Tenemos ley, ¿y qué?

Aunque las normas jurídicas otorgan un respaldo legal al bienestar animal, sus contenidos se harán efectivos en la transformación de la conciencia social. El cuidado y la tenencia responsable de animales, más que cuestión de leyes, debe ser un instinto humano.

Visto: 1983

Tenemos ley, ¿y qué? Bien sabíamos que el decreto ley 31/2021 «Del bienestar animal» y su reglamento (decreto 38/2021) no purgarían años de abusos confundidos con idiosincrasia, ni extenderían la alfombra hacia un zoológico paradisíaco, pleno de respeto y cariño para todas las especies. El «milagro» depende de una suma de intenciones y quehaceres, cuyo clímax se llama conciencia social.

Claro que la ley concuerda —¡muchísimo!— con el deber ciudadano de «proteger los recursos naturales, la flora y la fauna y velar por la conservación de un medio ambiente sano», plasmado en el artículo 90 de la Constitución de la República.

La conjunción de saberes y criterios para la elaboración de la norma, los oídos abiertos a la opinión popular, el respaldo jurídico al bienestar animal —ligado a la salud humana—, y la regulación de principios, deberes, reglas y fines para el cuidado, la asistencia y la utilización de los animales nos sitúan a años luz del punto de partida. Sin embargo, callejeros con llagas sangrantes, caballos sobrexplotados y azotados en plena calle, mascotas hacinadas en casas desprovistas de condiciones para su debida atención, y otras muchas voces se suman al triste coro y gritan que no es suficiente.

Según refirió a Vanguardia el Dr. Ramón Cardoso Arteaga, jefe del Departamento de Sanidad Animal, perteneciente a la Delegación Provincial de la Agricultura, la institución no está de brazos cruzados. Continúan las sesiones de trabajo y capacitaciones con representantes del CITMA, Salud Pública, Flora y Fauna, Educación, la Policía Nacional Revolucionaria, la Dirección Integral de Supervisión y el cuerpo de inspectores de Transporte, entre otras entidades.

Desde la puesta en vigor de las legislaciones, se activó un puesto de vigilancia para la recepción de denuncias, a través del teléfono 42271145; aunque hasta la fecha, solo se han reportado nueve, y se han aplicado 16 sanciones.

(Ilustración: Alfredo Martirena)
(Ilustración: Alfredo Martirena)

Producto del desconocimiento, la desconfianza y hasta el miedo, no salen a la luz todos los episodios de maltrato, y algunos de los «destapados» carecen de detalles imprescindibles para ejecutar la acción legal. Tal fue el caso del sacrificio de un perro que fue imposible probar, por falta de datos, y el infractor se llevó una sanción menor que la merecida.

He aquí un contratiempo: sin inspectores en cada esquina, fotos, testigos o lesiones del hecho, quedan impunes muchos actos lesivos sobre el estado físico y mental de estas criaturas. Por ello, la labor preventiva resulta siempre más eficiente y sana que los mecanismos sancionadores.

¿Que no se consigue en dos días? Cierto. Pero cuanto antes comencemos, más cerca estaremos de tan noble victoria. La familia, la escuela, la comunidad, los medios de comunicación y todos los espacios de interacción social devienen escenarios vitales para desnaturalizar conductas abusivas y reproducir la tenencia responsable de las especies de compañía, productivas, de trabajo, utilizadas en entretenimiento, exhibición, experimentos y educación.

Otro peso sustancial recae sobre la asistencia veterinaria. A pesar de la crítica situación económica que se refleja en la carencia de medicamentos, instrumental y medios de diagnóstico; un plan de mantenimiento y reparación permitió recuperar consultorios y clínicas en la ciudad de Santa Clara. Luego, continuará en el resto de los municipios, para elevar la calidad de los servicios y cumplir los requisitos de la legislación vigente.

Si bien las instituciones estatales tienen cubiertas sus plantillas, la situación mejorará aún más con la apertura del trabajo por cuenta propia para la atención de mascotas. Ya marcha la primera solicitud y se prepara un curso de nivelación para más de una veintena de médicos y técnicos veterinarios, interesados en sumarse a esta actividad, cuyas habilidades serán evaluadas por especialistas de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas, la Asociación Cubana de Médicos Veterinarios y el departamento provincial de Sanidad Animal.

Entre tantos pendientes, quedan los centros de atención, acogida, rescate y rehabilitación de animales; pues las condiciones higiénico-sanitarias reglamentadas dificultan su rápida construcción. Aunque Villa Clara cuenta con refugios atendidos por activistas y centros de observación para la prevención de enfermedades zoonóticas, no puede quedar en el olvido este anhelo, necesario para disminuir las poblaciones callejeras y darles un hogar seguro a los deambulantes.

Conocimiento, respeto, sensibilidad, civismo, empatía, deseos de hacer y recursos bien utilizados es lo que necesitamos para ganar otra batalla a favor de la vida.

Se han publicado 4 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • andres hdez

    Un oasis en el desierto de la desatenciòn ha sido siempre la inventiva de muchos veterinarios aplicando medicamentos para humanos en los animales. Muy dificil serà el cambio de conducta en carretoneros acostumbrados a golpear excesivamente en aras de la racionalidad econòmica. El.climax son las orgìas de peleas organizadas de perros y otros. Encontrar alimentos adecuados resulta a veces muy complicado. El bienestar animal es algo muy polèmico en el mundo. Hay paìses con polìticas pregresistas al respecto. Como siempre, paso muy agradables minutos leyendo lo que ud de manera genial y sencilla escribe.

    • Mónica Sardiña Molina

      Gracias, andres hdez, por leer y sumarse al debate. Ciertamente un tema muy complejo, cuyos resultados solo se verán a largo plazo y con la colaboración de todos.

  • Juan...

    "He aquí un contratiempo: sin inspectores en cada esquina, fotos, testigos o lesiones del hecho, quedan impunes muchos actos lesivos sobre el estado físico y mental de estas criaturas"

    Aquí se intercambian opiniones sobre animales, pero sucede igual cuando nos referimos a abusos con menores de edad, personas de la "última edad", además de mujeres y hombres que son maltratados por sus "parejas y aplíquese el nuevo código de la familia para interpretar el término pareja".

    Lamentablemente todo sigue igual y si duele apreciar que se maltrate a un animalito mucho más duele cuando se maltrata a un hijo nuestro, a una persona mayor de la familia o a cualquier ciudadana(o) que viva en el barrio o sea de nuestro círculo de amistades.

    Garantizo que usted puede llamar a cuanta "autoridad certificada y a cargo de la actividad específica" y esta te da más explicaciones que actuar para defender a los maltratados.

  • tareco

    A nivel mundial existe este maltrato, pero existen entidades para recojer a estos animalitos?! no le echen toda la culpa al pueblo, o es como dice el ministro de economia que toda la culpa de la inflacion es de nosotros mismos, o acaso no tenemos control o inspectores con salarios elevados e "inconformes" que velen los precios??!!