Logo de Sexeando

La menopausia «selectiva», ¡lo tuyo no tiene nombre!, y las sumas que restan

La crisis de la libido, los secretillos de la atracción sexual y el clamor de la sociedad contra el cese de la violencia de género, son los temas seleccionados para inaugurar el último mes del 2020.

Sapiosexuales
El mayor atractivo erótico que buscan los sapiosexuales en sus parejas es la inteligencia. (Foto tomada de Internet)
Visto: 3071

¿Será verdad? Es que me pellizco para agradecer, a lo humano y lo divino, el que hayamos arribado, ¡en una sola pieza!, a este diciembre que nos llegó a parecer tan improbable como una noche de amor entre Atila, el bárbaro, y la estoica Oshin Tanokura. Y no, no se trata de un arranque hueco de gratitud ni pesa sobre mis hombros el síndrome de culpa de los sobrevivientes: en un año donde la pérdida ha sido el estigma común de la humanidad, sobran los argumentos que justifiquen los porqués tras este sentimiento tímido de dicha.

En situaciones comunes, no suelo despedir el año viejo con más expectativas que las de probable concreción, pero a las 11:59 pm del 31 de diciembre, le dedicaré al 2020 una palabrota que difícilmente me quepa en los labios; también prometo que, entre los benditos abrazos con que pretendo fundirme a los que amo y tengo conmigo, y los pensamientos que volarán hasta los que amo y andan tan lejos, ustedes, mis lectores, estarán incluidos en la oración inventada con que siempre intento retribuir a las personas que me hacen bien.

Con este Sexeando les guiño el ojo a quienes, secreta o públicamente, nos han enviado sus mensajes para que tratemos lo que les preocupa y ocupa. Gracias, infinitas, por tanta fidelidad. Que los próximos 12 meses les deparen paz y salud, reconciliación, esperanza y dicha. Desde ahora los abrazo. ¡Feliz 2021!

Mundosex

Por obra y gracia de esta vocación indisimulada por la sororidad, y porque el hermanamiento con un grupito tóxico-bello de mujeres me llena la vida de alegrías y amor, decidí suavizar la introducción que tenía prevista con una pregunta dirigida, como dardo perfumado, a los muchos hombres que, una y otra vez, reclaman que por qué no dedico una sección a esclarecer las causas biológicas tras la pérdida del deseo sexual femenino; de paso, varios solicitan que les oriente algún que otro tip para sobrevivir, dignamente, a la menopausia de sus cónyuges. Volteemos la perspectiva de análisis: ¿qué les hace pensar que solo a nosotras nos languidece la libido? ¿O acaso suponen que la maquinaria del erotismo tiene a la oxitocina como único combustible?

Menopausia y disminución de la libido
(Foto tomada de Internet)

Que sí, es cierto que el bajón en la producción de estrógenos incide notablemente en la disposición sexual de las mujeres, que los cambios físicos y psíquicos se precipitan como avalancha y, de plenas y satisfechas, muchas decaen bajo el peso del malestar y la incomprensión.

Sin embargo, los «maduritos» también sortean crisis anatómico-depresivas en las que el decaimiento viril les desanima hasta el bigote y, no por ello, se aventuran a reconocer que les falta deseo sexual. ¡Solavaya y pallá pallá! El problema —aseguran los de pocas luces— se localiza en el hastío y en la iniciativa cero de las criaturas escasas de hormonas que ya no los seducen como antes. Según parece, la convivencia indiferente y el distanciamiento emocional son hijas huérfanas de padre, porque mientras ella se sofoca a 16 grados y llora en el baño, a escondidas, para que nadie suponga que le resbala la razón, él pretende camuflar sus propios cambios con el más cruel de los premios de consolación: se les acabó el amor.

«Los hombres también pasan una época muy difícil en la que empiezan a tener dificultades con la erección, en muchos casos por factores biológicos que tienen que ver con enfermedades que aparecen a esa edad, como la hipertensión, y con los fármacos que toman para tratarla. La preocupación que les genera hace que estos hechos aislados aparezcan de forma más recurrente», asevera Miren Larrazabal, directora de Psicología Clínica y Sexología del Instituto Lyx, e integrante del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid. Por otra parte, la Dra. Olga Ocón Hernández, especialista en Obstetricia y Ginecología en el hospital San Cecilio, en Granada, expresa en uno de los artículos que usualmente publica en el diario español El País, que «hay ocasiones en que tanto mujeres como varones presentan una disminución o desaparición de la libido. (...) También hay que considerar que la libido no tiene por qué estar siempre presente. Se ha descrito que cuando tienes una pareja estable va desapareciendo un poco el deseo sexual pero gracias a otros estímulos, sí puede aparecer la excitación y se puede llegar al orgasmo. También se ha observado que el deseo disminuye con la edad y con el tiempo que se ha pasado con la pareja y, por supuesto con otros factores, estrés laboral, familiar, hijos en la casa…».

Entonces, por el bien de nuestra salud mental, y como un acto de reivindicación por las tantas ocasiones en las que hemos presenciado/escuchado/leído que la tibieza en la cama es el pecado original de las mujeres decadentes, no permitamos, ni un día más, que una situación normal, tratable —cuando así lo requiere, mediante la Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) — y multicondicionada, se nos endilgue a modo de carga vergonzosa. Incluso, los expertos recomiendan, entre las alterativas naturales para aumentar la libido, la ingestión de alimentos ricos en zinc como el aguacate, la berenjena, las almendras, el chocolate, el café y los mariscos, entre otros. Pero ni un doctorado en el Kamasutra, un milagro o una dieta rica en Viagra podrán suplir jamás lo que falte del pecho hacia adentro.

¿«Curaciones» sin alma? ¿Entregas «cojas»? La excitación, amén de instintiva, es más, ¡mucho más!, que humedades y gemidos, y el mejor recurso disponible se resume a desear al otro con la misma intensidad que creemos merecer.

¡No me lo vas a creer!   

Hace años, una amiga de la adolescencia —de las que conoces un día y querrás para siempre— apenas podía resistir la carcajada que le producía la historia que, infructuosamente, intentaba narrarme. Dos sacudones de hombro después y bajo la promesa de que aquella confidencia

Tabúes de la sexualidad humana
(Foto tomada de Internet)

jamás saldría de allí (por el bien de la moral ajena), pudo hilvanar tres oraciones: su más reciente interés sexual-afectivo —por ese orden— le hablaba a su «compañero» antes de «incursionar» en asaltos carnales y, por si fuera poco, lo llamaba con un nombre propio: sin siquiera haber besado a mi amiga, de espaldas a la cama, el amante orador solicitó unos minutos a solas con Palmiche, ¡el caballo de guerra!

Dice ella que, evidentemente, le advertía sobre algo, porque levantaba el dedo y movía la cabeza. Todo indica que la amenaza fue acatada porque no hubo motivos para críticas posteriores. Después de recuperarnos de la risa, solo atinó a preguntarme: «¿tú crees que eso sea normal?». Y yo, que no tenía años suficientes, le contesté que gracioso sí era, pero que, casi de seguro, padecía de algún problema mental.

¡Y dale con la necesidad de encontrarle la lógica a todo! ¡Ay!, juventud en pañales. ¿Quién, que ya supere cierta edad, anda por ahí, sorprendiéndose o juzgando con saña lo que «enciende» al prójimo en su intimidad? El recuerdo de aquella conversación épica me indujo a investigar en el planeta Internet para localizar algunos datos curiosos sobre comportamientos y prácticas sexuales que, créanme, resultan más comunes y variopintas de lo que suponemos.  

Lo de nombrar los órganos genitales con motes «cariñosos» es una tendencia históricamente reproducida por varias culturas del mundo. Los hawaianos antiguos, por ejemplo, les dedicaban a sus zonas pudendas cantos personalizados, conocidos como mele ma'i, que describían las áreas al sur del ombligo, mediante letras que las personalizaban con adjetivos muy «humanizados»: retozones, brincadores, amistosos, felices….

Tampoco deberían espantarse tanto ante las elecciones de pareja que les resultan inconcebibles, fundamentalmente, en los casos en que las diferencias físicas o intelectuales son demasiado marcadas. Los conocidos como sapiosexuales —término derivado del vocablo sapiens, que significa prudente o sabio, al que se le añade la palabra sexual—, asumen la brillantez de la mente, y no el atractivo del cuerpo, como la característica erótica más influyente en el momento de elegir un copiloto de cama. En el artículo ¿Qué consideramos sexy?, de la autoría del psiquiatra norteamericano Mark Banschick, se argumentan los motivos velados tras ciertos comportamientos que, en la adultez, definirán nuestras opciones.  Banschick afirma que las mujeres que fueron muy amadas por sus padres, exigirán de sus  relaciones la misma entrega incondicional; sin embargo, los hombres cuyas madres no les brindaron suficiente ternura durante su infancia, seleccionan, usualmente, novias y esposas que también sean incapaces de proporcionarles cuidados y amor, ya que ellos se convierten en los «proveedores» afectivos de la pareja. « Quizás, lo que buscamos en un compañero es lo que siempre quisimos en nosotros mismos», expresa el especialista. ¿Y no es así?   

Los desarrolladores de la apk de citas Hater basaron sus algoritmos de vinculación no en las características individuales que atraen a las personas, sino en lo que, por grupos de edades, más detestan las mujeres de los hombres, y viceversa. Los caballeros entre los 40 y 50 años aborrecen a las damas excesivamente maquilladas y a las que visten con estampados de piel de leopardo, mientras que los de 30 le prenderían fuego a los filtros de cachorros de Snapchat. Por su parte, las nenas maduras odian que en una cita las lleven a lugares con aglomeraciones, como festivales, conciertos o discotecas dentro de las que permitan fumar, así como los pantalones anchos y de tiro largo que usan algunos chicos.

Pero seamos realistas, la química sexual derriba cualquiera de esas aparentes restricciones. Y si no, apliquen a ustedes mismos (cultos, esnobistas, melindrosos) un sencillo ejercicio de sinceridad: ¿cuántas veces les arrancó el sosiego alguien que, a duras penas, sabe pronunciar un Fine, thank you?

Sexo al Derecho

Violencia de género
(Foto tomada de Internet)

Una menos. Paola Tacacho, nacida en 1988. Profesora de Inglés en un instituto en Tucumán, Argentina. A principios de noviembre, un ex alumno que la acosó, ¡durante cinco años!, cumplió lo que tantas veces había anunciado —incluso, en sus redes sociales— si ella no accedía a iniciar una relación amorosa con él. Apostado fuera de la casa de Paola, aguardó por que llegara del gimnasio y la atacó con un cuchillo, mortalmente, a plena luz del día. Al verse acorralado por decenas de testigos que corrieron a socorrerla, el asesino se apuñaló a sí mismo y murió al instante.

Otra vez, la indignación quebró a un país que, en los últimos dos años, ha perdido a más de 280 mujeres en manos de feminicidas. Pero la mayor fuente de dolor y frustración que alegan sus familiares y allegados radica en el hecho de que, desde el 2015, la víctima había presentado 13 denuncias contra su asesino, sin que ninguna fuese lo suficientemente tomada en cuenta por las autoridades de la ciudad. «A Paola la mató el Estado a través del cuchillo que empuñaba Mauricio Parada Parejas», tuiteó en aquel momento la periodista tucumana Mariana Romero.      

La revictimización constituye el denominador común de estos casos que nos destazan el corazón y la fe en el mejoramiento humano. El término hace alusión al proceso mediante el cual las instituciones que deben prevenir estos crímenes infligen, por su actuar indiferente, un sufrimiento añadido a la mujer. En Cuba, donde aún no se ha aprobado un aparato legal que proscriba, específicamente, la violencia de género, también escuchamos o conocemos de hechos cuyas consecuencias, muchas veces fatales, deberían constituir un clamor cerrado para la sociedad civil.

La protección a las mujeres y las niñas, y la igualdad de oportunidades para el acceso a los beneficios universales de nuestro sistema, han sido conquistadas a golpe de batallas y políticas públicas que nos han empoderado como seres sociales indispensables en cada espacio de acción. Sin embargo, mientras las organizaciones y la población «respeten» la privacidad hogareña donde los victimarios ultrajan y asesinan, la seguridad será tan efímera  como una pompa de jabón.

Que en el 2021 no falte en nuestra mesa ni una madre, hija, nieta, hermana y amiga más. 

Se han publicado 24 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Héctor Martín

    Otro artículo bien atinado, inteligente e interesante.
    Compleja por mucho las relaciones humanas y más las sexuales. No soy especialista sólo tengo mi experiencia y basado en ella pongo la necesidad de existir sinceridad y comunicación.
    El amor es el sentimiento mayor de todos, pero al cultivarse se crece con franca comunicación, comprensión y respeto mutuo, después pueden solucionarse las dificultades, físicas, biológicas, psicológicas etc. Algo que en mi experiencia funciona muy positivo es el sentido del humor, una pareja que se produzca alegría recíproca puede atacar la monotonía, cambios biológicos, emocionales y hasta las diferencias de opiniones. Nuestra pareja debe ser nuestro complemento ( nuestra media naranja ).

  • george

    Saludos Liena este artículo está muy atinado para el cierre del año y los temas muy interesantes y la introducción tuya a tono con el momento que vivimos hoy día.muc

  • Linux

    Este sitio es perfecto y me encanta leer lastima que los otros periódicos no se pueda acceder de esta forma. Si alguno sabe de otra plataforma informativa por bolsa correo que me lo haga saber. Bendiciones

  • Liena M. Nieves

    Hola, George y Héctor!, gracias, como siempre, por dedicar su tiempo a leernos y comentar. Y ojalá que en el 2021 tengamos más autonomía y seguridad, y que la Covid-19 no condicione, incluso los temas de este espacio. Los abrazo y les deseo un año nuevo de éxitos y mucha salud.

  • Diolvis

    Hola Liena,te felicito por este tema tan bueno para un cierre de año. Te deseo un feliz año nuevo y espero nuevos temas para el 2021.

    • Liena M. Nieves

      Hola Diolvis!, claro que volveremos a la carga en enero, siempre con nuevos temas en los que nuestros lectores puedan encontrarse. También le deseo un feliz año nuevo y, sobre todo, un buen 2021. Un abrazo!

  • TJ

    Con el tema de la violencia de género conozco bien de cerca casos de amigas que han hecho denuncias de acoso por parte de ex y los policias no lo han tomado en serio y hasta se han burlado . Villa Clara tristemente ha protagonizado varios feminicidios en los últimos años.
    Es hora de que en Cuba se aprueben leyes severas al respecto, de no hacerlo estaremos demostrando que en el fondo aun somos una sociedad machista.
    Saludos

    • Liena M. Nieves

      Hola TJ, qué lamentable. Y, desgraciadamente, el machismo de la sociedad cubana no está en el fondo, sino en la superficie y, casi siempre, mal disimulado. Saludos y ojalá el 2021 mejore en ese sentido.

  • VErdad Verdadera

    Y que me dicen de la Serie esa nueva ¨Hermanos y hermanas¨ , estan poniend escenas done dos hombres se estan besando, cosa inusual en nuestra TV, no estoy de acuerdo que esas escenas se esten transmitiendo a las 3 de la tarde, 10 de la noche cuando la poblacion infantil y juvenisr aun puede estar despierta..Ah, tambien lo e transmiten e madrugada...eso nunca se habia visto!!!....que conste NO soy homofóbico. Gracias por leerme

    • Day

      Y que pretende usted, imagine que tenga un niño(a) a no ser que ya tenga y que vea a dos hombres o dos mujeres besandose en plena calle, que va a hacer les va a gritar para que dejen de hacerlo, pues no porque hoy en dia existe la libertad para expresarse de la manera que quiera siempre y cuando no sea agrediendo o siendo irrespetuoso, los niños deben enfrentarse a la realidad, porque en el mundo hay muchas personas homosexuales tanto mujeres como hombres y solo con explicarles porque sucede se arreglan los problemas eso no quiere decir que los niños vayan a imitarlos por el contrario se les deberia de enseñar a respetar a esas personas que son iguales a nosotros y sufren tanta discriminacion solo por tener gustos diferentes a los nuestros, estamos en una sociedad muy avanzada y la homosexualidad siempre ha existido y en cuanto a los jovenes ellos han visto y han pasado por muchas cosas en su vida no creo que por ver dos hombres besandose vaya a pasar algo que ya son bastante grandes y la homosexualidad no es un misterio para nadie. Disculpe si escribí demasiado pero ya es hora de que ese tema pase a ser algo normal en nuestra vida

    • VErdad Verdadera

      ¿ usted es hombre o mujer ???

  • Ciro Ramón Morales Bernal

    Liena yo fui uno de los que te pidió hablar sobre la libido o deseo sexual en la menopausia después te comento sobre tu escrito por ahora no puedo pero espera mi respuesta y gracias por tratar este tema

  • Ciro Ramón Morales Bernal

    B.noches querida y estimada Liena no quiero que me tildes de machista y demás por haberte pedido un comentario en cuanto a esa etapa en la vida de la mujer que es la menopausia y que influye en su deseo sexual se que es un proceso natural pero también se que las relaciones sexuales son un complemento importante en la vida de pareja siendo una necesidad fisiológica y psicológica o espiritual como podríamos decir ya que mediante ella se crea una unión de dos cuerpos y almas que trae algo más que la satisfacción física del orgasmo no te niego que por el pasar de los años la frecuencia de las relaciones sexuales tiende a bajar pero pienso que no se debe dejar pasar mucho tiempo entre una relación y otra porque como necesidad al fin trae problemas sicológicos de mal humor y estrés y otras condiciones que ponen en riesgo una relación de años se sabe que en el comienzo de una relación están implícitos la forma de ser de la persona que nos llama la atención como futura esposa la atracción física y la sexual todo hacen un conjunto en una relación ya ni yo ni mi mujer tenemos los mismos atractivos de hace 30 años pero continuo amándola ........

    • Liena M. Nieves

      Hola Ciro, sabía queme escribiría jaja!!! Sus mensajes siempre son en extremo respetuosos, y es cierto que se incluye entre los solicitantes del tema, pero eso no lo etiqueta de machista ni nada que se le parezca. Me refería a otros cuyos correos, insistentes por demás, que denotaban más agresividad que preocupación por sus parejas....y para qué mentirle: me dolió. Ando lejos aún de esos años pero, si Dios y la vida me lo permiten, ahí llegaré. Ojalá su comprensión y sinceridad fuesen una bendición extendida a todo el género masculino!!!! Yo, bendecidísima, de compartir mi vida con alguien que piensa como usted. Feliz año nuevo!!!!! A usted y sus seres queridos, les deseo salud y alegría. Un abrazo!

  • Ciro Ramón Morales Bernal

    Feliz 2021 para ti tu familia y todos los que leen tu sección y gracias por dedicar parte de tu tiempo a compartir con todos nosotros

  • RBA

    Bendición la nuestra contar con esta sección en nuestro semanario y con una periodista como usted Liena , el tema polémico de por si , viene a defender e igualar posiciones en un asunto en el que las mujeres siempre cargan con la peor parte , pero tenemos que reconocerlo a nosotros tanto como a ellas también nos pasa ,aunque como usted bien lejos estoy de llegar a esos años., ja ja , pero consciente estoy que es un asunto en extremo complejo para que cargue con la culpa la mujer .Gracias a usted Liena por su trabajo , excelente , salud , prosperidad y ojala y nos acompañe por mucho tiempo

    • Liena M. Nieves

      Hola RBA: pues por acá planeo estar, si Dios y la vida me lo permiten!!! Gracias por sus palabras. También le deseo a usted y los suyos un 2021 en que si algo ha de sobrar, sea salud, dicha y prosperiad. Un abrazo

  • Keydis

    Hola soy espirituana y me encanta leer sus artículos.Siga así!

    • Liena M. Nieves

      Hola Keydis, muchísimas gracias. Que tenga un lindo fin de año y un muy feliz año nuevo.

  • Yeli

    Hola Liena, la verdad es la primera vez q comento x este medio pero soy fiel lectora de la sección desde sus inicios, aprovecho la oportunidad para felicitarte y darte las gracias por el excelente trabajo q haces, abordando temas interesantes q nos preocupan y ocupan a todos. Muchas gracias y q el nuevo año sea mejor para todos

    • Liena M. Nieves

      Saludos Yeli, así mismo, que el 2021 traiga para cada cual lo que desee y sea, definitivamente, muchísimo mejor para cada cubano. Gracias por la fidelidad de leernos. Un abrazo!

    • El profe

      Felicidades y en este nuevo año y muy de acuerdo con su comentario muy real.

  • El profe

    Hola liena, bendiciones y cosas buenas, temática muy interesante y polémica por supuesto,mi criterio muy particular va al punto que hoy en la actualidad la menopausia sale a la luz y personas más jóvenes,así como la falta de deseo sexual en mujeres de edad promedio sin alcanzar los 40 años. Aspecto que recae no sé si en la los problemas de la vida cotidiana o en algo totalmente fisiológico,algo a investigar. Gracias y es mi modesto criterio

  • Lanana

    Hola, buenas noches, a pesar de haber transcurridos varios días de que fuera publicado éste maravilloso artículo no puedo permitirme el lujo de no publicar un comentario para Ud. Mi amiga Liena y perdone mi frescura por considerala así, pero créame soy una fiel seguidora de está sección y no sabe cuanto bien proporcionaron sus líneas y cuanto me he sentido identificada, pues la menopausia o su antecesor el climaterio suele ser un periodo difícil de la vida para algunas mujeres, al menos para mi lo está siendo, pero comparto 100 por ciento su criterio y si me permite le copio...."Pero ni un doctorado en el Kamasutra, un milagro o una dieta rica en Viagra podrán suplir jamás lo que falte del pecho hacia adentro." Porqué sin el amor que tanto necesitamos es imposible vencer esta condición, que por difícil que nos sea, somos capaces de ocultar tras una sonrisa. Éxitos en este 2021, que aunque ha comenzado un poquito torcido, estoy segura que encontrará el rumbo.