Un juramento por los derechos humanos

El concepto de Revolución expresado por Fidel y reafirmado por millones de cubanos, encierra derechos humanos fundamentales.

Visto: 634

En cada una de las partes, el concepto encierra derechos humanos fundamentales como que revolución «es igualdad y libertad plenas»,

El combate se está desarrollando en un escenario cuya configuración ha sido cambiada por la firmeza del pueblo cubano. La transformación más reciente es la derogación de la Posición Común, una política restrictiva de la Unión Europea establecida en 1996 que condicionaba las relaciones con Cuba a avances en materia de derechos humanos dentro de la Mayor de las Antillas.

Ilustración de Rolando González (Roland) sobre los derechos humanos en Villa Clara.
Derechos humanos en Cuba.

Esa Posición funcionó como un complemento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por gobiernos estadounidenses hasta llegar el turno del presidente Barack Obama, quien públicamente declaró que con ese método no habían logrado sus objetivos con respecto al sistema social cubano.

Aunque no se han puesto de acuerdo en asuntos de cómo proceder, existen tendencias crecientes a pasar las agresiones a otro teatro de operaciones para quebrar la voluntad de un pueblo con una colosal capacidad de resistencia.

Son más sutiles. Dan pasos hacia lo positivo para el mejoramiento de relaciones, pero pretenden que los victimarios sean recibidos con los brazos abiertos por las víctimas, que deben creer que los asesinos adoran a la gente. No obstante, no ocultan que los propósitos se mantienen y solo modifican las formas.

Como en todo combate, en este también hay bajas. Por eso, en algún momento han logrado crear confusiones al menos en el lenguaje, pues cuando alguien se refería a los grupúsculos contrarrevolucionarios, aunque fuera para rechazarlos, usaban expresiones tales como «los de los derechos humanos», cuando la verdad es que así podemos llamarnos los revolucionarios.

Cabecillas de esos elementos radicados en Villa Clara han abogado por mantener y endurecer la Posición Común y el bloqueo, que atentan contra los derechos humanos de la población cubana al dificultarla y privarla de recursos para su cumplimiento.

Jamás el Gobierno cubano se ha inmiscuido en los asuntos internos de EE. UU., pero si su administración pretende ejercer presión en nombre de una supuesta promoción del cumplimiento de los derechos humanos en Cuba, cobran validez las palabras de Raúl: «Hemos dicho que estamos dispuestos a hablar de todos los derechos humanos».

Entre otras ideas al respecto, en el Informe al VII Congreso del Partido decía: «Revisando documentos el otro día sobre los Tratados y Convenciones, en esta materia que nadie los cumple todos, resulta que nosotros somos parte de 44, y los Estados Unidos de solo 18. Yo les he dicho que mientras se pretenda seguir politizando los derechos humanos eso no va a caminar; por ejemplo, para nosotros salario igual por igual trabajo, sea hombre o mujer, es un derecho humano. En otros países, entre ellos los Estados Unidos, no lo es, las mujeres ganan menos y así se pueden citar decenas de los llamados derechos humanos».

Una interminable lista de lo que cumple Cuba podría incluir el derecho humano a nacer vivo, pues sin ser la capital del país, Villa Clara como provincia alcanza tasas de mortalidad infantil comparables con las de países industrializados.

En nuestro país la educación es gratuita, no un negocio. Por eso, después de la erradicación del analfabetismo al segundo año de la Revolución, los cuarteles se convirtieron en escuelas, instituciones que empezaron a proliferar hasta en la enseñanza superior, que antes era privativa de Santa Clara, la capital villareña, y hoy existen centros universitarios en cualquier localidad.

Todas esas obras y muchas otras intangibles, se han podido apreciar,  como parte de la Jornada Nacional por la celebración del Día de los Derechos Humanos, el 10 de diciembre, fecha en que, en 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Este año, cuando internacionalmente se ha hecho un llamado para defender los derechos del otro, las cubanas y los cubanos han firmado un juramento de lealtad al concepto de Revolución expresado por Fidel el 1.o de Mayo de 2000, donde sintetiza ideas concebidas, tras analizar toda su experiencia acumulada en la lucha revolucionaria.

En cada una de las partes, el concepto encierra derechos humanos fundamentales como que revolución «es igualdad y libertad plenas», o el que expresa: «es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos». Pero no se limita a enunciar, sino también señala el camino a seguir, sobre todo en el caso de Cuba: «es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional».

Si la historia de Cuba ha llegado desde el 1.o de Enero de 1959 hasta este momento, se debe a la heroica resistencia y sacrificio de su pueblo para defender sus derechos humanos. Y de ahora en adelante, podrá seguir avanzando, porque en los nuevos escenarios mantendrá la lealtad a los ideales y principios como expresó al firmar el juramento de fidelidad al concepto de Revolución.