo q escribe. Felicidades su articulo refleja el momento critico por el q mucho hemos pasado. Muchas felicidades