«Fidel: un símbolo que perdurará con los siglos»

Valoraciones sobre Fidel del villaclareño Miguel Cabrera González, Premio Nacional de Contabilidad 2005 y coautor del software Versat-Sarasol.

Miguel Cabrera González, Premio Nacional de Contabilidad 2005.
Miguel Cabrera González, Premio Nacional de Contabilidad 2005. (Foto: Narciso Fernández Ramírez)
Visto: 528

Miguel Cabrera González fue merecedor del  Premio Nacional de Contabilidad en el año 2005. Junto a otros especialistas, es creador del software Versat-Sarasola, el programa de gestión contable más usado y extendido en Cuba, que desde el 2001 se aplica en más de 15 000 empresas y también en todas las misiones médicas y diplomáticas cubanas en el exterior.

«Gracias a la Revolución, y en buena medida a Fidel, pude estudiar y llegar hasta aquí. En mi caso, un joven de origen campesino y pobre al triunfo de la Revolución, tuve la posibilidad de estudiar hasta el nivel superior y simultáneamente trabajar en la esfera económica y contable. En la actividad laboral, básicamente lo hice en la Industria Azucarera, durante 53 años.

Miguel Cabrera González, Premio Nacional de Economía 2005.
(Foto: Narciso Fernández Ramírez)

«Nada de lo logrado se hubiese podido alcanzar sin Fidel, quien tuvo hasta la previsión de saber en qué momento dejar el poder en manos de su hermano Raúl, y entregarlo con humildad para dedicarse a las Reflexiones, a escribir, o ayudar, a otros a hacerlo, y a poner su enorme inteligencia en función de la ciencia cubana y mundial.

«Supe de su fallecimiento bien temprano, a través del programa radial Patria. Realmente el impacto fue muy grande. Fidel es un símbolo, y como tal perdurará con los siglos, como ahora sucede con Sócrates, Platón y esos otros grandes pensadores de la antigüedad.

«No tuve el privilegio de dialogar o estar en actividades donde estuviera el líder de la Revolución.  Lo que sí hice siempre fue estudiar sus discursos e indicaciones, sobre todo en el ámbito de la economía, pero también de la inmensa gama de esferas donde estuvo presente su actuar y lúcido pensamiento.

«Los economistas cubanos tenemos una importante misión en estos momentos, cuando la concreción del modelo económico aprobado y perfeccionado por los dos últimos congresos del Partido, conlleva el apoyo de todo el pueblo y en particular de nosotros. Quizás pudiéramos identificar esta tarea como un compromiso contraído con Fidel antes de su fallecimiento, y que ahora hay que cumplir».

Con 75 años de edad, jubilado, pero activo en sus funciones, Miguel afirma que trabajará mientras se sienta útil y la salud le acompañe. Por eso cada día sale bien temprano de la casa a cumplir sus deberes como contador, tal y como lo hizo durante años por toda Cuba y en otras naciones del orbe, incluidas Argelia, Venezuela, Colombia, Haití, Hungría, Kazajstán, Austria y Bélgica, entre otras.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.