La ruta de la desinformación y las vacunas

Sobre las vacunas anti-COVID-19 se tejen miles de noticias falsas que, entre otros múltiples factores, atentan contra el fin de la pandemia.

Visto: 645

«Las vacunas contienen un Microchip para controlarnos», la frase, tomada de forma textual de un comentario en Facebook, aunque no lo parezca, es real y podría matar de un infarto al mismísimo padre de la inmunología moderna.

Sobre las vacunas anti-COVID-19 se tejen miles de noticias falsas que, entre otros múltiples factores, atentan contra el fin de la pandemia en países como Estados Unidos, donde, según Los Ángeles Times, hasta el 24 de septiembre, unos 70 millones de ciudadanos se resistían a vacunarse.

A casi dos años del inicio de esta pesadilla, queda claro que el coronavirus está lejos de ser una simple gripe china, como lo llamara con «cariño» el expresidente Donald Trump. Las muertes, el dolor de las familias incompletas, confirman la necesidad de tomar todas las medidas posibles, y los científicos del mundo insisten en la urgencia de la vacunación.

Caricatura de Alfredo Martirena sobre las vacunas anti-COVID-19.
(Ilustración: Alfredo Martirena)

Sin embargo, habitamos en un planeta cada día más irracional y alucinante. Mientras un equipo de fútbol gasta millones en un fichaje, las naciones más pobres no tienen acceso a los inmunógenos.

En este sentido, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, el pasado mes de septiembre, dijo: «La impactante desigualdad en la distribución global de vacunas es una mancha en nuestra conciencia colectiva. Se han administrado más de 5500 millones de dosis de fármacos contra el SARS-CoV-2 en todo el mundo, pero casi el 80 por ciento de ellas se han realizado en países de ingresos altos y medianos altos».

Dolorosa paradoja de nuestro tiempo: muchos no pueden acceder al pinchazo salvador; otros deciden no hacerlo. Por ejemplo, el propio Biden llegó a decirles a las empleadoras que exigieran la vacunación a sus trabajadores como una forma de agilizar el proceso y frenar los contagios.

Esta decisión desató una tremenda polémica, aunque los criterios enconados caracterizan, desde el inicio, todo lo que tenga que ver con las vacunas anti-COVID. Basta con abrir Facebook y hacer una simple búsqueda para ver cómo pulula la desinformación. Usuarios que esgrimen criterios descabellados y ofrecen curas milagrosas, a la más pura usanza de los tiempos medievales. Abanderados de los movimientos antivacunas que toman fuerzas en un momento especial de crisis sanitaria y encuentran en estas plataformas un espacio para amplificar sus sinsentidos.

Por supuesto que a las vacunas cubanas también les han tocado sus dosis de odio e ignorancia en la red social de Zuckerberg. Atónita quedé cuando leí comentarios al estilo de que «Abdala es un poco de agüita sucia» o los criterios de quienes esgrimen que las nuestras no habían sido aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Pues esa «agüita sucia» recibió un voto favorable de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de México, paso previo a su autorizo para el uso de emergencia. Además, los primeros lotes ya llegaron a Vietnam. También se administrará en Nicaragua y ya se ha hecho en Venezuela. Ningún país del mundo, por muy amigo que sea, compra un producto, mucho menos de este tipo, si no tiene calidad.

Por otro lado, la FDA es la agencia del Gobierno norteamericano responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos en ese territorio. Igual función cumplen el Cofepris mexicano y el Cecmed, que es quien tiene que velar por nuestros fármacos, y fue la entidad que revisó y autorizó cada una de nuestras vacunas. No le toca a la FDA aprobar nada fuera de sus fronteras.

Otros aseguran que las cifras han comenzado a mejorar en Cuba porque ya muchos se contagiaron. Sí, es cierto, los meses de julio y agosto fueron brutales, con un deterioro epidemiológico evidente, pero no reconocer que las vacunas han hecho su parte es, cuando menos, irrespetuoso y delirante.

En Villa Clara los indicadores han mejorado de forma visible en los municipios que más han avanzado en la vacunación. Santa Clara es un ejemplo notable.

En el país, hasta el 2 de octubre se habían administrado 21 516 690 dosis y el 97 % de la población vacunable tenía administrada al menos la primera dosis, según datos que ofreció el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, en su página de Facebook, donde hace un análisis de la nación y precisa: «La semana recién concluida, la número 40 del año, es la tercera en que de manera consecutiva continúa el descenso de personas diagnosticadas con la enfermedad: 52 800 pacientes se confirmaron en la semana 38; 37 280, en la 39, y 26 936, en la 40».

Por encima de las campañas de difamación de los gurús de redes sociales que tienen un evidente matiz político, por encima de las carencias y del bloqueo, por encima, incluso, de los incrédulos, la ciencia cubana se empina y nos llena de orgullo. Cuba: el primer país latinoamericano en obtener y administrar vacunas propias, y el primero en el mundo en realizar una campaña de inmunización en niños.

Sin embargo, no podemos dejar solas a las vacunas en esta batalla. Aun con las tres dosis podemos enfermar; pero ellas son nuestras armas para evitar las formas graves y los fallecimientos. Vacunarse es hoy una decisión de vida o muerte, ¿cuál elige usted?

Se han publicado 8 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Ok

    Todas las personas deben ya vacunarse, el q no lo ha hecho q lo haga y dejen ya de dejarse manipular x la desinformación a ver si x fin salimos de esta pesadilla...

  • Héctor Martín

    La diferencia entre medicamento y veneno es la dosis, esa realidad es el mínimo inconveniente cuando se trabaja en la fabricación de un fármaco, sumar reacciones adversas o anafilácticas. Opinar ligeramente, engañar o con malicia tergiversar es irrespeto con profesionales que por su compromiso con la vida se merecen admiración.
    Muy cierto lo leído "habitamos un planeta cada vez más irracional y alucinante".

  • José David

    Cuba es reconocida como una potencia mundial en el tema de la vacunación, tanto en su aspecto científico como en la cobertura de la población. Y nuestras Abdala y Soberana lo han demostrado. Y si la covid ha hecho estragos en nuestra población (lo que es una realidad incuestionable) es más por nuestra propia indisciplina social y el irrespeto de las normas sanitarias indicadas. Ante nuestros científicos y el personal de la salud, al igual que lo hago ante mi bandera (la más linda del mundo) me pongo de rodillas y me quito el sombrero.

  • John The Ripper

    A más de uno escuché decir algo como esto: "Las vacunas cubanas son m... , basura" "Las vacuningas esas son p..." "Vacunándome lo único que conseguí fue contagiarme" "Me puse la primera dosis y 2 días después me sentía mal, me hice el PCR y dio positivo, la vacuna me inyectó el coronavirus". Como esas estupideces escuché muchas y nunca me opuse a vacunarme, la más renuente a vacunarse era mi mamá, pero al final completó su esquema de vacunación y lo está celebrando. Yo termino el mío en un par de días. Confío plenamente en los científicos cubanos, porque puede que en este país no se hagan esfuerzos suficientes para resolver otros problemas, como los de vivienda, alimentación y electricidad, pero cuando se trata de ciencia no se miden, todo lo que se puede destinar (y hasta lo que no se puede) para la ciencia con tal de resolver el problema lo más pronto posible se destina

    • Andy

      Ay que reconocer que Cuba no es un pais perfecto, ningún país en el mundo lo es,todos tienen sus ventajas y desventajas,en cuba no podemos negar los problemas,como tampoco podemos negar que si ay algo que asen bien son los medicamentos

  • yuneisy

    confio en mi país y en las vacunas,yo hace meses concluí y ahora están vacunandose mis hijos...VIVA CUBA

  • ferhat

    esas son estupideces de los ignorantes,vacunense

  • DHL

    esas difamaciones sobre las vacunas de aqui solo pasan aqui,,,, manden a unos de esos que hablan mal de los medicamentos para eua a hablar mal de los medicamentos de alla, que le van a pedir una buena indemnizacion por difamar lo que no es la misma compania de medicamentos, que al difamador no le quedaran deceos de nada jjjjj