Un techo alto para la virtud del útil

En la misma Cuba donde la Constitución de la República refrenda el trabajo —en cualesquiera de sus múltiples variantes, estatales y privadas— como eje articulador del desarrollo sostenible(local y nacional), no se ha logrado el reemplazo poblacional desde 1978.

Visto: 2290

¿Que hay mucha gente sobreviviendo con lo mínimo indispensable? La hay.

¿Que las condiciones de trabajo determinan, significativamente, la productividad del obrero?, ¡pues obvio!

Envejecimiento de la población económicamente activa en Cuba ¿Que aún hoy se proyectan e implementan políticas públicas que excluyen de su contenido dimensiones socioeconómicas claves como el índice de pobreza, la inequidad de género, la discriminación racial, la tasa de desempleo o los retos de una población económicamente activa cada vez más envejecida? Tan cierto como que no pido más riqueza que la salud de los míos.

En la misma Cuba donde la Constitución de la República refrenda el trabajo —en cualesquiera de sus múltiples variantes, estatales y privadas— como eje articulador del desarrollo sostenible (local y nacional), no se ha logrado el reemplazo poblacional desde 1978; las personas de 50 años y más representan el 36.5% de todos los residentes en el país, el 80.6% de los mayores de 60 padecen de, al menos, una enfermedad crónica y, a la vez, una alta tasa de ese segmento ocupa puestos de alta calificación para los que, sencillamente, no existen sustitutos.

Desde el 2015, la cifra de ocupados se redujo en un 2.3%, equivalente a 4 917 858 trabajadores, y,  al cierre del 2020, los números ya habían disminuido en más de 274 000  individuos. Entre la emigración hacia el exterior (conducida por el grupo de 15 a 64 años de edad), el desplome paulatino de la permanencia laboral de las mujeres, quienes deben ocuparse del cuidado de hijos, ancianos y enfermos —la brecha se ha ido acortando hasta llegar a los 30 años de edad—, la natalidad en huelga, el mordisco atroz de una pandemia que desgranó a miles de familias, y la tensión económica, ascendente y rabiosa, las rutas del empleo en Cuba se han bifurcado en un amasijo de alternativas en las que simultanear las tareas de oficina con la «lucha» ya resulta tan común como un resfriado de diciembre. Y es triste. 

En reciente diálogo, en Santa Clara, con los participantes en el VIII Taller de Estudios Sociales del Trabajo, la titular del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), Marta Elena Feitó, reconocía que «estamos adaptados a una visión vertical, y lo que demanda la nación, ahora mismo, es una proyección económica horizontal, articulada, cooperativa y creativa. Todos deberíamos alarmarnos al analizar las perspectivas reales de nuestra fuerza laboral para los próximos 25 años. En el centro de las aspiraciones de felicidad y prosperidad, y de las estrategias de desarrollo, tiene que estar el trabajo clásico y el no clásico».

Lo de los nuevos actores creando lazos, hablando de emprendimientos y alianzas, y jalando, parejo, una máquina sesentona que corcovea bajo la carga de privaciones objetivas e ineficiencias, aún no se ha asumido en los niveles microeconómicos. Asentir con la cabeza frente a la indicación «de arriba» no garantiza receptividad, resiliencia ni capacidad de transformación, y el aguijonazo de la COVID-19 así lo confirmó.

De directivos con estribos y orejeras que, a golpe de ignorante voluntarismo, prefirieron la parálisis antes que el teletrabajo; de «reunioneros» crónicos que usan WhatsApp para publicar estados con frases de libros que no han leído, pero que se negaron a emitir orientaciones por esa vía a sus subordinados; de los reacios a aceptar que hacer más con menos solo aplica a cocinar sopa de arroz, no a empeñarse en una faena que exija estudio, tiempo y tecnología, supimos y sufrimos, en carne propia o de cerca, una y otra vez.

Sin embargo, buscar qué hacer se ha convertido en una necesidad imperativa, incluso, para los que, un año o menos atrás, sacaban sus cuentas y le dedicaban frases de descrédito a la posición social del asalariado, estatal o por cuenta propia. El «caimaneo» pareció la salida más fácil —y así continúa percibiéndose—, hasta que la súper inflación nos espetó una cachetada rencorosa y siseó, inmisericorde: «no es suficiente».

En este contexto, en el país se contabilizan cerca de 29 000 madres con tres y más hijos —solteras y desempleadas muchas de ellas— que, indistintamente, han solicitado reparar, o adquirir, una vivienda, mientras que la asistencia social protege a más de 145 600 núcleos familiares, incluidos 132 300 beneficiados con prestaciones monetarias, de servicios e insumos. No obstante, la ministra del MTSS considera que las proyecciones gubernamentales deben reanalizar cada caso y canalizar los esfuerzos y recursos hacia los verdaderos necesitados: «No todas las familias con múltiple descendencia ni los que se adentran en la tercera edad son vulnerables, como si ello se tratara de una condición estática». 

El fenómeno de las parejas de jóvenes que se hastían de aguardar por el día en que el salario les permita independizarse y formar una familia bajo techo propio, o el de las personas de entre 40 y 55 años —casi siempre mujeres— que, aún en pleno desarrollo profesional, deben renunciar a sus responsabilidades para sumergirse en la atención a los ancianos de la casa porque, desgraciadamente, se construyen más restaurantes que casas de abuelos, no debería normalizarse como una problemática inevitable; sin embargo, ese pensamiento no puede emanar solo de los afectados, sino constituir una preocupación incisiva para los decisores de todas las esferas públicas.

¿Trabajo? ¡Que venga!, pero concebido como un recurso básico para impulsar talentos, sueños y avances, sociales y propios. «Tengo fe en el mejoramiento humano, en la vida futura, en la utilidad de la virtud»: también yo, Maestro.

Se han publicado 15 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Fulanito

    Excelente artículo que refleja lo que se está viviendo pero mientras que un lavaplatos (por ejemplo ) que viva en otro país mantenga a un médico o un ingeniero con remesas para ver si llega a fin de mes aquí creo que todavía queda mucho por hablar de trabajo o más bien pasar trabajo

  • lao

    ojo: los techos mas altos son los que primeros se caen

    • EL GUARDIAN

      eso depende de la inteligencias de quien lo haga y de las firmeza del creador para cumplir la meta.

  • mareo

    unos d los grandes problema d no trabajar en cuba es q no existe estimulacion en el siempre uno indignado q muchas veces la carencia por ejemplo no tiene nada q ver con el imperio y la natalidad aqui cuando pasen 25 años solo habran viejos pues no hay incentivacion a dar a luz y criar un bebe y los q logran procrear hasta tres viven indignados una eternidad para supuestas condiciones q le da o vende el estado y para terminar y no extenderme mas es como haras campaña contra its si ya un condon vale $50 ya (el d la farmacia) y en ella no hay vaya no entiendo nada y no entiendo muchas cosas...

  • EL GUARDIAN

    QUE DIFICIR ES LLEGAR A LOS 65 A Un impedido físico para Jubilarse ,si no tiene trabajo y lo que ha se depende de los DEMÁS y de la naturaleza.

  • Ramón Ladislao Gómez Morales

    Todo ha sido error se aumentaron los salarios en medio de una inflación, si nos vamos más atrás en el tiempo, los ahorros que hacíamos en mi época de trabajador con el banco popular se volvieron agua, pues cada vez que suban los salarios aumenta la inflación, y pregunto cuantas veces nos ha pasado ésta situación, no es ni una ni dos, por favor estoy de acuerdo con el reordenamiento económico, pero me parece, no, estoy seguro que seguimos no herrando en la diana. Y los afectados quienes somos, los que dictan las disposiciones o el pueblo. Sigo pensando que hay que ponerle el cascabel al gato, y no buscarle la quinta pata que no la tiene. Por favor ya es hora de tener mayor puntería y es la hora de no fallar más.

  • Una cubana mas

    Mientras el salario de un profesional, más bien, de cualquiera que trabaje, no sea suficiente para cubrir necesidades propias y de los ancianos a su cargo, como se pretende aumentar la natalidad? Encuentro muy buenas políticas nuevas sobre la protección salarial de la embarazada, pero y después?? Cuanto cuesta criar y mantener un hijo, vivir en casas con dos y tres generaciones...se resuelve el problema mediante asistencia social??...con los altísimos precios habría q dar asistencia a todo el mundo, revisese como usted plantea la indicación de arriba y veremos si en algún momento se puede planificar descendencia ( que para aumentar realmente serían 3 hijos por pareja) una verdadera utopía!!

  • salvaje

    Hola Liena, una vez mas la felicito, le celebro esa forma de ver y enfrentar la realidad, necesitamos, como nunca antes, muchos periodistas como ud.....

  • George

    Hola Liena ,muchos Saludos.Excelente artículo y muy atinado para los tiempos que vivimos y los que vendrán. Si no se corrigen muchas cosas y se realizan otras la realidad y la demografía nos pasará factura. Ojala me equivoque. Por lo demás es siempre un placer leerla. Éxitos.

  • Liena María Nieves

    Hola a todos, qué problemazo este el de la inflación rabiosa VS las posibilidades de crecer demográficamente. No será el único factor, pero la economía tira de los hilos de la sociedad y la planificación familiar, y quienes apelan al sentido común y analizan el contexto real, postergan y postergan la decisión de tener descendencia. Muy personalmente considero que no debería romantizarse la idea de que "donde comen dos, comen 4", pues muchos de los que acuden a esa suerte de argumento existencialista, no tienen luego cómo enfrentar un proceso tan serio y vital como la crianza de los hijos. Siempre se confía en que "papá Estado" dará la mano, pero el propio presidente de la República lo ha reconocido: es insostenible. Al trabajador cubano tienen que reivindicársele sus oportunidades. La crisis económica nos ha llevado contra la pared y los asalariados y pensionados somos quienes más lo hemos sentido..... La pirámide invertida...
    Cuídense mucho todos, y ojalá que el próximo año hablemos de temas más felices. Mi abrazo para ustedes.

  • Juan...

    "De directivos con estribos y orejeras que, a golpe de ignorante voluntarismo, prefirieron la parálisis antes que el teletrabajo; de «reunioneros» crónicos que usan WhatsApp para publicar estados con frases de libros que no han leído, pero que se negaron a emitir orientaciones por esa vía a sus subordinados; de los reacios a aceptar que hacer más con menos solo aplica a cocinar sopa de arroz, no a empeñarse en una faena que exija estudio, tiempo y tecnología, supimos y sufrimos, en carne propia o de cerca, una y otra vez."
    "Asentir con la cabeza frente a la indicación «de arriba» no garantiza receptividad, resiliencia
    ni capacidad de transformación, y el aguijonazo de la COVID-19 así lo confirmó."
    "Marta Elena Feitó, reconocía que «estamos adaptados a una visión vertical, y lo que demanda la nación, ahora mismo, es una proyección económica horizontal, articulada, cooperativa y creativa."

    El fin de año se le complica al "cubano que vive en Cuba", a ese que quiere contribuir a que su país sea la mejor opción para "todos". Ese cubano que durante dos años de pandemia ha estado trabajando incondicionalmente donde hace falta y cuando hace falta a pesar de las “consignas” de teletrabajo y trabajo a distancia que han sido sustituidas, en los últimos tiempos, por amenazas de las “administraciones” a descontarte por no estar presente en los horarios establecidos.
    Los centros de trabajo comienzan, “una vez más”, a tomar medidas con los que incumplan con los horarios de presencia física establecidos -antes de la pandemia-, independientemente que desde sus casas estén resolviendo los problemas que reclama la administración con la calidad requerida y en “horarios no contratados”.
    El que se despierta con el deseo de enfrentarse a las dificultades que le esperan y buscar la solución para que todo lo que se oponga, aunque sean de los "superiores que cumplen ordenes de sus superiores", sólo recibe “cuestionamientos sin fundamentos reales” que evidentemente no tienen nada que ver con lo que cada entidad debe “reclamar y cuestionar a cualquier instancia” para que sus trabajadores reciban la mejor remuneración salarial.
    Es por eso que hasta “los trabajadores más entusiastas” renuncian a sus propósitos y se vuelven los “mejores simuladores” pretendiendo exponer que su trabajo se cumple al 100 por ciento de acuerdo a las “exigencias de la administración que astutamente reserva los mejores salarios para los administrativos del nivel central que viven de los que realmente trabajan y sus salarios son superiores al doble (y más) de los salarios de los que realmente generan utilidades”.
    Después de toda esta “muela – interprétese como cuestionamiento de los trabajadores a algunos dirigentes y cuestionamiento de los dirigentes a los que les dicen las verdades-” sólo pido que "de arriba" escuchen a los pocos que realmente trabajan y plantean su descontento con el actuar de "directivos con estribos y orejeras" que se están quedando sin los trabajadores que tienen la experiencia para resolver los problemas cotidianos y que piensan que intimidando y/o sustituyendo a los trabajadores expertos con la incorporación de recién graduados de las “carreras de moda” van a resolver los problemas que ellos mismos han creado por años al no escuchar a los trabajadores con experiencia porque lamentablemente con esta estrategia sólo han demostrado que tienen éxito al preparar al “recién graduado” para dar el “gran salto de abandonar el país” y luego se quedan rodeados de esos “trabajadores oportunistas” que le repiten al “gran jefe” lo que este desea escuchar.



    • EL GUARDIAN

      JUAN TE FELICITO POR TU OPINIÓN ,EXCELENTE COMENTARIO., LOS QUE NO QUIEREN ESCUHAR TAMBIEN SE ASEN LOS CIEGOS .PARA NO DAR SOLUCIÓN A LA OPINION DEL PUEBLO.

    • SSP

      Jajaja hermosa reflexión la pura realidad que desastre de oaid., por dios

  • EL GUARDIAN

    Cuando darán SOLUCIÓN a La jubilación de muchísimos adultos y prioridad a muchos Jóvenes, que desean trabajar.

  • Chacho

    alguna vez alguien escuchó un dicho que: "a mal tiempo un ciego ve, un sordo escucha y un mudo canta"